Published On: mar, Nov 4th, 2014

Elecciones en EEUU: Demócratas y Republicanos definen hoy control del Congreso

Por encima de todo, lo que está en juego en las elecciones legislativas de Estados Unidos de este martes es el control del Senado.

Esto conformará el destino de la agenda del presidente Barack Obama para el resto de su mandato. Y de todo lo demás que el Congreso quiera hacer, o evitar que se haga.

Los republicanos necesitan ganar seis escaños para recuperar la mayoría del Senado que perdieron en 2006. Sus perspectivas son buenas, pero nada está definido.

Las encuestas y los expertos pronostican que unos diez escaños demócratas podrían pasar a manos de republicanos. Los demócratas podrían arrebatar también un puesto a sus rivales, o quizás hasta tres si tienen lo que se consideraría una buena noche.
Los votantes elegirán también una nueva Cámara de Representantes, escogerán gobernadores en tres docenas de estados y decidirán sobre más de 100 proposiciones.

A continuación, un resumen de lo que está en juego en el día de las elecciones:

El futuro del Senado

Los demócratas llegan a la noche electoral con una mayoría en el Senado de 53-45, y normalmente tienen el apoyo de dos independientes.

El martes, se renovarán 36 escaños. Los senadores se eligen por un periodo de seis años, lo que significa que quienes salgan elegidos el martes ocuparán su puesto hasta el final del primer mandato del próximo presidente.

¿De dónde llegarán los cambios?

El partido republicano tiene serias opciones de sustituir a los senadores demócratas que se retiran en los estados de Virginia Occidental, Montana y Dakota del Sur. Iowa es otra posibilidad.

Los opositores además buscan cambiar el color de los asientos elegidos en Arkansas, Carolina del Norte, Colorado, New Hampshire, Alaska y Luisiana, aunque también podrían sufrir derrotas en Georgia, Kentucky y Kansas.

Los republicanos no esperan ganar en todas estas opciones, pero tampoco lo necesitan para hacer de Mitch McConnell, de Kentucky, el próximo líder de la mayoría del Senado — siempre y cuando gane la reelección.
El control republicano en la Cámara de Representantes

Los republicanos tienen ahora una mayoría de 234-201 en el Congreso. En cada elección se ponen en juego sus 435 escaños. Nadie duda de que los republicanos mantengan el control en esa cámara; la duda es cuántos asientos obtendrán.

Los puestos de unas dos docenas de demócratas, además de cuatro republicanos, son vistos como vulnerables. Si los republicanos vencen a la mayoría de los aspirantes demócratas cuyos escaños peligran y ganan los asientos abiertos en Carolina del Norte, Utah y Nueva York, podrían terminar la noche con hasta 246 representantes, el mejor resultado para el partido desde la Segunda Guerra Mundial.

En las cámaras estatales

El partido republicano defiende 22 puestos de gobernador, mientras que los demócratas 14.

Muchos de los cargos de máxima responsabilidad estatal del país son vulnerables, más de lo habitual. Media docena de gobernadores republicanos que accedieron al poder en 2010, algunos con el apoyo del Tea Party, están luchando para seguir en sus puestos.

Entre ellos están los mandatarios Sam Brownback, en la fuertemente republicana Kansas, y Scott Walker, que está en la boleta electoral por tercera vez en cuatro años, en Wisconsin.

Brownback consiguió el sueño republicano en su primer mandato — grandes impuestos y recortes en el gasto. Pero el efecto sobre el presupuesto estatal llevó a muchos republicanos a retirarle su apoyo para dárselo al aspirante demócrata Paul Davis, el líder de la minoría en la Cámara estatal.

Las posibilidades de Walker como candidato republicano para la carrera a la presidencia del país en 2016 descansan en si será capaz de sobrevivir al desafío que le supondrá el martes la demócrata Mary Burke. A los demócratas y sus sindicatos aliados se les hace agua la boca con la posibilidad de derrotar al gobernador que terminó con la negociación colectiva para la mayoría de los trabajadores públicos de su estado tras su elección en 2010, y después sobrevivió a una moción de censura.

Varios demócratas comenzarán también el día luchando para ganar las elecciones, especialmente en Nueva Inglaterra, feudo habitual del partido.

Encabezando esa lista está Martha Coakley, que debería ser una apuesta segura para los demócratas en Massachusetts. Pero la fiscal general del estado, que ya perdió unas elecciones al Senado en 2010, podría perder ante el republicano Charlie Baker.
Invasión de los comerciales políticos

Estas son las primeras elecciones desde que los dos partidos se adentraron en un nuevo mundo de financiación creado por las decisiones del Tribunal Supremo que aflojaron los controles sobre cuánto se puede gastar y cómo.

Los resultados fueron más obvios en televisión, donde no faltaron los anuncios políticos en el pasado. En esta campaña electoral en Carolina del Norte se emitieron más de 100.000 comerciales políticos en la televisión. En Georgia: Unos 65.000. Y en Kentucky: alrededor de 80.000.

Bert Cole, un elector de 74 años de Jonesboro, en el estado de Arkansas, no puede evitar ver los anuncios, pero les quitó el sonido. “Aprieto el botón de silencio y les dejo hablar”.

Carolina del Norte tuvo la campaña al Senado más cara del país, con más de 108 millones de dólares de inversión para intentar decantar el resultado para el candidato demócrata Kay Hagan, que aspira a la reelección frente al presidente de la cámara estatal, el republicano Thom Tillis. La mayoría del dinero procedía de grupos externos. Las encuestas sugirieron que la disputa estaba empatada.

Las contiendas a las que hay que estar pendiente

Como Walker y Brownback, los gobernadores republicanos Tom Corbett en Pennsylvania, Rick Scott en Florida, Paul LePage en Maine y Rick Snyder en Michigan recibieron el apoyo del Tea Party en 2010 y ahora se presentan a la reelección por primera vez.

En Connecticut, el gobernador demócrata Dannel Malloy y el candidato republicano Thomas Foley repiten la contienda de 2010, cuando Malloy ganó por menos de 6.500 votos.

En Kansas, el independiente Greg Orman podría convertirse en el poder en la sombra en el Senado si derrota al representante republicano Pat Roberts. Orman podría alinearse con cualquiera de los dos partidos, decidiendo posiblemente cuál de los dos controla la cámara.

INFOBAE

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>