Published On: mié, Nov 28th, 2018

EL TALENTO SIN PROBIDAD ES UN AZOTE por Rafael Tobías Blanco Vilariño


Este artículo, obviamente es mi respuesta como Profesor Universitario a la del TSJ, de tratar de anular el contundente triunfo de los Estudiantes en las Elecciones Estudiantiles de la Universidad de Carabobo del 14-11-2018; cuyos resultados cuentan con el apoyo del 90% de toda la colectividad Ucistas: Profesores, Empleados y Obreros, dispuestos a defender sus respectivas SEDES.

Ya esta maléfica conducta había sido descrita por nuestro Libertador: “…Infeliz del Magistrado, que autor de calamidades o de crímenes de su patria, se vea forzado a defenderse ante el Tribunal del Pueblo de las acusaciones que sus conciudadanos dirigen contra su írrita conducta…”

Esta histórica, predictiva y filosófica frase del “ Talento sin Probidad es un Azote”, fue escrita por nuestro Libertador Simón Bolívar, en una carta que le enviaba al General Francisco Carabaño, fechada el 8 de Octubre de 1828 donde le decía: “Los hombres de luces y honrados son los que debieran fijar la opinión pública; que el talento sin probidad es un azote, que corrompe al pueblo, desprestigia a las autoridades que solamente buscan la anarquía, la confusión y el caos; disfrutan el hacer perder al pueblo sus costumbres honestas y pacíficas”.

Descomponiendo la frase, entendemos que el “Talento” es un dote intelectual que permite inteligentemente y naturalmente hacer bien las cosas. “Probidad” es la virtud de actuar constantemente con capacidad de acción, con integridad, bondad, honradez, bajo las normas morales y por “Azote” se entiende toda persona infame, causante de desgracias, calamidades y delincuencia; de lo cual ya tenemos 20 años.

Un ser puede tener talento y no ética, puede poseer muchos conocimientos, pero si no posee moral y autoestima, su conducta ciudadana se hace detestable e innoble. ¿que opinará al respecto el jurisconsulto Escarras?

En este Fracasado Socialismo del S.XXI, hemos visto los venezolanos, como el TSJ y el CSE, Gobernadores, Alcaldes y otros administradores de nuestros bienes nacionales, son fieles representantes de esta sabia, filosófica y predictiva frase del genio de América, Simón Bolívar; producto de la sabia educación recibida en su infancia por los maestros Don Andrés Bello y Simón Rodríguez. Lo que nos confirma el que “Moral y Luces” son nuestras actuales necesidades a todo nivel nacional, las cuales debemos rescatar a la brevedad.

Estos seres que hoy han resurgido en la “Revolución de los Fracasados”, nos recuerdan a la amoral y corrupta sociedad que le tocó vivir a Cristo, quien nace Justo cuando Bruto asesina a Julio César y el 15 de Marzo del año 44 aC, es cuando se posesiona el emperador Cesar Octavio Augusto. Este es el período en que nace Jesús, El Hijo del Hombre. Sociedad caracterizada por ser politeísta o atea, donde predominaba el incesto, el matrimonio entre hermanos o de madres con hijos para mantener el reinado o el poder, el que no existía un código moral que regulara sus conductas, donde predominaba el odio, el rencor, la avaricia, la vanidad, la ostentación, la vanagloria y la hipocresía; el que los imperios todos como el Asirio, Babilónico, Persa y el Romano, habían sido o eran gobernados por tiranos, que para mantenerse en el poder asesinaban a sus madres, hermanos o hijos.

La sociedad hebrea de su tiempo era muy polifacética; muy similar a la actual, constituida por los siguientes grupos sociales: los Escribas, judíos que se crían respetuosos de la ley hebrea, vestían ostentosamente, amaban ocupar los primeros puestos en la sinagogas y banquetes, devoraban los bienes de las viudas y fingían largos rezos; los Fariseos, judíos que aparentaban hipócritamente cumplir escrupulosamente la ley y tradiciones hebreas, creían en los ángeles, el alma y la inmortalidad; por ello se consideraban los verdaderos guías del pueblo; eran en realidad, nacionalistas protegidos por los romanos; los Gentiles, eran los ciudadanos no judíos, provenientes de otras naciones paganas, que profesaban la religión oficial del Imperio Romano, de posición económica elevada, Los Publicanos, que eran los romanos que cobraban los impuestos del Estado y los Saduceos, que eran judíos aristócratas, de tendencia materialista, que negaban la existencia del alma y se ocupaban solamente de sus bienes materiales. Por tratar de hacer comprender a esta descompuesta sociedad el que para que pudieran vivir en paz y en hermandad cumplieran con el Decálogo o los Diez mandamientos, fue el motivo para que lo asesinaran por Crucifixión.

Aspiro que nosotros no dejemos que estos fariseos asesinen a nuestra Vigente Constitución Nacional y de que rescatemos nuestra gloriosa dignidad de Venezolanos al defender la herencia que nos legó el Libertador Simón Bolívar. ¡VOILÁ¡

Dr: Rafael Tobías Blanco Vilariño.
Médico Microbiólogo Clínico.
Universidad de Carabobo- Valencia- Venezuela

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>