Publicado el: Lun, Mar 28th, 2016

En Irán, la vida de una mujer ya no vale la mitad que la de un hombre

14590125739534

¿Cuánto vale la vida de un hombre arrancada en un accidente de tráfico? ¿Y la de una mujer? En Irán, hasta hace poco, la de ella valía la mitad que la de él.

Así lo establece la Sharia, el código de derecho islámico que regula las leyes, la moral y la conducta de los ciudadanos de la república chií. Pero a mediados de este mes de marzo, las iraníes conquistaron un derecho que al menos en la muerte las iguala a sus semejantes masculinos. El Consejo de Guardianes ha dado el visto bueno a un proyecto de ley que obliga a las compañías aseguradoras a pagar a la familia de una mujer fallecida en carretera la misma cantidad que abonaría si el finado fuera un hombre.

El texto, que este mismo Consejo tumbó en 2008, supone un avance importantísimo en un país con uno de los índices de muerte en carretera más altos del mundo. Sólo en estos días de vacaciones de año nuevo -el Nowruz se celebra el 21 de marzo- está muriendo en accidente de tráfico una persona cada hora, según han informado las autoridades.

Sin embargo, hasta que la ley no ha obtenido el sí del Consejo, morirse en las carreteras de Irán resultaba mucho más barato si la víctima era mujer.

Discriminación legal

El porqué de esta discriminación macabra se encuentra, según la Sharia, en el papel de jefe de familia que ejerce el hombre en Irán. Al morir éste de forma accidental, esposa e hijos quedan desprotegidos y en la intemperie económica. Por este motivo, la familia tiene el derecho de reclamar una compensación económica elevada, que puede alcanzar los 50.000 euros. Sin embargo, si la fallecida es una mujer, se entendía que su rol en las finanzas de la familia era menor, por lo que cabía esperar una compensación también menor.

Pero las cosas están cambiando en Irán. Y esta modificación es un claro ejemplo, pues obedece a los «nuevos roles de cabeza de familia que cada vez más están ejerciendo las mujeres en Irán», explicó en la televisión pública Rahim Zareh, portavoz de la comisión de asuntos económicos del Parlamento iraní.

Pero el «dinero de sangre» o ‘diyya’ en árabe, como se conoce la compensación económica que la familia de la víctima puede exigir a quien ha ocasionado el daño, sigue siendo discriminatoria en los accidentes que no resulten en muerte. Así,atropellar a una mujer en un paso de cebra resulta la mitad de caro que atropellar a un peatón hombre. Tampoco ha cambiado la ley en los casos de asesinato. En Irán la familia de la víctima tiene el derecho de salvar de la pena de muerte al culpable a cambio de una suma. Si la víctima es mujer, de nuevo el asesino, si lo salvan de la horca, deberá abonar la mitad que si el muerto fuera varón. Con las herencias, los términos son los mismos.

Pero pese al elevado número de situaciones en las que los derechos de la mujer terminan cuando empiezan los del hombre, la nueva ley, aprobada en esta legislatura, es una victoria. Así lo ve la investigadora iraní del Centro de Estudios de Derecho Islámico de la Universidad de Londres Ziba Mir-Hosseini, quien cree que hay un«reconocimiento implícito del principio de igualdad entre hombres y mujeres en un área del sistema jurídico iraní que se rige por la jurisprudencia islámica», lo que, a su juicio, «podría extenderse a otras áreas del código penal».

Cambio de estatus de la mujer

En declaraciones a EL MUNDO, Ziba subraya que el hecho de que un órgano ultraconservador como es el Consejo de Guardianes haya aprobado esta ley supone también el reconocimiento del «cambio de estatus de la mujer en la sociedad». En otras palabras, precisa, «se establece un precedente para que en un futuro [el Consejo de Guardianes] lo tenga más difícil a la hora de rechazar nuevos avances por motivos de incompatibilidad con el Islam».

En la calle, la norma se ve como un progreso importante. Atefeh, de 25 años, explica a este periódico que una tía suya perdió a todos los miembros de su familia, incluido a su marido, en un accidente de tráfico. La familia de él se negó a que la viuda recibiera una compensación económica, y ganó en los tribunales.

Para Ziba, en Irán hay que distinguir entre lo que dicen las leyes y la realidad sobre el terreno. «Vemos que la idea de la igualdad de género está siendo aceptada entre las generaciones más jóvenes». De hecho, continúa, «estamos asistiendo a la normalización de las relaciones igualitarias en la familia y en la cultura. La mayor parte de la sociedad iraní es mucho más igualitaria y avanzada que sus elites gobernantes. Pero esta ley ha sentado un precedente, recalca.

www.elmundo.es

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>