Publicado el: Mar, Ago 19th, 2014

En Venezuela Cheverito murió antes de salir de Cuba

-“Cheverito”, una campaña no tan chévere del Gobierno venezolano
-Este personaje, inspirado en una fracasada campaña cubana, se ha ganado el rechazo masivo y ha sido criticado duramente en las redes sociales por los venezolanos

A finales de julio y con el fin de coincidir con las vacaciones escolares, el Gobierno venezolano lanzó la campaña “Cheverito”, en la que un turista en formato animado relata sus recorridos a través de historietas por todo el país, acompañado de una mochila, una cámara fotográfica y lo que parece una gota de agua que funge como su acompañante de aventuras.

La idea, que nació como complemento al lema “Venezuela, el destino más chévere”, que ideó el ministro de Turismo, Andrés Izarra, fue objeto no solo de burlas, sino del rechazo de parte de muchos venezolanos que a través de las redes sociales criticaron el mensaje que trata de enviar la figura en sus viajes por el país.

Y es que para nadie es un secreto, que el turismo en Venezuela se ha convertido en una lotería. Los índices de inseguridad, así como los elevados precios y la inexistencia de boletos complican a los locales cualquier intención de viajar por destinos que sí parece disfrutar la figura, por lo menos en la ficción.

Cachetada roja, rojita

Buena parte de la resistencia hacia el curioso muñequito se debe precisamente al asesinato de la actriz Mónica Spear y su esposo Thomas Berry mientras hacían turismo en la provincia venezolana a inicios de año.

Para muchos locales, los mensajes de “Cheverito” no se ajustan a la realidad. Por el contrario, contrastan con ésta, por lo que la gente recuerda las penurias turísticas del país para responderle a la figura.

Uno de ellos es el ataque a más de 18 vehículos ocurrido el pasado mes de julio, exactamente el día en que se cumplían seis meses del trágico hecho de la actriz. El acto vandálico ocurrió en el mismo lugar, la carretera Valencia–Puerto Cabello, ubicada en el litoral central venezolano.

Debido a esta “cachetada” que han recibido los venezolanos que no pueden viajar debido a la crisis interna (aún cuando el Gobierno insiste en que existen las condiciones), son muchos los “memes” que han colmado las redes para acabar con la iniciativa.

Una estrategia cubana

Aunado a esta polémica, hace pocos días, el bloguero cubano Yusnaby se refirió a través de la página electrónica cubanet.org al dibujo animado y señaló que éste tuvo su antecedente nada más y nada menos que en Cuba. El bloguero afirma que “los asesores de Nicolás Maduro, una vez más, han “copiado y pegado” una estrategia política fracasada del régimen cubano”.

El “abuelo de Cheverito” –como lo llama Yusnaby- nació durante los primeros años de la revolución castrista, con un fin idéntico al venezolano: fungir como figura propagandística que buscaba promover los viajes dentro de la isla guiados por una caricatura que también tenía su cámara fotográfica y se definía como amante del campo.

“El abuelo cubano de Cheverito se las vio negras para poder hacer turismo nacional. A los pocos años de su lanzamiento, el régimen comenzó a construir hoteles y centros recreativos sólo para extranjeros. En poco tiempo todos los bares, discotecas, incluso hasta la conocida Tropicana comenzaba a poner sus precios en dólares americanos, dejando al pobre “turista nacional” con pesos en el bolsillo y sin opciones”, explica Yusnaby sobre el fin de la figura que no logró trascender entre los antillanos.

La campaña que parece haber sido presentada como otra de las propuestas del paquete de la franquicia cubana archiconocida en Venezuela fue diseñada y ejecutada por el diseñador antillano Omar Proenza, según informan los conocedores de la materia en las redes sociales venezolanas.

¿Dónde está Cheverito?

En días pasados hubo un revuelo en Venezuela cuando los tuiteros se percataron que la cuenta oficial @CheveritoTours había desaparecido, los chistes sobre su paradero se extendieron, no obstante, el cambio se debió a una reubicación de sus aventuras bajo el nombre de @SomosCheverito, lugar donde se sigue compartiendo sus muy criticados viajes.

Al día de hoy la figura ha sido defendida por el ministro Izarra, quien en varias oportunidades se ha enfrentado a tuiteros que critican al viajero animado. En su defensa lo ha catalogado de “fenómeno comunicacional”.

“[Cheverito] se convirtió en un vehículo de promoción que sobrepasó nuestras expectativas”, afirmó Izarra durante un encuentro con la prensa en el aeropuerto internacional de Caracas, donde también reconoció que existen detractores de la figura.

Falta de respeto

Al ser consultado sobre el fracaso inmediato de una propuesta que en principio pudo haber sido una buena idea, el sociólogo Juan Carlos Araujo, sostiene que el derrumbe de la propuesta viene dado al hecho de que existe una “distancia entre el país que pinta “Cheverito” y el que se vive diariamente en las calles”.

“La distancia es abismal; porque acá no gozamos de la facilidad para viajar que expresa el personaje del ministerio de Turismo. Su exposición continua en un mundo de fantasía puede ser insultante, una falta de respeto”, añade el experto.

Señala que por sí mismo “Cheverito” fracasó y que eso quedó evidenciado cuando días posteriores a su lanzamiento a través de las redes sociales se pudo observar al dibujo refiriéndose despectivamente a la oposición venezolana tras las críticas que le llovían en las redes sociales.

“El Gobierno tiene un grave problema de sintonía con la gente. Si el receptor no se siente identificado con el mensaje lo rechazará. En Venezuela tenemos toda una maquinaria de medios públicos y privados que están al servicio de ciertas corrientes y ni siquiera eso ha sido efectivo para unificar pensamientos.nEl Gobierno está consciente de su fracaso reiterado y esta no es la excepción”, finaliza.

Diario Las Americas

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>