Publicado el: Dom, Dic 6th, 2015

España: “Ciudadanos” un nuevo partido político está ganando terreno

ciudadanos
Ciudadanos’ gana terreno en España, desde el centro
Su líder es un político joven que se ha convertido en la contraparte de Pablo Iglesias, del izquierdista Podemos
Ciudadanos apoya una política económica liberal y se propone combatir la corrupción
Si gana, sería el primer partido europeo en ocupar cargos sin haber tenido representación en el Parlamento nacional

Las escisiones en la política en Europa han provocado el surgimiento de numerosos partidos advenedizos, por lo general, en los extremos, sean de izquierda o de derecha.

Sin embargo, en el cambiante panorama político de España, un partido nuevo, de forma sorpresiva, está logrando atacar desde el centro, desafiando a conservadores y socialistas por igual, y ahora está posicionado para ser la influencia potencial en lo que las encuestas de opinión indican que serán unas elecciones de máximo suspenso ahora en diciembre.

Ese partido, llamado Ciudadanos, ha expandido su base en forma constante, se ha disparado en las encuestas de opinión y desplazó al otro partido insurgente de España, Podemos, como la amenaza en ciernes para los partidos establecidos del país.

Su dirigente Albert Rivera, de 36 años, un abogado de formación y ex nadador de competiciones, causó de inmediato un escándalo al posar desnudo para un cartel a fin de simbolizar el nacimiento de Ciudadanos como un partido regional catalán en el 2006.

Aun cuando el partido entró en la política nacional apenas el año pasado, ha logrado, rápidamente, afectar las cosas al colocar sus intereses en el centro político cada vez más vacante, alejándose de los extremos.

Se opone al separatismo catalán, lo cual le ha permitido extender su atractivo fuera de su región de origen, mientras Cataluña y su conflicto secesionista se han disparado al primer sitio de la agenda política nacional.

Apoya un programa económico liberal, pero en alguna parte entre las políticas de austeridad del gobierno conservador del primer ministro Mariano Rajoy y sus principales oponentes, los socialistas.

“El reto para Rivera ha sido convertir lo que era un partido unidimensional, opuesto a la independencia catalana, en algo más sofisticado”, notó Juan Ignacio Torreblanca, un profesor de política en la Universidad Nacional de Educación a Distancia, una institución española.

“Rivera ha estado tratando de hacer que su partido sea la respuesta perfecta a los excesos, tanto de los conservadores como de los socialistas que han dominado durante tanto tiempo a España”, añadió.

Rivera reconoce el valor de su posicionamiento en un punto medio, en particular cuando se compara con Podemos, el otro chico nuevo en la cuadra de la política española, que también tiene un dirigente juvenil, Pablo Iglesias, con 37 años de edad.

CIUDADANOS HA EXPANDIDO SU BASE, SE HA DISPARADO EN LAS ENCUESTAS DE OPINIÓN Y DESPLAZÓ AL OTRO PARTIDO INSURGENTE DE ESPAÑA, PODEMOS, COMO LA AMENAZA EN CIERNES PARA LOS PARTIDOS ESTABLECIDOS DEL PAÍS

“No tenemos que movernos al centro porque ya estamos ahí, lo que es mucho más creíble que el camino de un partido como Podemos que comenzó con una posición muchísimo más extrema”, dijo Rivera en una entrevista en las oficinas centrales de su partido en Barcelona.

El descenso de Podemos

De hecho, el reciente ascenso de Ciudadanos en las encuestas de opinión ha coincidido con el descenso de Podemos, que tuvo grandes avances en elecciones municipales en mayo y se lo veía como el principal retador para los partidos establecidos de España.

No obstante, desde entonces, Iglesias ha batallado para cambiar a su partido hacia un electorado más centrista sin perder el apoyo de la extrema izquierda que lo fundó en el 2014, después de dirigir las protestas callejeras en contra de las políticas de austeridad del gobierno de Rajoy durante la recesión y la crisis bancaria en España.

Mientras que la propia crisis económica de Grecia se ha prolongado, Podemos se ha contaminado recientemente por su apoyo incondicional a Syriza, su contraparte griega, como un modelo a seguir de manejo económico europeo de izquierda.

RIVERA HA ESTADO TRATANDO DE HACER QUE SU PARTIDO SEA LA RESPUESTA PERFECTA A LOS EXCESOS, TANTO DE LOS CONSERVADORES COMO DE LOS SOCIALISTAS QUE HAN DOMINADO DURANTE TANTO TIEMPO A ESPAÑA
Juan Ignacio Torreblanca, profesor de política, Universidad Nacional de Educación a Distancia

En septiembre, Podemos sufrió otro golpe en elecciones regionales catalanas, cuando le fue bastante mal tras intentar quedarse al margen del conflicto secesionista.

“Tener una posición ambivalente sobre la independencia catalana realmente ha dañado a Podemos”, notó Federico Santi, un analista de riesgos políticos en Eurasia Group, un centro de estudios con sede en Londres. “Realmente no han logrado dar el paso del partido de protesta y crítica de los partidos principales a ser uno que pueda construir su propia plataforma”.

En comparación, en las elecciones recientes en Cataluña, Ciudadanos eclipsó al Partido Popular de Rajoy –el cual ha estado atrapado en una batalla cada vez más contenciosa con los dirigentes catalanes por su campaña independentista–, como una fuerza política más creíble que se opone a la secesión.

“La mayoría de los políticos han tratado de obtener ganancias políticas y personales con el problema catalán, pero a Rivera siempre lo ha impulsado una convicción absoluta”, dijo Josep Borrell, un profesor catalán de economía y ex dirigente del Partido Socialista Español. “Realmente, fue el único político catalán preparado para denunciar la mitología de la nación catalana desde el día uno”.

Sin embargo, cuando se trata de hablar de un posible acuerdo político después de las elecciones del 20 de diciembre, Rivera es mucho menos comunicativo.

Dado el lugar de su partido en el centro, está posicionado para girar a la izquierda o a la derecha y, por tanto, podría ser el elemento crucial en cualquier nueva coalición de gobierno.

Rivera, no obstante, insistió en la entrevista en que no pondría en peligro el desarrollo de largo plazo de Ciudadanos por unirse a un nuevo gobierno que no esté comprometido con su agenda de reformas.

Por ejemplo, Rivera dijo que estudió la trayectoria de los demócrata-liberales en Gran Bretaña, los que se unieron a un gobierno conservador de coalición, encabezado por el primer ministro David Cameron en el 2010, pero, luego, se desplomaron en las elecciones de mayo, cuando el electorado británico los castigó por abandonar compromisos anteriores.

“Sabemos lo que pasó en Inglaterra y que entrar en un gobierno que no cree en que tus cambios pueden llevarte a una situación de incongruencia y decepción”, explicó Rivera. “No nos casamos con un partido que no cree en el cambio y en abrir un capítulo nuevo en la política”.

El Partido Popular de Rajoy ha mantenido una delantera muy estrecha en las encuestas de opinión, pero insuficiente para conservar su mayoría parlamentaria.

Se espera que los socialistas, Ciudadanos y Podemos obtengan, cada uno de ellos, más de 10 por ciento de la votación.

No obstante, a últimas fechas, a Podemos lo han dejado rezagado sus principales rivales. Ciudadanos, en particular, le ha quitado parte del apoyo al capitalizar, de forma parecida, la indignación cada vez mayor de los españoles a causa de la corrupción institucionalizada dentro del sistema bipartidista de España.

“No pretendemos cambiar la condición humana y decir que ya no debería haber ladrones, sino que solo queremos asegurarnos de que vayan a la cárcel, en lugar de que continúen sentados en su oficina”, dijo Rivera. “Queremos detener la impunidad”.

Propone reformas

Este mes, Rivera propuso una reforma al poder judicial de España para ayudar a despolitizar a la institución, así como, por otra para, convertir al Senado en una cámara alta del Parlamento más eficiente, al estilo alemán.

“Podemos respondió a la pregunta: ‘¿qué salió mal?’, pero nosotros estamos aquí para responder a la pregunta de ¿qué hacemos ahora?”, notó Rivera. “Por eso es que estamos terminando esta campaña más fuertes que nunca y acercándonos a la victoria”.

Sin embargo, aun si el partido también ha hecho varias propuestas específicas sobre los impuestos y otros problemas, Ciudadanos sigue siendo una especie de camaleón, lo suficientemente flexible como para prestar apoyo a un gobierno conservador regional en Madrid, pero también a uno socialista en Andalucía, una región en el sur de España.

Es difícil definir a Ciudadanos, estuvo de acuerdo Torreblanca, el profesor de política, pero, quizá, podría calificarse de “liberal en economía, liberal en derechos civiles, pero muy a la derecha cuando se trata de defender la identidad española”.

Como parte de su programa electoral, Ciudadanos también está apuntando hacia los separatistas en la región vasca al llamar a la remoción de los beneficios fiscales que Madrid ha otorgado de tiempo atrás a los vascos.

“En el proceso de la unificación fiscal en Europa, hacia donde vamos, no tiene sentido mantener paraísos fiscales dentro de España”, explicó Rivera.

Si gana en diciembre, es probable que Ciudadanos fuera el primer partido europeo que llegara a los cargos sin antes haber tenido ninguna representación en el Parlamento nacional, según Rivera.

El Partido Popular, por otra parte, está buscando convencer al electorado de que España debería apegarse al liderazgo, experimentado y pragmático, del primer ministro Rajoy, de 60 años, para no desviar la recuperación económica de España y evitar la división del país.

“¿Prefieren un tipo alto y joven que pilotee su avión o uno que ha sobrevivido a varias tormentas?”, preguntó Pablo Casado, un legislador que es portavoz del Partido Popular de Rajoy.

Rivera, no obstante, tenía otra respuesta perspicaz a esa interrogante.

Rajoy, dijo, ha conducido a un gobierno que ha estado alejado de los problemas del ciudadano común y “nunca abandonó el simulador de vuelos”.

El Nuevo Herald

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>