Publicado el: Jue, May 21st, 2015

En Venezuela hay una “campaña de acoso a los medios que se oponen a Nicolás Maduro”

Los medios de comunicación en el vecino país enfrentan una demanda por reproducir la información publicada recientemente por el periódico The Wall Street Journal, sobre posibles vínculos del presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello con el narcotráfico. Esta situación ha sido considerada como un atentando a la libertad de prensa y una coartación a los medios de comunicación, los cuales están cumpliendo con el deber de informar a la ciudadanía sobre lo que ocurre en Venezuela, como afirmó Miguel Henrique Otero, director del periódico El Nacional.

La acción legal interpuesta por Cabello es una situación que refleja “la campaña de acoso a los medios” que se vive en la república bolivariana, afirmó Catalina Botero, exrelatora de libertad de expresión de la OEA. De acuerdo a ella, según consagran diversas normas a nivel internacional, los medios de comunicación tienen derecho a hacer reportes sobre lo que otros informativos dicen, así como a poner en conocimiento público todo lo que está ocurriendo sin que por ello sean demandados. Por eso, para Botero, este caso es sólo un reflejo de la persecución a los informativos independientes y a quienes están en la oposición del gobierno de Nicolás Maduro.

No obstante, Eleazar Díaz Rangel, director del diario Últimas Noticias, afirmó que los medios de su país “viven una crisis ética” pues lo que replicaron los diarios en contra de Diosdado Cabello es una acusación sin fundamentos que “no se puede desvincular de la campaña en contra del gobierno actual”.

Para Juan Forero, periodista de The Wall Street Journal y coautor de la información que involucra a Cabello, el reportaje no está emitiendo un juicio sino que se limita a contar sobre las investigaciones que lleva a cabo actualmente el gobierno de los Estados Unidos contra el dirigente oficialista y otros militares, debido a que nadie puede negar que “Venezuela es un trampolín de la coca que va a Estados Unidos y a Europa”.

Frente a esto, la exrelatora de libertad de expresión de la OEA opinó que el gobierno está pidiendo a los medios de comunicación pruebas de lo que están publicando, es decir, que actúen como el Ministerio Público, y este no es su deber. Además, aunque Díaz Rangel afirma que en Venezuela hay crispación y predisposición de los políticos frente a los medios, estas no son razones suficientes para que los funcionarios se blinden frente a las críticas que hacen tanto los informativos como los defensores de Derechos Humanos. Botero agregó que no es válido que se esté utilizando “la teoría del enemigo interno para justificar el menoscabo a las libertades de garantías”.

Para concluir, Otero mostró su preocupación porque en el vecino país “el periodismo independiente está arrinconado”, a pesar de que su contradictor, el director del diario Últimas Noticias, afirmara que hay muchos medios, como el suyo, que buscan la pluralidad y el equilibrio de la información. Por otra parte, Forero aseguró que los ciudadanos venezolanos no conocen lo que en realidad sucede en su país, debido a que la mayoría sólo tiene acceso a lo que dice la posición oficial y esto, como ratificó Catalina Botero, es muy peligroso tanto para el gobierno como para la sociedad.

Revista Semana

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>