Published On: Dom, Oct 13th, 2013

En caída libre la libertad de prensa en Venezuela

-Maduro aprieta la mordaza a la libertad de prensa en Venezuela

En San Juan de Los Morros (Venezuela), un locutor denuncia en el aire que policías patrullaban en las calles en autos de lujos y 10 minutos después los funcionarios van a la estación y le arrestan en pleno programa.

En el Congreso, dos diputados de la oposición abuchean al líder máximo de la “revolución bolivariana”, Nicolás Maduro, y el cuerpo legislativo nombra una comisión que recomienda quitarle el derecho a palabra a los dirigentes por 20 días.

En Caracas, el Diario 2001 publica un reportaje sobre el desabastecimiento de gasolina en el país, Maduro se queja en público diciendo que el titular “La Gasolina La Echan Con Gotero” era “grosero y cochino”. Poco después, la Fiscal General, Luisa Ortega, anuncia que su organismo había iniciado una investigación judicial contra esa y otras publicaciones por generar “zozobra” al informar sobre la aguda escasez del país.

La censura es ley en Venezuela, país donde la libertad de prensa y la de expresión están bajo el constante acoso de un régimen bolivariano que redobla sus esfuerzos por contener la crítica e impedir que los medios informen sobre la realidad del país.

Se trata de una ofensiva que en este momento está siendo orquestada por el Centro Estratégico de Seguridad de la Patria (CESPPA), entidad recién creada por Maduro con la facultad de prohibir la publicación de cualquier información que considere de peligro para el país.

Para dirigentes de la oposición la medida es una “aberración”, propia de las dictaduras.

“Buscan reprimir la libertad de expresión y controlarla, como lo hizo aquí el dictador Pérez Jiménez persiguiendo con la Seguridad Nacional a todo el que pensaba diferente. Lo que se busca es imponer un modelo único de pensamiento y convertir a todo disidente en apátrida o antinacionalista”, expresó Delsa Solórzano, diputada de la oposición al Parlamento Latinoamericano.

Para la ONG venezolana Espacio Público, dedicada a monitorear el estado de la libertad de expresión en el país, la nueva entidad gubernamental pretende encarar el tema de la información pública en Venezuela desde un punto de vista militar, con las mismas prácticas adoptadas por censores en medio de un conflicto bélico.

“Tal como está redactado [el decreto que crea la organización], este centro podría determinar que no circulará información porque afecta a la seguridad de la nación”, manifestó el director ejecutivo de la ONG, Carlos Correa, en declaraciones transmitidas por la agencia EFE.

“Podría decir que no se puede hablar de inflación por ejemplo”, advirtió.

Y de hecho, las informaciones sobre la escasez de productos, la otra cara de la alta tasa de inflación que registra la nación sudamericana, es una de las coberturas que el régimen bolivariano quiere suprimir.

En el caso del Diario 2001, la publicación solo reportaba que los usuarios de algunas estaciones de servicio se quejaban por el desabastecimiento de la gasolina de 91 octanos, debido a que el suministro proveniente de la estatal Petróleos de Venezuela había caído a menos de la mitad de los volúmenes que solían recibir tres años atrás.

 El Nuevo Herald/Antonio María Delgado

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>