Publicado el: Lun, Mar 28th, 2016

En pocas palabras: Al final de la elipse

culto a chavez (600 x 400)
Ramón Peña

Una trayectoria de auge, caída y desaparición dibuja la suerte de las promesas del Chavismo en estos más de 17 años. Empoderado en 1998 por una seducida clase media, su ejercicio de gobierno llenó de ilusión a la inmensa mayoría de los más necesitados. Su oferta era casi axiomática: erradicar la corrupción, alcanzar la máxima felicidad para el pueblo y fundar una nueva república socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana. Con esa epifanía y el encanto de un vendedor de milagros, la revolución y su líder se convirtieron en la mayor expectativa conocida en nuestra historia.

Han transcurrido más de 6.200 días, una generación completa, los nacidos bajo este proyecto ya casi alcanzan la mayoría de edad. Durante este tiempo las arcas de la nación registraron una abundancia no conocida antes jamás. ¿Qué ha quedado de toda aquella generosa promesa?

De justicieros pasaron a prófugos. Las encuestas y los propios indicadores oficiales dibujan una sociedad, no solo infeliz, sino abatida y atrasada si se la compara con cualquiera otra del continente; de justicia social, solo se puede rescatar que el padecimiento se reparte y alcanza para casi todos; la economía es escasa, pobre y cada vez más lejos de ser libre. En cuanto a la soberanía, nunca antes había sido tan prostituida.

Se marchitó la epifanía, murió el vendedor de mentiras, hoy queda solo una tropa sin líder y sin gracia, que no sabe de caminos para ir a ninguna otra parte. Por eso ha dispuesto las carretas en círculo para defenderse y vegetar en el poder.

Es necesario algo más que un tibio asedio para que se rinda…

Caracas, 28/3/2016

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>