Publicado el: Lun, Ago 29th, 2016

En peligro influencia de EEUU en Asia, por retraso en Acuerdo Transpacífico

Obama

El retraso del acuerdo Transpacífico pone a prueba la influencia de EEUU en Asia

El Gobierno de Obama ha presentado el pacto como un contrapeso al ascenso de China.

El acuerdo de libre comercio que el presidente Barack Obama ha impulsado en Asia como un contrapeso del ascenso de China amenaza con convertirse en un fracaso de la política exterior de Estados Unidos.

Durante años, los funcionarios estadounidenses han presentado el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) entre doce países como una pieza clave de la readecuación de recursos militares y de otro tipo de EEUU en Asia. Pero con la creciente oposición, tanto de la derecha como de la izquierda, las probabilidades de que este tratado sea ratificado por el Congreso parecen sombrías.

El fracaso en este punto, según los expertos, podría mellar la credibilidad del país en todos los frentes, desde el comercio a su compromiso con una región cuya seguridad ha sido apuntalada por Washington desde la Segunda Guerra Mundial.

“Por la sencilla razón de que EEUU invertido tanto en él, el acuerdo ha adquirido una especie de valor totalizador que va mucho más allá de sus méritos económicos”, dijo Euan Graham, ex funcionario de cancillería del Reino Unido que estudia la seguridad regional en el Instituto Lowy de Política Internacional, en Sídney. “Dejar a los socios asiáticos en el aire sería desastroso para el liderazgo EEUU en la región”.

La Administración aún tiene esperanzas en la aprobación del TPP. “Estamos a un voto de cimentar nuestro liderazgo en la región o de entregar las llaves del castillo a China”, dijo Mike Froman, el representante comercial de EEUU.

Ataques al acuerdo

Pero ese argumento no ha ayudado a solidificar el respaldo en el Congreso, donde la mayoría de los demócratas se opone al acuerdo y los legisladores republicanos que durante años han defendido el TPP y otros acuerdos comerciales han dejado de apoyarlo. Los dos principales candidatos presidenciales también han atacado el acuerdo.

La semana pasada, el senador republicano Pat Toomey, expresidente del Club para el Crecimiento, un bastión de la economía de libre mercado, se pronunció en contra del TPP en un intento por ganarse a los votantes de clase trabajadora en su disputada carrera por la reelección en Pensilvania.

Al mismo tiempo, la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton, quien ha dicho que se opone al pacto en su forma actual, está bajo una creciente presión de la izquierda para que rechace abiertamente el acuerdo, que antes apoyó cuando era la secretaria de Estado de Obama.

Preocupación por la ambición de China

El acuerdo, que implica un giro de EEUU a Asia, fue dado a conocer en 2011 y refleja la preocupación por la ambición de China por convertir su poder económico en poder duro en una región con creciente importancia.

Las tensiones han ido en aumento con una China que ha puesto a prueba el dominio militar de EEUU con sus reclamaciones sobre el Mar del Sur de China y sus protestas por la instalación de baterías antimisiles de EEUU en Corea del Sur.

El pacto propuesto, que los gobiernos socios cerraron el año pasado, eliminaría o reduciría unos 18.000 aranceles para un grupo de naciones de la cuenca del Pacífico en América, Asia y Oceanía, un área que representa el 40% de la economía mundial.

China, que no forma parte del acuerdo Transpacífico, está negociando un acuerdo por separado en Asia sin la participación de EEUU y prometiendo más préstamos regionales a través de un nuevo banco y un fondo de 40.000 millones de dólares para la llamada Ruta de la Seda.

Muchos expertos en comercio internacional dicen que la Administración Obama exagera al presentar al TTP como una cuestión de vida o muerte para saber si será EEUU o China la potencia que establezca las reglas del comercio mundial.

Reducción de aranceles

El acuerdo respaldado por China no crea nuevos marcos comerciales. Es más bien un ejercicio convencional de reducción de aranceles, y menos ambicioso que el TTP. Los dos pactos no son mutuamente excluyentes; las naciones asiáticas siempre tuvieron la intención de unirse a ambos.

Pero la recarga del TTP con implicaciones geopolíticas ha elevado las apuestas. “Para los amigos y los socios de EEUU, la ratificación [del TPP] es una prueba de fuego de la credibilidad y seriedad de propósito” estadounidenses, dijo este mes en Washington el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong.

Los observadores interpretaron que Lee hablaba en nombre de otros firmantes asiáticos del TTP como Japón, Vietnam, Malasia y Brunei, mientras que Indonesia, Corea del Sur y otros países están considerándolo.

EEUU, por cierto, está profundamente integrado con Asia a través de sus grandes relaciones comerciales con China y otras economías, así como por los tratados de defensa con Japón, Corea del Sur y Filipinas. Es poco probable que esos lazos cambien independientemente del destino del pacto comercial, dicen muchos expertos.

Pero los líderes asiáticos que gastaron capital político para apoyar el TTP estarán probablemente menos dispuestos a volver a hacerlo si el acuerdo se diluye, según los expertos. Los países más pequeños, que buscan un equilibrio en sus relaciones con China y EEUU, pueden volverse más desconfiados de Washington y más complacientes con Beijing.

“Obama se dedicó a convencer a estos países de que hicieran las cosas como parte de un esfuerzo para demostrar que de alguna manera podemos hacer frente a China”, dijo Yukon Huang, ex jefe del Banco Mundial para China y asociado sénior de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional. “Pero ahora, si (el acuerdo) no es aprobado, aquellos (países) van a adoptar un enfoque mucho más escéptico.”

Vietnam, por ejemplo, es visto como un gran ganador del acuerdo, que traería a su economía un impulso estimado en un 11% para 2025. Cuatro décadas después de haberse enfrentado en una guerra, EEUU y Vietnam se están acercando cada vez más, unidos por las preocupaciones comunes por la expansión de Beijing en el Mar del Sur de China en aguas cuya soberanía Vietnam también reclama.

Este año, EEUU levantó la prohibición de venta de armas letales a Vietnam. La nación comunista logró concesiones especiales para unirse al pacto.

“Todavía tenemos la esperanza de que Obama será capaz de ratificar el acuerdo durante sus últimos meses en el cargo”, dijo Luong Van Tu, exministro de comercio de Vietnam.

Pieza fundamental para Japón

Pero nadie tiene más en juego que Shinzo Abe, el primer ministro de Japón, el aliado más cercano de EEUU en la región. Abe hizo del TTP una pieza fundamental de su estrategia nacional y externa, y se enfrentó con una significativa oposición del poderoso sector agrícola japonés y otros intereses sectoriales.

Las “abenomics”, el plan económico de Abe para sacar de su largo letargo a la tercera economía más grande del mundo se basa en el TPP como un motor de crecimiento y reforma económica. En el ámbito internacional, el acuerdo también es clave para su estrategia de contención de China a través de una alianza de las naciones de Asia oriental bajo el paraguas de la influencia económica de EEUU.

Si el TTP falla, “habrá un impacto muy negativo desde el punto de vista de la seguridad económica”, dijo Yorizumi Watanabe, un exfuncionario de comercio japonés y profesor de la Universidad de Keio, en Tokio.

Cuando se iniciaron las conversaciones, bajo la presidencia de George W. Bush, el TTP era poco más que un juego estratégico. Incluso China consideró unirse en algún momento. Esto cambió a medida que China comenzó a enviar señales agresivas hacia el exterior. El Gobierno de Obama adoptó entonces el TTP como un ancla económica de su reforzada estrategia asiática.

Irónicamente, el acuerdo ahora se tambalea porque se enfocó demasiado sobre política exterior y no lo suficiente sobre los beneficios económicos, dice Michael R. Wessel, miembro de la Comisión de Revisión de Economía y Seguridad EEUU-China del Congreso.

“El argumento cambió muy tempranamente, de puestos de trabajo a la necesidad de apoyar los objetivos de política exterior (de Washington) en la región”, dijo Wessel, que ha trabajado para muchos demócratas y con los sindicatos, que tradicionalmente se han opuesto a los acuerdos comerciales. “Bueno, el trabajador estadounidense estaba harto de ceder puestos de trabajo por los objetivos de política exterior”.

Fuente: Confirmado/ WSJ

 

 

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>