Published On: dom, Ene 13th, 2019

El uso de dólares en billetes se hace cada día más común en las transacciones cotidianas en Venezuela


El uso de billetes de dólares se extiende a las compras diarias de los venezolanos. Café, cacao, gasolina, entre otros son productos que se pagan ya en esa divisa. Los servicios también se han dolarizado, sobretodo en el área de salud. Una extracción de una muela y colocación de resina puede costar entre 15 y 25 dólares, según el odontólogo y la clínica privada. 

El «bachaquero», como llaman al joven vendedor informal, echa una mirada rápida a su alrededor para asegurarse de que no hay milicianos sospechosos cerca. De su camioneta baja dos bidones de 20 litros de gasolina cada una y llena el tanque del vehículo. «Son cinco dólares», le pide al cliente que para su sorpresa recibe el cambio de diez con otro billete verde de cinco dólares.

En Venezuela las grandes transacciones de compra y venta de pisos, coches y equipos tecnológicos llevan años realizándose en dólares. Pero nunca se había visto con tanta normalidad que las compras básicas, diarias, se hagan en esa moneda extranjera.

La dolarización ha ganado terreno a despecho del régimen de Nicolás Maduro, que de tanto «odiar» la divisa norteamericana por razones ideológicas, ha preferido entonces cotizar en euro, yen y rublo. Pero los venezolanos van contracorriente a las políticas económicas del mandatario.

Ante la escasez de bolívares en efectivo, de los nuevos «soberanos» (empezaron a circular el 20 de agosto), la gente ha recurrido al dólar para satisfacer sus necesidades básicas aunqueesté prohibido oficialmente hablar de esa moneda y, mucho menos, de su tasa de cambio en el mercado paralelo por la ley de ilícitos cambiarios que opera en el país desde 2003.

El «bachaquero» ha cobrado el repostaje del coche a cinco dólares, tomando en cuenta que el precio oficial es de solo dos bolívares soberanos. Pero si le descontamos la larga cola de seis horas que hay que hacer en la gasolinera por la escasez de combustible, entonces, aún sale barato el producto.

El Chico hizo unos 15 dólares con tres vehículos en apenas unos minutos de contrabando. Trabaja en la gasolinera de Los Pantanos de Boconó, estado Trujillo, en la zona andina, y se gana unos ingresos extras en dólares contrabandeando la gasolina bajo la mirada cómplice de los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana. Su sueldo mínimo de 4.500 bolívares (5 dólares), aumentado en diciembre, no le alcanza para mantener a su familia.

Contrabando de gasolina
La producción petrolera de Venezuela ha caído de 3.000.000 de barriles diarios a solo 1.130.000 en dos décadas de chavismo. Para eliminar el contrabando, Maduro ha prometido ajustar la gasolina a precio internacional, pero aún no lo ha concretado por temor a una revuelta y a su impacto en la hiperinflación, que el año pasado cerró en 1.400.000% y para 2019 se espera que alcance los 10.000.000%, según el Fondo Monetario Internacional.

En Táchira, estado andino fronterizo con Colombia, hay gasolineras que cobran en pesos colombianos o en dólares. La mayor parte del combustible se fuga por las «trochas» o caminos ilegales que cruzan la frontera con la absoluta connivencia de los militares.

Los productos agropecuarios nacionales también se han dolarizado a la par de los importados. El café de Boconó y del Táchira, los mejores de Venezuela por su aroma y calidad, se venden en la calle a ocho dólares el kilo y el de cacao a 100 dólares el kilo. Cuando la gente no dispone de billetes verdes entonces canjea un producto por otros hasta completar el valor.

El año pasado el dólar aumentó su valor en más de 6,3 millones de veces en el país. El dólar oficial denominado «Dicom» cerró en 564 bolívares mientras que el paralelo se cotizó en 782 bolívares. Transcurrida la primera semana de enero, el dólar se encuentra en 1.214 bolívares, lo que significa que aumento su valor un 55% en siete días.

Los servicios también se han dolarizado, sobretodo en el área de salud. Una extracción de una muela y colocación de resina puede costar entre 15 y 25 dólares, según el odontólogo y la clínica privada. Igual sucede con los trabajos de fontanería y electricidad y ni hablar de los repuestos y reparaciones mecánicas de coches, vestimentas y calzado importados. El 30% de la economía venezolana ya se encuentra dolarizada, incluido el sector de hostelería y taxis. Incluso, las pequeñas casas conocidas como «ranchos» por estar ubicadas en sectores populares también se venden en dólares.

Fuente:ABC

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>