Publicado el: Mie, Dic 11th, 2013

El peor castigo para un comunista es excluirlo del poder… más que encarcelarlo

Por: Carlos González-Shánel

Con este espacio, “Del Totalitarismo a la Democracia”, Radio Praga trata de ofrecer un vistazo sobre lo que ha representado el proceso de transición en la República Checa. Este espacio está dedicado a todas las personas interesadas en conocer detalles sobre la transformación checa desde la dictadura comunista hasta la democracia, por lo que creemos que encontraremos muchos radioescuchas en Cuba, donde importantes sectores de la población se preparan también para un proceso de cambio pacífico en la Isla.

¿Qué ocurrió con los principales criminales del antiguo régimen comunista tras la Revolución de Terciopelo? ¿Fueron condenados o viven impunes hasta el día de hoy? Fredo Arias King, licenciado en relaciones internacionales y máster en estudios de Rusia y Europa Oriental, de la Universidad de Harvard, conversa con Radio Praga sobre el destino de la cúpula comunista checoslovaca.

¿Qué ocurrió con estos personajes?

“Bueno, en Eslovaquia terminaron gobernando el país hasta 1998 y en la parte checa menos, pero no fue una cacería de brujas, como se pensaba. Muchos de los líderes del campo dictatorial, así como también muchos demócratras, temían que después del proceso de lustración todo acabaría en violencia, culpabilidad colectiva, injusticias, etc. Pero nada de eso pasó”.

Yo lo preguntaba ya que muchos expertos coinciden en que los antiguos funcionarios del régimen no terminaron bien, aunque tampoco les fue tan mal.

“Así es. Lo bueno de la lustración checa es que se trató de un proceso administrativo y no penal, a la gran mayoría no se enjuició. Fue una suerte de “purga de terciopelo” y varios líderes acabaron muy bien acomodados dentro del nuevo sistema y las empresas. Se estima que el 60 por ciento de quienes hoy son los más importantes hombres de negocios en la República Checa eran miembros del Partido Comunista. Lo que sucedió tras la lustración en la República Checa es que se previno que esos comunistas se apoderaran del Estado utilizando métodos extra constitucionales. Se igualó al Partido Comunista con el resto de las formaciones y no se prohibió. Aunque han participado en todas las elecciones democráticas tras 1989, sin embargo, la República Checa es uno de los 3 únicos pasíes ex comunistas de la región donde los comunistas no han regresado al poder por la vía electoral. Las lustraciones en la República Checa fueron un verdadero éxito, es decir, se impidió el retorno de los comunistas al poder”.

¿Y fue bueno o malo que no se haya condenado a la gran mayoría de los ex comunistas checos y eslovacos? Siguen existiendo controversias sobre el tema, especialmente entre las personas más afectadas.

“Es así, y ese tema jamás se va a resolver. En todas las transiciones de dictaduras a la democracia siempre quedarán las heridas de las víctimas. Quizá el único país donde hubo juicios fue Alemania del Este, y aún así, solamente unas cien personas terminaron siendo castigadas judicialmente. En el resto de países se optó por el no castigo, lo que me parece una injusticia. Pero también pienso que el peor castigo para los comunistas es exluirlos del poder, más que meterlos en la cárcel. Por ejemplo, en Albania se mandó a la cárcel a un ex primer ministro, uno de los más altos líderes del PC, pero después que perdió la derecha en ese país, los comunistas lo sacaron de la cárcel y lo volvieron a hacer primer ministro. Una vez que se les reemplaza con gente capaz, las mafias comunistas se reducen a tal grado que nunca regresan al poder. Esto pasó en la RCh y en Estonia”.

Pero hay que destacar que los comunistas tienen hoy en día altas preferencias electorales.

Es cierto, pero no han regresado al poder, es decir, no han formado un gobierno. Y uno de los motivos fue que, además de las lustraciones, se formó un partido de centroizquierda deribado de los demócratas anticomunistas. Y la Socialdemocracia finalmente ha producido cuatro primeros ministros, es más, la Comisión Checa de Lustraciones estubo encabezada muchos años por Jaroslav Basta, socialdemócrata, hoy embajador ceco en Moscú y anteriormente preso político y signatario de Carta 77 junto con Václav Havel. Y la razón del aumento de las preferencias de los comunistas es debido al voto de protesta, lo que sucede en todo país tras un proceso de transición”.

Cuando se llevaban a cabo las discuciones entre la disidencia y los comunistas, en 1989, alguien pronunció en un momento una frase que posteriormente se haría célebre: ‘Aquí no le pasará nada a nadie’. Y básicamente así sucedió”.

Bueno, ocurrió lo mismo en Polonia, Hungría y otros pasíes donde hubo una transición pactada. Lo que diferenció el debate en Checoslovaquia al debate en Polonia, por ejemplo, es que en esta última los miembros del Sindicato Solidaridad se apegaron a la Mesa Redonda, a pesar de que se hiciera anacrónica. Havel y el Foro Cívico fueron mucho más listos. Lo que hicieron fue mentir… y no tiene nada de malo mentirle a los comunistas, si ellos mintieron durante más de cuarenta años. Al principio dijeron que se conformarían con un 20% del poder, después en los siguientes debates decían que querían el 40%… ello cuando comenzaban las grandes manifestaciones. La siguiente semana ya exigían destituír a Ladislav Adamec, primer ministro comunista, luego asumió Marian Calfa y estuvo de acuerdo en cederle a la opocición el 80% del poder, incluyendo las carteras más importantes. Y finalmente los disidentes se llevaron el 100% del Gobierno”.

Fraternidad Libertaria Latinoamericana/17-12-2005 | Carlos González-Shánel

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>