Publicado el: Lun, Nov 9th, 2015

En pocas palabras: La banalidad de Nieves

NievesFranklin291015
Por: Ramón Peña

Es inescapable preguntarse qué sentimiento mueve a seres como el fiscal Nieves para haber cometido un acto tan indigno como el que ahora confiesa arrepentido. ¿Cuál era su grado de responsabilidad? ¿Estaba o no en capacidad de dilucidar sobre sus ejecutorias? ¿Qué pieza del delito representaba? Con estas inquietudes recordamos las apreciaciones de Hanna Arendt cuando, comisionada por la revista The New Yorker, cubrió el juicio a Adolf Eichmann en Israel. Su diagnóstico de aquel siniestro hombrecillo fue tajante: “No es temible, es un don nadie…un mediocre y maquinal burócrata…alguien que renunció a su capacidad de pensar, no hacia juicios morales…”
Ciertamente son de distinto tenor los crímenes de Eichmann comparados con los de Nieves y las decenas de jueces y fiscales que como Nieves durante estos años han condenado a seres inocentes, o los de centenares de guardias nacionales y otros esbirros que han matado o apaleado a manifestantes en las calles, o que han torturado a jóvenes en las cárceles. Pero en común, unos y otros actúan sin deliberar con su propia conciencia, su voluntad enajenada por una mente superior o por una autoridad deidificada que los induce a cometer crímenes contra la humanidad. Y esa es una característica del Totalitarismo, dice Arendt. La obediencia maquinal, en ocasiones combinada con el miedo -como alega Nieves- les borra todo rasgo de moralidad. Nieves fue un ejecutor, un verdugo, pero no se le puede atribuir la culpa mayor de su delito, esta la han de pagar otros cuyos nombres ya conocemos porque él mismo se ha ocupado de revelarlos.
Concluimos con Arendt: “El mayor mal en el mundo es cometido por seres insignificantes, sin motivo y sin convicciones demoniacas, por seres que se rehusan a ser personas. Esa es la banalidad del mal.”

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>