Published On: sáb, Ene 11th, 2014

El presidente frances François Hollande o el amante del Eliseo

 

El amante ‘formidable’ del Elíseo

Valerie Trierweiler, François Hollande y Julie GayetFrançois Hollande (c), su novia ‘oficial’, Valerie Trierweiler (i) y su nueva pareja, Julie Gayet (d).

 El Presidente frances se arriesga para amar

El nombre de Julie Gayet, actriz parisina de 41 años, divorciada y madre de dos hijos, está en boca de todos los franceses desde que el semanario Closer destapó ayer su presunto idilio con el Presidente de la República, François Hollande (59). En el reportaje de siete páginas que publica la revista, no hay fotos de ellos juntos, pero todos los indicios -y la reacción del jefe del Estado, llamando a respetar su vida privada- apuntan a que la noticia es cierta.

Por mucho que los medios galos se han hecho los sorprendidos por dicho ‘scoop’, el discreto romance del Presidente con Miss Gayet, que emula aquella comedia estadounidense de 1995 (El presidente y Miss Wade), dirigida por el eficaz Rob Reiner con guión de nuestro admirado Aaron Sorkin, era en realidad un secreto de polichinela. Y es que la relación venía prolongándose ya desde hacía casi un año y se había convertido en la comidilla de las tertulias de café de la gauche caviar en Saint-Germain o las cenas mundanas de la elite financiera en Neuilly-sur-Seine.

«La primera vez que conocí a Hollande fue durante un almuerzo informal en un restaurante al lado de la Maison de la Radio en París. Encontré a un hombre humilde, tan formidable que me convenció para estar hoy aquí», explica la chica del momento en un vídeo promocional rodado en invierno de 2012 para apoyar la campaña del aspirante socialista al Elíseo. «Luego, en octubre, asistí a la convención de investidura como candidato del PS a la Presidencia y fue mágico. Estaba imbuido de legitimidad por haber ganado los comicios internos del partido. El discurso que pronunció entonces me dejó muy impresionada por la fuerza del orador… Ser presidente es un oficio, pero François ha seguido siendo él mismo, con sus convicciones y su rectitud. Desde entonces, siempre que nos hemos visto me ha parecido que no ha cambiado y es justamente esa constancia uno de sus puntos fuertes. Ya que siempre cumple lo que promete».

La rubia y guapa Julie no fue la única que participó en aquel clip en el que numerosas figuras de la Cultura gala (Benjamin Biolay, Jane Birkin, Guy Bedos, Jacques Higelin, Christophe Malavoy, Gérald Dahan…) comprometían su voto en favor del cambio político propugnado por Hollande. Pero lo cierto es que dicho rodaje resultó de algún modo premonitorio, puesto que poco después se vería teóricamente inmersa en una relación sentimental con su admirado líder político, convertido ya en jefe de Estado.

Entre rumores

El rumor se extendió por Internet en invierno de 2013 y ella se preocupó enseguida de presentar, en un Tribunal de París, una denuncia contra X -fórmula que obliga a la fiscalía a investigar un delito aunque no se conozca el autor- para identificar a quien se había atrevido a propagar tal información. Aquello tranquilizó momentáneamente la red, mientras que la pareja se tomaba un descanso en primavera para, según la revista del Grupo Bauer, «volver este otoño con más fuerza que nunca».

Ahora Closer se atreve a tirar de la manta y, bajo el título de ‘El amor secreto del presidente’, le dedica al affaire un reportaje de siete páginas en el que sugiere que el mandatario galo «pasa las noches con su nueva novia a dos pasos del Elíseo», acude a su nido de amor en una motocicleta acompañado de un único guardaespaldas (¡poniendo en peligro la seguridad presidencial!) y este último incluso se ocupó de comprar croissants para los dos tortolitos en la madrugada de Año Nuevo que pasaron juntos en el piso.

El Elíseo reaccionó a la noticia a las 7.00 horas del viernes, indicando a AFP que el Presidente de la República «deplora profundamente este atentado contra la vida privada a la que tiene derecho como ciudadano» y «estudiará las respuestas más adecuadas, incluidas las legales, para responder a dicha publicación».

En el reportaje gráfico que ilustra la información, se puede ver a un personaje con casco y gabardina de talla media y complexión gruesa -nuestro hombre ha vuelto a ganar kilos tras el durísimo régimen que siguió durante el periodo electoral-, que la revista identifica como Hollande, saludando en la calle a la actriz y entrando y saliendo del portal de un edificio haussmaniano del 8ème arrodissement parisino donde, al parecer, la artista ocupa un cuarto piso que le prestan dos amigos del mundo del cine.

El semanario descubre al lector que dicho individuo no es otro que el Presidente de la República señalando que los zapatos que este luce son los mismo que ha llevado el político socialista en sendos encuentros con el primer ministro Jean-Marc Ayrault y con el príncipe saudí Salmane ben Abdelaziz. Y confirma el presentimiento demostrando con fotos que el agente que garantiza la seguridad del mandatario en sus escapadas amorosas ya trabajaba para él en febrero de 2012, durante la campaña presidencial. «Entre los dos hombres hay una verdadera confianza», concluye el autor, Laurent Romuald.

La pareja pública

Oficialmente, François Hollande mantiene una relación con la periodista Valérie Trierweiler (48), tras haber vivido durante largos años con la ex candidata del PS y compañera suya de la ENA, Ségolène Royal, madre de sus cuatro hijos. Sin embargo, Romuald afirma, citando una información aparecida el pasado 18 de diciembre en L’Express, que la primera dama no visita desde hace meses las estancias presidenciales del Elíseo y apenas sale del ala este de palacio.

No parece haberle sentado bien a Trierweiler el mandato presidencial, puesto que desde que la pareja cambió su apartamento del 15ème arrodissement -que todavía mantiene abierto y custodian dos policías- por el palacio de la rue du Faubourg Saint-Honoré, la estilosa reportera no ha dejado de meter la pata en público o en privado y penar luego por ello. Divorciada dos veces y madre de tres hijos, conoció a Hollande debido a su trabajo informativo y el contacto regular dio lugar primero a la amistad y luego al amor. Desde 2006 estaban ligados sentimentalmente pero la relación no fue hecha pública hasta 2010, por respeto a las familias de ambos.

François Hollande y su pareja oficial, la periodista Valerie TrierweilerAfp

Cuando llegó al Elíseo, la altiva Trierweiler dijo que no quería ser una primera dama convencional y vaya si lo consiguió. En menos de 20 meses le ha cogido manía buena parte del personal palaciego. Ha ofendido al Partido Socialista y a su pareja con un tuit inoportuno apoyando, en las legislativas de junio 2012, la candidatura disidente de Olivier Farloni en la primera circunscripción de Charente-Maritime contra su eterna enemiga Ségolène Royal, que salió derrotada.

Ha demandado a Christophe Jakubyszyn y Alix Bouilhaguet, autores de la biografía no autorizada La Frondeuse, por evocar en sus páginas una pasada relación sentimental suya con el político conservador Patrick Devedjian, miembro de la UMP y ex ministro del ejecutivo Chirac-Raffarin. Y, lo peor de todo: según Le Point, uno de sus hijos habría sido arrestado en octubre de 2012 en Saint-Ouen (afueras de París) cuando compraba cannabis y puesto en libertad sin cargos gracias a la intervención del agente que se ocupa de la seguridad de la familia política del jefe del Estado.

A Hollande -que ya tiene sus propios problemas en el frente político, puesto que la economía del Hexágono no acaba de recuperarse-, todas estas salidas de tiesto de la ‘first girlfriend’ han debido terminar por exasperarle. Como también le fastidiaban sus constantes escenas de celos para con su ex, Ségolène, o lo poco proclive que ha sido la posesiva Valérie a que se viera con sus hijos.

Dicen en los mentideros galos que fue Thomas Hollande, hijo del presidente, quien habría contribuido a estrechar lazos con Julie Gayet.

Dicen en los mentideros de la capital francesa que fue precisamente uno de los vástagos de la pareja Hollande-Royal, Thomas Hollande (abogado gafudo que sale con la cantante Joyce Jonathan), quien acudió en mayo de 2012 al mitín de su padre en el Château de Vincennes en compañía de Julie Gayet y habría contribuido a estrechar lazos entre los dos. Bien es sabido que los retoños de Ségolène no se hablan con quien suplantó a mamá en el corazón de papá y además la traicionó políticamente.

Y la flamante novia del presidente es, además, una mujer a la que toda Francia quiere por su simpatía natural ante las cámaras y porque no tiene fama de meterse en líos. Tal es así que los medios han tratado su relación secreta como un asunto privado durante estos meses y sólo Closer (que ya publicó el topless de Kate Middleton en septiembre de 2012, para horror de la corona británica) se ha atrevido a tirar de la manta.

Hasta entonces, las alusiones al romance presidencial se habían limitado a chistes que sólo entendían los iniciados. Como cuando, durante la promoción de su última película, ‘Ames de papiers’, un risueño Antoine de Caunes la interrogó el pasado 16 de diciembre en el Grand Journal de Canal Plus sobre «cómo iba su compromiso político» provocando la risa de sus compañeros de plató. O como cuando, en el programa televisivo de la misma cadena Salut les Terriens, Gaspard Proust, inventor de regalos imaginarios para los famosos, proclamó el 4 de enero que al jefe del Estado «le habían ofrecido por Navidad la filmografía completa de Julie Gayet».

El ‘efecto Elíseo’

Con la misma prudencia con que evita hablar de los embarazos de las royals y las famosas hasta que el parto es casi inminente, la prensa del Hexágono soslaya proverbialmente las historias de amor de sus políticos, no en vano muchos de ellos -empezando por Hollande y siguiendo por su ministro Arnaud Montebourg- tienen o han tenido relación con periodistas. Esa fue la regla vigente durante los años de François Mitterrand, en que el primer mandatario socialista de la Quinta República logró ocultar la existencia de Mazarine Pingeot, su hija secreta, hasta que Paris-Match publicó en 1994 una imagen de ella con su padre saliendo de un restaurante, en un primicia que luego se supo que había sido pactada.

En agosto de 2005, la misma revista del Grupo Lagardère infringió las normas de discreción con una foto que mostraba a Cécilia Sarkozy acompañada por el publicista Richard Attias, a la sazón su amante, lo cual provocó su definitiva separación de Nicolas Sarkozy al poco de que este llegara al Elíseo. Quizá por eso, cuanto el antecesor de Hollande comenzó a salir con la ex modelo y cantante Carla Bruni, él mismo se ocupó de confirmarlo sin darle mayor interés durante un encuentro con la prensa: «Con Carla, parece que la cosa va en serio».

A Hollande, más preocupado por la crisis, el desempleo y esos sondeos de aceptación popular que no han dejado de bajar desde que accedió al poder, la revelación de Closer le ha pillado con el paso cambiado y no ha tenido más remedio que escudarse en eso tan socorrido que es «el derecho a la intimidad». Este Hollande, además de enviar tropas francesas a pacificar las ex colonias africanas, nos ha salido también conquistador de damas…

El Mundo

JUAN MANUEL BELLVER

------

------

Displaying 4 Comments
Have Your Say
  1. jorgelinanet dice:

    mvdsister ya estoy en URU, creo que pido asilo hasta que se vayan los #kerner

  2. mvdsister dice:

    jorgelinanet ¡Bienvenida!!! En casa hay lugar!!! 🙂

  3. jorgelinanet dice:

    mvdsister gracias!!!! pero volvere a mi buenos aires querido!!!

  4. mvdsister dice:

    jorgelinanet ¡Me imaginé que así sería! La batalla hay que darla de dentro! Suerte!

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>