Publicado el: Lun, Ago 1st, 2016

En pocas palabras: La conexión K-Ch

Chavez_Kirc_Lula1-
Ramón Peña

En la memoria de los argentinos, crece la percepción de haber sido gobernados por una banda criminal –no por una organización política- durante el reinado de la familia Kirchner. Es abrumadora la lista de delitos atribuidos a estos sujetos y su corte de favoritos. Ya hay causas judiciales abiertas a más de sesenta ex ministros, alcaldes, gobernadores y enchufados del régimen; también a los hijos de la familia presidencial a quienes su propia madre involucró (US$ 4.5 millones en la caja bancaria de Florencia Kirchner). Solo la declaración patrimonial de la ex presidente revela un incremento de 1.200% desde el ascenso al poder de la familia en 2003.

De manera parecida al petróleo, entre 2007 y 2012, los commodities argentinos (soya, trigo maíz) se cotizaron al precio más alto de su historia. Se colmaron las arcas públicas para el festín de la codicia.

Pero en estos últimos días la noticia más intensa en las páginas de los diarios argentinos es la conexión del latrocinio K con el régimen chavista de Venezuela. La afinidad ideológica entre los dos gobiernos rápidamente se materializó en dólares. Los delitos de cohecho fueron prácticamente institucionalizados con la creación de una “embajada paralela” en Caracas. Se atribuye la idea al señor Julio De Vido, Ministro de Planificación, quien fungió como “plenipotenciario” con el beneplácito de Hugo Chávez. Además de un oscuro fideicomiso que llegó a acumular US$10 mil millones, por allí se colaron turbias transacciones de maquinaria agrícola, productos de higiene, fármacos, y hasta decodificadores chinos. A título de ejemplo de estas complicidades, un hijo de De Vido exportó 100 mil toneladas de arroz a nuestro hambreado país con una sobrefacturación de 80%, incluidas las coimas para ministros venezolanos.

Hoy la justicia argentina está haciendo su trabajo. Ya le vendrá el turno a la vindicta pública venezolana.

------

------