Publicado el: Dom, Abr 21st, 2013

Elecciones en Paraguay inician el fin de una crisis política

 Se inicio con la destitución del expresidente izquierdista Fernando Lugo

 

Paraguay elige presidente el domingo, en comicios que podrían regresar al poder al tradicional partido Colorado y marcarán el fin de la crisis política desatada hace diez meses con la destitución del expresidente izquierdista Fernando Lugo, por la que el país fue suspendido de foros regionales.

La contienda, según todos los sondeos, se dirimirá entre el multimillonario Horacio Cartes, un recién llegado a la política que se presenta como la renovación colorada, y el senador oficialista Efraín Alegre, que busca consolidar a los liberales en el poder.

En las calles de la capital, la propaganda electoral se mezcla con carteles de una campaña estatal contra la venta del voto, una práctica históricamente común en este país agrícola ganadero, cuarto exportador mundial de soja, pero donde un 40 por ciento de los siete millones de habitantes vive en la pobreza, según cifras oficiales.

Un video causó polémica esta semana, al mostrar a un senador del partido Colorado, formación que gobernó el país durante 61 años hasta el 2008 y fue sostén de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), ofreciendo a dirigentes liberales 100,000 guaraníes ($25) por cada elector que no vote en una localidad en Caaguazú (centro).

En el centro de Asunción, Ñasuní, una mujer de 44 años que vende yuyos para el tereré (infusión de yerba mate que se toma fría), contó que ya recibió 100,000 guaraníes por votar a Cartes.

“Alcanza para dar de comer a las criaturas”, asegura esta madre de siete hijos que votó a Lugo en el 2008, pero acabó decepcionada.

Lugo, quien ganó en el 2008 por una alianza en la que los liberales aportaron el 70 por ciento de los votos, fue defenestrado por el Congreso el 22 de junio de 2012 por “mal desempeño de sus funciones”, tras un conflicto de tierras que dejó 17 muertos.

Con su caída, tildada de “golpe parlamentario” por el expresidente y sus aliados políticos de la región, Paraguay fue suspendido del Mercosur y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Más de 300 observadores extranjeros y unos 1.200 nacionales supervisarán los comicios, que las autoridades pronostican será “uno de los actos más impecables” de la historia electoral de Paraguay.

“Puede que haya un resultado ajustado, pero todos han manifestado que, a pesar de que no hay nada escrito, van a reconocer los resultados”, dijo por su parte Salomón Lerner, jefe de la delegación de la Unasur.

Unos 3.5 millones de paraguayos están convocados a las urnas para elegir al sucesor del liberal Federico Franco, el exvicepresidente de Lugo que asumió interinamente el gobierno en junio, y lo entregará el 15 de agosto a quien resulte electo.

Además de presidente, se elegirá un vicepresidente, así como 45 senadores y 80 diputados, representantes en el Parlamento del Mercosur, y autoridades departamentales. Por primera vez votarán unos 22,000 empadronados en Argentina, Estados Unidos y España.

Las mesas abrirán a las 07H00 locales (11H00 GMT) y cerrarán a las 16H00 (20H00 GMT). La divulgación de los sondeos a boca de urna está autorizada desde las 17H00 locales (21H00 GMT) y la difusión de los resultados preliminares se prevé para las 20H00 (00H00 GMT).

Según las encuestas, Cartes y Alegre lideran la puja electoral, con entre el 35 y el 40 por ciento de al intención de votos.

La izquierda, dividida en dos grandes grupos tras la caída de Lugo, lucha por convertirse en la tercera fuerza. Tanto Mario Ferreiro, un expresentador de televisión que postula por la concertación Avanza País, como Aníbal Carrillo, candidato del Frente Guasú (FG) que lidera Lugo, aspiran a aumentar los cuatro escaños en el Congreso que las fuerzas progresistas alcanzaron en 2008.

Lugo, un exobispo católico que reconoció dos hijos concebidos mientras era sacerdote y enfrenta juicios por paternidad por otros dos niños, es el primer candidato al Senado del FG.

La campaña electoral estuvo signada por el cruce de agravios en un país donde la corrupción y el clientelismo campean, y donde en las últimas semanas una epidemia de dengue ha afectado a unas 65.000 personas.

Alegre, que dice representar el “Paraguay decente contra el Paraguay de las mafias”, señala que Cartes tiene vínculos con el narcotráfico y recuerda que estuvo preso por evasión de divisas, un caso del que finalmente salió indemne.

Cartes, en tanto, acusa a Alegre de apropiarse indebidamente de 25 millones de dólares durante su gestión como ministro de Obras Públicas de Fernando Lugo (2008-11).

“Voto a Alegre porque hizo muchas cosas por el país”, dice Bryce Agüero, un abogado de 36 años, embanderado de azul, blanco y rojo, los colores del pabellón nacional y de la alianza “Paraguay Alegre”, que reúne a liberales, disidentes colorados y seguidores del caudillo Lino Oviedo, fallecido en febrero en un accidente de helicóptero durante una gira proselitista.

José Alvaredo, un guardia de seguridad de 52 años actualmente desempleado, asegura sin embargo que el país “está en la miseria”, y sólo el partido Colorado puede cambiar el rumbo. “Horacio es rico, no tendrá necesidad de robar”, dice.
El Nuevo Herald

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>