Publicado el: Mie, May 15th, 2013

En Venezuela veneran a delicuentes muertos

 

  La insolita Venezuela

Edwin Villasmil   El Nuevo Herald

Sin haber logrado el Dr. José Gregorio Hernández la canonización en Venezuela, nuevos postulantes aspiran a ser incluidos en el libro que recoge la vida de los santos, sin cumplir con estrictos requisitos de moral religiosa.

Al igual que en la frontera norte de México, donde narcotraficantes. ladrones, pandilleros y gente de mal vivir veneran a la Santa Muerte, en Venezuela crecen los adoradores de la Corte Malandra, conjunto de delincuentes muertos en enfrentamientos con la policía que acompañan a Ismael Sánchez, el santo patrón, conocido también como el niño Ismael, matón milagroso, atracador de bancos y cuyos restos mortales depositados en el Cementerio General del Sur en Caracas, son visitados por criminales que abogan su protección divina para continuar con sus nada santos oficios sin ser víctimas de una emboscada. A la estatua de Ismaelito se le baña con licor, preferiblemente anís, se le coloca un cigarrillo encendido en la boca, se le ofrendan drogas, tabacos, velas e incienso, ante la presencia de devotos santeros que se encargan del mantenimiento y de la seguridad contra actos vandálicos al santuario. Escoltan a Ismael el santo mayor, la Chama Isabel, el Jhonny, Ramón, Machera y el Freddy, individuos cuyas vidas transcurrieron al margen de la ley al igual que la del tristemente célebre Petróleo Crudo, venerado hampón de los años 50, especie de Robin Hood caraqueño, muerto por elbrazo armado de la autoridad luego de ejercer su santa voluntad criminal.

Esta sórdida veneración por imágines de malhechores, se da en un país donde según nada confiables cifras del Ministerio del Interior, en el 2012 se cometieron más de 16,000 homicidios y en el transcurso del 2013 se han registrado más de 3,400 asesinatos.

El tema de la inseguridad ocupa la atención de Venezuela y ante este desamparo en el cual están sumidos los intranquilos habitantes, Nicolás Maduro, presidente por la santísima voluntad del fallecido comandante, vocifera que su mandato será el de la paz, ante lo cual el pueblo se pregunta: ¿será la de los santos sepulcros?

/El Nuevo Herald

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>