Publicado el: Dom, Abr 3rd, 2016

El Nuevo Herald: Corrupción en América Latina impulsa mercado inmobiliario de Miami

miami_florida (850 x 560)
El Miami Herald descubrió ocho ejemplos de personas acusadas de delitos en el extranjero que compraron condos en el sur de la Florida
Los compradores fueron hallados en una filtración de información de archivos secretos de Mossack Fonseca, un despacho de abogados de Panamá que crea compañías offshore
Reguladores federales sospechan que hay dinero sucio en el mercado de condos de Miami y han lanzado una operación sin precedentes

A fines del 2011, una compañía llamada Isaias 21 Property pagó casi $3 millones — en efectivo — por un condominio de Bal Harbour con vista al mar.

Pero no estaba claro quién era el verdadero propietario de la unidad de tres dormitorios en el recién construido St. Regis, un rascacielos ultralujoso que brinda servicio de habitación las 24 horas y servicios de mayordomos privados.

En los archivos públicos, Isaias 21 listaba su oficina central en un bufete legal de Miami Beach y a su gerente como Mateus 5 International Holdings, compañía offshore registrada en las Islas Vírgenes Británicas, paraíso fiscal donde los dueños de compañías no tienen que revelar sus nombres.

Ahí terminaban las pistas.

Hasta ahora.

Eso se debe a que el Miami Herald, en asociación con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación(ICIJ), ha obtenido un jugoso botín de archivos confidenciales sacados de un bufete legal panameño notorio por su discreción que se llama Mossack Fonseca.

EX JUEZ BRASILEÑO PARECE HABER RECIBIDO CONDO GRATIS EN MIAMI

Mossack Fonseca se especializa en crear compañías fachada offshore para las personas más ricas y poderosas del mundo.

Los archivos filtrados de esa firma permiten echar un vistazo al interior del celosamente guardado mundo de los bienes raíces de lujo del sur de la Florida y las fuerzas económicas globales que están remodelando el perfil urbano de Miami.

Y las actividades de MF dan prueba de un argumento que por mucho tiempo han expresado analistas y agentes de las autoridades: dinero de personas vinculadas a la delincuencia en el extranjero está ayudando a impulsar los resplandecientes rascacielos de condominios que se están levantando en la costa de la ciudad, y empujando los precios de la vivienda muy por encima de lo que la mayoría de los vecinos locales pueden permitirse.

LA CONEXIÓN BAL HARBOUR-CARACAS: LAVADO DE MILLONES EN DINERO DE LAS DROGAS

La filtración de documentos tiene lugar en un momento en que el gobierno de Estados Unidos desata una campaña de medidas enérgicas sin precedentes contra el lavado de dinero en el mercado inmobiliario de lujo de Miami.

Sepultado en los más de 11 millones de documentos está un registro que revela al verdadero propietario de Mateus 5: Paulo Octávio Alves Pereira, urbanizador y político brasileño encausado por corrupción y soborno en su país natal.

Paulo Octávio Alves Pereira

Rico urbanizador brasileño que renunció como gobernador de Brasilia tras ser acusado de recibir sobornos.

Pagó $2.95 millones por un condo en el St. Regis en Bal Harbour en el 2011.

Un análisis hecho por el Miami Herald de los documentos, nunca visto antes, encontró que 19 extranjeros habían creado compañías offshore y estaban comprando bienes raíces en Miami. Ocho de ellos han sido acusados de soborno, corrupción, malversación, evasión de impuestos u otros delitos en sus países de origen.

Eso es apenas una gota en el océano del mercado inmobiliario de lujo de Miami. Pero Mossack Fonseca es una de muchas firmas que establecen compañías offshore. Y expertos afirman que la falta de control de las transacciones inmobiliarias en efectivo ha hecho de Miami un imán para el dinero de procedencia cuestionable.

“La gente que quiere lavar dinero sucio siempre va a tratar de penetrar el sistema en su punto más débil”, dijo Joe Kilmer, ex agente especial de la Administración para el Control de Drogas (DEA). “Hay muchos bienes raíces comprándose y vendiéndose en el sur de la Florida. Es fácil esconderse a simple vista”.

Un ejemplo es Octávio, hijo de un dentista, que hizo una fortuna construyendo centros comerciales y hoteles en Brasil y casándose con la nieta de un ex presidente brasileño antes de lanzar su propia carrera política.

A fines del 2010, Octávio fungía como vicegobernador del estado capital de Brasilia cuando la policía federal filmó a su jefe, el gobernador, aceptando un grueso fajo de billetes. La fiscalía dijo que se trataba de un soborno. Otros videos captaron a asociados suyos llenando sus bolsillos, maletas y hasta sus medias con dinero en efectivo.

El gobernador Jose Roberto Arruda de Brasilia (izquierda) se vio obligado a renunciar cuando la policía federal lo filmó aceptando lo que las autoridades dicen eran un soborno. Otros varios asociados de Arruda y Octavio fueron filmados recibiendo presuntos sobornos, incluyendo a Leonardo Prudente, ex representante estatal que aparece aquí metiendo el dinero en su saco (arriba a la derecha) y en su calcetines (abajo a la derecha).
Cuando el gobernador José Roberto Arruda fue arrestado a inicios del año siguiente, Octávio lo reemplazó. Pero un informante alegó que Octávio también aceptaba sobornos. El flamante gobernador no aparecía en los videos y negó las alegaciones, pero renunció de todos modos. Su mandato duró 12 días.

Seis meses después, Octávio pidió a MF— la cual se ha visto implicada recientemente en un escándalo bomba de corrupción brasileña — radicada en Ciudad Panamá, que estableciera Mateus 5.

“Dinero rarito”

En Miami, compradores de extrema discreción compran a menudo costosas viviendas usando entidades legales opacas tales como compañías offshore, fideicomisos y corporaciones de responsabilidad limitada.

Las compañías offshore son legales siempre y cuando declaren sus activos y paguen sus impuestos. Pero el secreto que rodea a las compañías hace que sea fácil y tentador violar las leyes.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos está tan preocupado con respecto a criminales lavando dinero sucio a través de los bienes raíces del condado Miami-Dade que empezaron a seguir en marzo el tipo de transacciones más vulnerables a la manipulación: compañías fachada que compren viviendas por al menos $1 millón usando dinero en efectivo.

Estas compras se consideran sospechosas porque: a) los compradores verdaderos pueden ocultarse detrás de compañías fachada y b) el dinero en efectivo no tiene que ser escrutado por el banco en busca de señales de lavado de dinero.

Las compras en efectivo representaron el 53 por ciento del total de ventas de viviendas en Miami-Dade en el 2015 — más del doble del promedio nacional — y 90 por ciento de las ventas de construcciones nuevas.

“La posesión de una propiedad bajo el nombre de una compañía fachada no es transparente”, dijo Jennifer Shasky Calvery, directora de la Red Policial de Crímenes Financieros de EEUU (FinCen), la agencia del Tesoro que está detrás de la nueva política. “Puede haber razones legitimas para no ser transparente, pero eso es también lo que los criminales quieren hacer”.

La iniciativa temporal se aplica también a Manhattan, en Nueva York, y expira en agosto. La misma requiere que los agentes de títulos de propiedades inmobiliarias identifiquen a los verdaderos dueños o “beneficiarios” detrás de las compañías fachada y revelen sus nombres al gobierno federal. En Miami-Dade, esas reglas se aplican a las viviendas que se vendan por $1 millón o más. En Manhattan, donde los bienes raíces son más caros y los compradores extranjeros acuden también en bandada, el umbral es de $3 millones.

No se están enfocando en otras jurisdicciones.

Marcos Pereira Lombardi

Empresario brasileño y magnate de los medios investigado por presuntamente conseguir un acuerdo privilegiado con terrenos del gobierno y manipular precios de la gasolina.

Pagó $2.7 millones por dos condos en Trump Tower I y II en Sunny Isles Beach.

Las autoridades federales conocerán a los verdaderos compradores pero no harán pública esa información. Expertos afirman que esta campaña de medidas enérgicas podría ser la primera en una serie de regulaciones más firmes sobre las compras en efectivo.

Miami cuenta con una larga historia de lavado de dinero. Sus instituciones financieras reportan más actividades sospechosas que ninguna otra gran ciudad estadounidense aparte de Nueva York y Los Angeles, de acuerdo con datos de FinCen. Y un caso reciente de lavado de dinero que involucró condominios de lujo y la violenta pandilla narco española Los Miami atrajo aún más escrutinio al sur de la Florida.

Jack McCabe, analista que estudia el floreciente mercado local de la vivienda, dijo que es imposible saber cuántas viviendas están siendo compradas con dinero sucio.

“Pero creo que muchas personas creen que podría tratarse de una porción considerable del mercado de los nuevos condominios en Miami”, dijo McCabe. “Aun cuando los urbanizadores y profesionales inmobiliarios sospechan que muchas de esas unidades están siendo compradas con fondos ilegales, ellos se dan cuenta de que sus proyectos podrían no tener éxito sin ese apoyo”.

El capital en fuga de otros países impulsa la economía de Miami. Fue esto lo que revivió las industrias de la construcción, los bienes raíces y el turismo tras la Gran Recesión.

EMPRESARIOS SUDAMERICANOS UTILIZARON EL SUCRE PARA BLANQUEO

Los extranjeros compraron viviendas por valor de casi $6,100 millones en los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach en el 2015, más de un tercio de todos los gastos en viviendas locales, de acuerdo con la Asociación de Agentes de Bienes Raíces de Miami (Miami Association of Realtors). Pero no es sólo el dinero extranjero el que levanta sospechas. Mauricio Cohen Assor y Leon Cohen-Levy, un dúo de padre e hijo de Miami Beach convictos de fraude fiscal por $49 millones en el 2011, usaron compañías offshore de Mossack Fonseca para ocultar sus activos.

“Nadie quiere matar la gallina de los huevos de oro”, dijo McCabe.

Bufetes legales como MF y sus asociadas de Miami operan en una economía de sombras, libre en gran medida de las reglas de “conoce a tus clientes” impuestas a los bancos estadounidenses. Otros en la industria inmobiliaria, incluyendo a los agentes de bienes raíces, están también exentos.

En Brasil, la fiscalía alegó que la firma creó compañías offshore que permitieron a directivos de la compañía petrolera estatal recibir y esconder sobornos. En conferencia de prensa celebrada en enero del 2016, la fiscalía llamó a MF “una gran lavandería de dinero”, y anunció que habían emitido órdenes de arresto contra cuatro empleados de la oficina brasileña de Mossack Fonseca, por delitos que iban desde el lavado de dinero a la destrucción y ocultación de documentos.

FRAUDE MILLONARIO EN ECUADOR Y VENEZUELA USÓ EMPRESAS FANTASMAS EN MIAMI Y WESTON

En un correo electrónico, Carlos Sousa, vocero de MF, escribió que la firma no había hecho nada indebido: “Nuestra firma, como muchas otras, brinda servicios de agencia registrada a nivel mundial a nuestros clientes (por ejemplo, abogados, bancos y fideicomisos) que son intermediarios. Como agentes registrados nosotros nos limitamos a incorporar compañías, y, antes de aceptar que trabajaremos con un cliente en cualquier respecto, llevamos a cabo un proceso exhaustivo de debida diligencia, que en cada caso cumple y muy a menudo excede todas las reglas, regulaciones y estándares locales relevantes a cuyo cumplimiento nosotros y los demás estamos obligados”.

MF dijo asimismo que su oficina brasileña era una franquicia, y que el bufete legal panameño, que sólo funciona en Panamá, “está siendo implicado erróneamente en asuntos por los cuales no tiene responsabilidad alguna”.

De Brasilia a Bal Harbour

Paulo Octávio fue acusado de corrupción un año después de dejar la gobernación. No respondió a la solicitud de un comentario pero su abogado en Miami, Julio Barbosa, quien le pidió a Mossack Fonseca establecer la compañía offshore de Octávio, dijo que la compra del condominio de Bal Harbour no había violado ley alguna.

Miguel Jurno Neto

Calificado como un “doleiro”, o lavador de dinero, en una investigación sobre corrupción en el parlamento brasileño.

Compró una unidad en Icon Brickell por $482,000 en el 2010. Vendida dos años después por $590,000. El caso fue desestimado.

“Todas las transacciones manejadas por mi firma en el sur de la Florida cumplieron con todas las leyes aplicables, incluyendo los requisitos tributarios y de divulgación tanto estadounidenses como brasileños”, escribió Barbosa en un correo electrónico al Miami Herald.

Adueñarse de propiedades estadounidenses a través de compañías offshore es popular entre los extranjeros porque les permite reclamar significativas rebajas en sus impuestos a la propiedad, gracias al código tributario estadounidense. Pero las compañías offshore son también útiles para mover dinero de un lado a otro fuera del alcance de los reguladores y las autoridades fiscales, sin hablar de ex cónyuges y acreedores airados.

Mover el dinero a través de una red de compañías offshore y otras entidades puede ser útil para dar una pátina de legitimidad al dinero sucio, dijo Ellen Zimiles, ex fiscal federal de Nueva York. Eso es algo crucial para entrar dinero sucio del extranjero a Estados Unidos sin levantar sospechas, afirmó Zimiles.

Muchas de las personas nombradas como propietarias de compañías offshore pertenecen a la clase más alta de Brasil, la cual ha inyectado dinero en los bienes raíces de Miami mientras la economía brasileña se derrumbaba.

Otras personas en esos registros incluyen a:

▪ Helder Rodrigues Zebral, ex propietario de un popular restaurante brasileño, convicto dos veces por desfalcar fondos públicos en su país de origen. Conocido por manejar un Mercedes y salir con mujeres de la alta sociedad, Zebral pagó $1.9 millones por un condominio en Sunny Isles Beach en el 2011, entre sus dos juicios.

▪ Marcelo Carvalho Cordeiro, ex presidente del fondo de pensiones de Río de Janeiro, quien fuera despedido tras conceder un contrato multimillonario a través de canales indebidos. Cordeiro pagó $2.7 millones el año pasado por una vivienda en Key Biscayne. El ha demandado por difamación a un asociado de negocios en Miami.

▪ Luciano Lobao, magnate de la construcción e hijo del ex ministro de Energía de Brasil. Lobao padre está siendo investigado por corrupción en un enorme escándalo por recibir supuestos sobornos en contratos a compañías petroleras.

Lobao hijo ha sido investigado asimismo por alegaciones de haber cobrado en exceso al gobierno en contratos por la Copa Mundial del 2014. Él compró un condominio en Eden House, Miami Beach, por $636,000 en el 2013 y lo vendió por $1.1 millones al año siguiente.

No hay prueba de que se usara dinero sucio en ninguna de las transacciones descubiertas por el Herald.

Helder Rodrigues Zebral

Condenado dos veces en Brasil por malversación y evadir subastas de contratos públicos. Tenía un popular restaurante en Brasília.

Pagó $1.9 millones por un condo en Jade Ocean en Sunny Isles Beach en el 2011.

Varios de esos hombres, incluyendo a Lobao y Cordeiro, no estaban tratando de encubrir las compras. Ellos establecieron compañías offshore en las Islas Vírgenes Británicas y compraron luego las propiedades usando compañías de la Florida registradas bajo sus propios nombres. Correos electrónicos intercambiados entre empleados de Mossack Fonseca y los abogados de esos hombres afirman que el propósito de las compañías offshore era comprar bienes raíces en la Florida, pero no dan detalles.

El Miami Herald hizo llamadas y envió correos electrónicos o cartas registradas a los compradores, así como a sus abogados, preguntándoles qué papel habían jugado las compañías offshore en las transacciones o si los activos habían sido declarados ante las autoridades tributarias brasileñas según lo manda la ley. Dos de ellos respondieron.

Marcelo Calvo Galindo es un alto ejecutivo de una red brasileña de universidades que enfrenta cargos criminales por evasión de impuestos en Brasil. Él pagó $2.7 millones por dos unidades — una de ellas un penthouse de 2,900 pies cuadrados — en el St. Tropez en Sunny Isles. Calvo mostró al Miami Herald declaraciones de impuestos según las cuales él pagó los impuestos de su compañía offshore en Brasil.

Marcos Pereira Lombardi, quien dirige un periódico y varios otros negocios en Brasilia, dijo que él estableció una compañía offshore por sus beneficios de impuestos a la propiedad. El gastó $2.7 millones en dos condominios en Trump Towers I y II en Sunny Isles, y dijo que había pagado sus impuestos completos tanto en Brasil como en Estados Unidos.

Marcelo Carvalho Cordeiro

Despedido como presidente del fondo de pensiones de Río de Janeiro en el 2010 tras presuntas irregularidades en subastas públicas.

Compró una unidad en Jade Residences en Brickell por $670,000 en el 2009. Vendida el año pasado por $1.25 millones. También tiene una casa de $2.7 millones en Key Biscayne.

“Yo compré estas propiedades en Miami porque se trataba de una oportunidad de negocios, ya que los precios en la Florida eran muy atractivos”, escribió en un correo electrónico. “Me encanta Miami y Estados Unidos, así que decidí invertir allí”.

Lombardi, conocido como “Marcola”, ha sido investigado en Brasil por supuestamente recibir un contrato privilegiado por tierras del gobierno, así como por conspiración por manipular los precios de la gasolina, acusaciones que él niega. El compró las unidades en las Trump Towers a través de una compañía de la Florida en la cual aparece como gerente.

Pero la transparencia no siempre significa legalidad.

El supuesto capo de la droga español Alvaro López Tardón compró condominios y carros de lujo en Miami usando compañías registradas bajo su propio nombre o los nombres de asociados suyos, entre ellas un condominio de $1 millón en el Continuum de South Beach.

Tras su arresto en el 2011, los abogados de López Tardón defendieron las transacciones como legales y transparentes.

Pero la fiscalía alegó que él estaba lavando las ganancias de un lucrativo negocio de contrabando de cocaína. Dijeron que él había sido el líder de una violenta pandilla de narcos llamada Los Miami y confiscaron sus activos, incluyendo una flota de autos de lujo y 13 condos, después de que fue declarado culpable de lavado de dinero.

FUGITIVO DE MIAMI CAPTURADO EN NICARAGUA TRAS 20 AÑOS

Peter Zalewski, analista del mercado local de condominios, afirmó creer que el caso de López Tardón provocó que las autoridades federales comenzaran a poner atención en los bienes raíces de Miami.

“A nivel local, la gente lleva diciendo que el dinero ilícito ha estado apuntalando el mercado de los condominios desde la década de 1980”, afirmó Zalewski. “El gobierno necesita por lo general un catalizador como éste antes de poder actuar”.

Una jueza federal de Miami sentenció a López Tardón a 150 años de cárcel.

“Yo lo llamo dinero rarito, y aquí tenemos toda una plétora de dinerito rarito”, dijo la jueza de distrito federal Joan Lenard durante la audiencia de sentencia de López Tardón en el 2014.

¿Juego limpio?

El “dinerito rarito” va más allá de maletas llenas de billetes de a cien, algo común en la época de los vaqueros de la cocaína de Miami durante los años ’80. En la actualidad, el “efectivo” significa más comúnmente cheques certificados, cheques de viajero, cheques de caja y giros postales.

Por el momento, FinCen está rastreando sólo transacciones que usan el efectivo de esas formas, así como billetes. Ellos no requieren reportar transacciones que usen transferencias bancarias o cheques personales, las cuales dejan un rastro documental mayor en los bancos, lo cual abre una laguna jurídica potencial.

aa
Luciano Lobao

Magnate brasileño de la construcción e hijo del ex ministro de Energía Edison Lobao, quien está bajo investigacióon por corrupción en la empresa estatal petrolera Petrobras.

Compró un condominio en Eden House, Miami Beach, por $636,000 en el 2013 y lo vendió por $1.1 millones al año siguiente.

Al no vigilar esos instrumentos financieros, los investigadores se perderán la mayoría de las ventas de nuevos condominios, dijo Alan Lips, contador de Miami.

Theresa Van Vliet, ex fiscal federal en el sur de la Florida, dijo que FinCen podría haber estado sobrepasándose en su autoridad de forma incomoda para cubrir las transferencias bancarias.

“Esta es una medida estratégica”, dijo.

Las compras de viviendas en efectivo son uno de los últimos sectores no regulados del mercado inmobiliario estadounidense; ya existen requisitos muy estrictos de informe para las viviendas compradas con hipotecas.

A pesar del escrutinio federal, la mayoría de los profesionales de la industria opinan que el lavado de dinero no juega ningún papel en la misma, al menos ya no.

“Cuando yo vendía bienes raíces en Davie a fines de los ’80, recibíamos bolsas de dinero”, dijo Jeff Morr, corredor inmobiliario de Douglas Elliman. “No había reglas… Ahora, todo es vigilado. Es limpio”.

El urbanizador David Martin, quien está cerrando ventas de una urbanización de 319 viviendas en Doral, dijo que las nuevas reglas de FinCen no han hecho que un solo comprador se eche atrás.

“Creo que esto se ha exagerado mucho”, afirmó Carlos Rosso, presidente de la división de condominios de la súper urbanizadora local Related Group. “Toda la construcción nueva se hace a través del sistema bancario. Tal vez en el caso de las viviendas [unifamiliares] y los condominios ya existentes se está usando efectivo”.

Sucio o no, el aumento del dinero extranjero significa grandes cambios para las personas que viven aquí.

El boom inmobiliario que empezó en el 2011 creó empleos de construcción y ganancias tributarias. Los fans de la ciudad celebraron la inversión extranjera como una señal de que Miami había llegado a la escala mundial. Pero el boom hizo además que los precios de la vivienda subieran fuera del alcance de muchas familias trabajadoras y de clase media. Los locales que tratan de comprar casas mediante hipotecas no pueden competir con los extranjeros que traen dinero en efectivo y están dispuestos a pagar el precio de lista o aún más.

Dos tercios de los surfloridanos alquilan ahora sus viviendas — más que en ninguna otra gran área metropolitana en Estados Unidos — y esa cifra ha aumentado en nueve puntos porcentuales desde el 2006, de acuerdo con un reciente estudio de la Universidad de Nueva York. El alto costo de la vivienda se ha combinado con lo bajo de los ingresos para hacer de Miami la ciudad menos asequible para los inquilinos en todo el país.

“Si estamos asfixiando la capacidad de la gente de crear activos financieros como una vivienda, estamos impidiéndoles abrir nuevos negocios e invertir en la educación de sus familias”, dijo Ali Bustamante, investigadora de la Universidad Internacional de la Florida.

Problemas éticos

Entre la campaña federal de medidas enérgicas contra las compras en secreto de viviendas en efectivo en Estados Unidos, y el fortalecimiento de las reglas contra el lavado de dinero en todo el mundo, podría hacerse más difícil pasar dinero sucio por los bienes raíces de Miami.

Pero siguen existiendo brechas regulatorias. La Ley Patriota federal, por ejemplo, establece que todas las partes envueltas en transacciones inmobiliarias lleven a cabo procesos de diligencia debida a sus clientes. Cabilderos de la industria consiguieron una exención temporal que ha estado en vigor desde el 2002.

Los agentes inmobiliarios alegan que ellos no cuentan con la pericia especializada necesaria para investigar a sus clientes.

Asimismo, el Colegio de Abogados de Estados Unidos se ha opuesto a la imposición de requisitos más enérgicos de divulgación a los abogados de bienes raíces, alegando que eso violaría la confidencialidad entre cliente y abogado.

Marcelo Calvo Galindo

Ejecutivo de una universidad brasileña que está acusado de evasión fiscal. Nombrado personalmente en una queja criminal.

Gastó $2.7 millones en dos condos en St. Tropez en Sunny Isles Beach en el 2014.

Aun así, es probable que la nueva iniciativa federal centrada en Miami-Dade y Manhattan sea “el comienzo del comienzo”, dijo el abogado miamense Andrew Ittleman.

“Este es el primer lanzamiento ceremonial”, dijo. “Todavía no ha empezado el juego de pelota”.

Otros países tienen regulaciones más estrictas que las de Estados Unidos.

La Unión Europea, por ejemplo, ha empezado a reunir una base de datos centralizada de dueños beneficiarios. Las reglas de cumplimiento de la UE se extienden a los agentes inmobiliarios, bufetes de abogados y agentes fideicomisarios, así como a las instituciones financieras.

Esa disparidad hace sentirse frustrados a muchos banqueros estadounidenses, quienes afirman que ellos cargan con una parte excesiva de la responsabilidad en Estados Unidos.

“Sería mucho más fácil para un banco como nosotros hacer nuestro trabajo si otros [en la industria inmobiliaria] tuvieran responsabilidades similares”, dijo Scott Nathan, vicepresidente ejecutivo de Bank United, radicado en Miami Lakes.

Hegel Roberto Morhy

Dueño de una compañía de construcción ligada al escándalo de corrupción que involucra al multimillonario brasileño Nene Constantino.

Pagó $900,000 por dos unidades en Nine at Mary Brickell Village en Brickell el año pasado.

Toda una serie de eventos y entradas de blog han explorado las lagunas jurídicas en las nuevas reglas de FinCen.

Un seminario local llevado a cabo en marzo se titulaba “Cómo evitar la trampa del Tesoro” y prometía ensenar a los profesionales de la industria inmobiliaria “cómo evitar acusaciones de lavado de dinero y mantenerse dentro de los límites de la ley” al trabajar con clientes que quieran mantener sus transacciones en secreto por razones legítimas.

“No sólo podrás sobrevivir, sino que podrás prosperar”, decía un anuncio publicitario.

La Asociación de Agentes de Bienes Raíces de Miami fue la anfitriona del evento.

Teresa King Kinney, presidenta ejecutiva de la asociación, dijo que la intención del seminario no fue esquivar las regulaciones. “Fue asegurar que nuestros miembros entiendan cuáles son las reglas, cómo pueden afectar una venta y cuáles son las alternativas”, explicó Kinney.

Jennifer Shasky Calvery, directora de FinCen, no estuvo de acuerdo. Ella comparó el comportamiento de la industria a un conductor en estado de embriaguez que da media vuelta antes de llegar a un puesto de control de DUI en la calle.

“Siempre es asombroso que los choferes se creen que la policía no los está viendo”, dijo Calvery. “Creo que estamos aprendiendo de verdad sobre la cultura de la economía inmobiliaria en Miami”.

Nicholas Nehamas: 305-376-3745, @NickNehamas

La redactora del Miami Herald Débora Lima contribuyó reportaje y traducciones para esta historia. Andre Shalders, reportero del website noticioso brasileño UOL, también contribuyó.

Fuente: http://www.elnuevoherald.com/#storylink=cpy

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>