Publicado el: Dom, Feb 1st, 2015

España: ¿Es Podemos una franquicia del chavismo bolivariano?

A medida que sube en intención de voto en los sondeos, el flamante partido se cura del calentón revolucionario de primera hora y se va dando una pátina de responsabilidad política y sentido de Estado, mientras se sacude el polvo bolivariano para descaracterizarse como “la franquicia española del chavismo”.

Esa es la etiqueta que le pegaron sus rivales de derecha debido a las relaciones íntimas con el régimen de Caracas de sus principales dirigentes, que en su día asesoraron al difunto ex teniente coronel Hugo Chávez, se colocaron incondicionalmente al lado de la “revolución” y contra la oposición venezolana, expresaron sólidas convicciones chavistas y exaltaron la obra del caudillo bolivariano.

Con unas u otras palabras se manifestaron en ese sentido Pablo Iglesias, Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero, que ocupan los lugares uno, dos y tres en la jerarquía de Podemos.

Pero ha llegado la hora del desmarcaje debido al recelo que esas amistades peligrosas despiertan en los sectores más moderados del electorado español, porque la clave del éxito, reconocidamente, está en el centro, a juzgar por lo que última-mente explica Iglesia, de 36 años y secretario general de Podemos.

Iglesias manifiesta, por ejemplo, que la referencia para él no es Sudamérica sino la socialdemocracia nórdica, en un desmarque evidente de la Venezuela de Nicolás Maduro, legatario del difunto ex teniente coronel Chávez.

“La corrupción en Venezuela es escandalosa. Me gusta más lo que hacen en Ecuador, pero para gobernar España me voy a fijar más en lo que se hace en Noruega o Finlandia (…) No nos vamos a fijar en lo que hacen en países de la periferia mundial (…) No estamos haciendo una revolución sino algo más modesto: que la gente se empodere”, precisó Iglesias en la televisión pública.
Por su lado, Errejón, el número dos, de 31 años, pone de manifiesto que en el programa de Podemos “no hay nada de Venezuela ni de chavismo”. Califica de “analfabetos políticos” a quienes creen que lo que sucede en Venezuela es un modelo para España.

Nada más lejos —arguye— porque es «absurdo tratar de imitar cosas que suceden en muchos lugares distantes, que tienen sus virtudes pero también sus fallos.

“Venezuela en modo alguno es una hoja de ruta para lo que tiene que suceder en España”, remacha.

La relación entusiástica de los principales dirigentes de Podemos con la «revolución bolivariana» y sus alabanzas apasionadas a Chávez y su legado, recuperadas en vídeo en Internet, se ha convertido en el flanco débil por donde la activa maquinaria de la guerra política y mediática conservadora más duramente les embisten, mientras que presentan al chavismo como una fracasada aventura populista, neocomunista y liberticida.

María Dolores de Cospedal, «número dos» del conservador Partido Popular (PP), en el poder con mayoría absoluta desde hace tres años, acaba de declarar que Podemos «nació con el régimen venezolano como espejo, con esa admiración confesada» y tal como a su juicio sucedió en el país de Chávez, también en España puede «terminar con la democracia». Las huestes mediáticas del PP suelen mostrarse sobre ese asunto bastante más belicosas.

Los últimos sondeos hacen del neófito Podemos una de las tres fuerzas preferidas del electorado español, codo a codo con las añejas formaciones tradicionales: el PP y el Partido Socialista Obrero Español PSOE), que desde la liquidación de la dictadura franquista, hace 40 años, fueron los rocosos cimientos del sistema democrático del país ibérico, si bien han devenido en sujetos de la ira de una ciudadanía harta de corruptelas, despilfarro y clientelismo.

Los porcentajes de Podemos oscilan del 24,8 % al 29,5 %, sin alcanzar la mayoría suficiente que eventualmente permitiría formar gobierno. En tanto, Iglesias es el dirigente mejor valorado de todo el elenco político español. Así mete miedo tanto a conservadores como a socialistas. Sobre todo a estos últimos, cuyo espacio ideológico Iglesias y los suyos disputan a dentelladas.

Ambos partidos se han visto obligados a danzar al ritmo que marca Podemos, a adaptarse a una nueva realidad en vista del hondo calado alcanzado en tan corto tiempo por el discurso regenerador, sagaz y contagiante, de Iglesias.

Su retórica ha desnudado la España de la corrupción y el latrocinio, así como los hábitos oligárquicos de una dirigencia a la que llaman «la casta de sinvergüenzas que nos han robado a manos llenas».

También PP y PSOE, en medio de su tremendo desgaste, han puesto a trabajar sus laboratorios de guerra política a ver si pueden destrozar a Podemos, aunque hay expertos que aducen que entre más insistan por ese camino más hondo será en el hartazgo del electorado en las dos formaciones.

En un hipotético ejercicio de pactos, si ningún partido lograra mayoría en las próximas elecciones, tres formaciones de izquierda —PSOE, Podemos y la comunista Izquierda Unida— atraen hoy en conjunto, de acuerdo a los sondeos, a más de la mitad del electorado español.

Esto abre la perspectiva de un «frentepopulista» o de «unidad popular», como se ha escuchado a algún dirigente de Podemos, dando la impresión de que esa alianza sería posible. Aunque hoy los socialistas rechazan las coaliciones por la izquierda y por la derecha.

Mientras, los conservadores sufren una drástica rebaja de expectativa en torno al 25% de aceptación, contra el 44 % del voto logrado en las legislativas de noviembre de 2011. Esto muestra hasta qué punto han quemado en tres años a Mariano Rajoy sus recetas ortodoxas de ajustes presupuestarios y recortes sociales, con un desempleo abrumador, una deuda impagable y aumento de la pobreza en un país que hasta antier se sentía rico e inmune.

Convencido de que va por el buen camino y España dejó atrás la crisis, Rajoy advierte que no habrá paso atrás. «Aquí no caben ocurrencias ni frivolidades. Cualquier rectificación de lo hecho sería un grave error», acaba de decir.

Rajoy reitera su intención de volver a encabezar su partido en la próxima contienda electoral, que se celebrará de aquí a no más allá de 12 meses. Pero en el PP se aprecian luchas fratricidas en previsión de que Rajoy resulte abrasado.

Si en pocos meses —de enero a diciembre— Podemos ha alcanzado tan alto nivel de aceptación, es imprevisible vaticinar si Iglesias y el grupo de politólogos y sociólogos que integran el núcleo duro del partido podrá cumplir ese sueño que, el día de su proclamación como secretario general, él sintetizo con la metáfora de «tomar el cielo por asalto».

Estos «demonios» están en posición inmejorable para conseguirlo, con casi 12 meses por delante hasta las próximas legislativas y sin que los propósitos de enmienda de conservadores y socialistas hayan alcanzado indulgencia del electorado.

«Las posibilidades de cambio están ahí para quedarse», proclamó el vicelíder Errejón a la vista de las encuestas.

Desde el lado americano del charco

En tanto, el régimen venezolano anida la esperanza de que una España gobernada por Podemos —o por las izquierdas— vire cabeza de playa en Europa de las causas bolivarianas, como lo confiesa un reciente informe remitido a Caracas por el embajador venezolano en Madrid, Mario Isea.

De modo que parece haber una sustancial distancia entre aquel naciente Podemos blandiendo consignas de la izquierda anticapitalista radical y el que acaba el año 2014, con nuevas propuestas pragmáticas, un aparente conciencia de Estado de la que hasta hace poco carecía y ese sentido de responsabilidad del que Pablo Iglesias ha comenzado a hacer gala.

Salvo que el lobo se haya disfrazado de cordero, como aducen sus enemigos conservadores.

Además, Podemos como azote de herejes ha sentido en carne propia la mordida del látigo con el que flagelaban a los corruptos, al ser acusados, sobre todo Iglesias, de prácticas propias de la rancia clase dirigente a la escarnecen: pagos «en negro», faltas fiscales y amiguismo, además de haber percibido dinero de regímenes execrados por la derecha como el iraní o el venezolano. Todo eso restó a Podemos tres puntos porcentuales de noviembre a diciembre en las encuestas.

Es cierto que el chavismo fue producto de la putrefacción del sistema bipartidista que durante cuarenta años estuvo en vigor en Venezuela, mediante un pacto entre demócratas alcanzado en 1958, un modelo parecido al adoptado en España a partir de 1978, tras la liquidación de la dictadura franquista.

Pero el fracaso de bipartidismo, como alternancia en el poder entre conservadores y socialdemócratas, y de las fuerzas tradicionales de gobierno en general ha llevado a situaciones diferentes según los países. Las resultantes, por ejemplo, fueron Silvio Berlusconi en Italia, Alberto Fujimori en Perú o el citado Hugo Chávez en Venezuela.

Pero podemos parecer tener más que ver con el partido de izquierda radical Syriza, en Grecia, que con el proceso militarista venezolano.

En España, Podemos es consecuencia del estado calamitoso del sistema bipartidista, también de que el país, como en el caso de la Venezuela saudita, pasó de la opulencia el estado de necesidad.

Si bien en España no se ha llegado al extremo que de Venezuela, sumido en casi dos décadas de una prolongada crisis general y acontecimientos sangrientos como “El Caracazo”, o las violentas intentonas golpistas de 1992, o la destitución de un jefe de Estado, en 1993, para ser juzgado por presunta corrupción.

Esa precariedad institucional se arrastró hasta que a finales de 1998 Chávez ganó las presidenciales, pero la violencia no acabó ahí.

¿Es Iglesias una encarnación de Chávez?

La alternativa de Pablo Iglesias no parece hoy un remedo bolivariano, ni por talante y formación del líder o sus adláteres —todos civiles, producto de la sociedad civil, con un frondoso curriculum universitario—, aunque haya entre ellos simpatizantes del chavismo y el castrismo, ni menos por el programa de gobierno, aún solo en esbozo.

Está por ver de qué manera Podemos ejercería el poder en detrimento del modelo dominante por 40 años. Su programa, de casi 70 páginas, se define como «un proyecto económico para la gente» que resumen en «democratizar la economía para salir de la crisis mejorando la equidad, el bienestar y la calidad de vida».

El difunto Chávez fue miembro de una logia militar que en 1982 se conjuró en afanes bolivarianos. Estaba próximo a la tradición caudillista latinoamericana, al populismo del general argentino Juan Domingo Perón, al panamericanismo de militares revolucionarios como el panameño Omar Torrijos o el peruano Juan Velasco Alvarado o al antiimperialismo que tanto rédito durante tantos años ha dado a Fidel Castro. En eso hay un abismo con Pablo Iglesias.

El líder de Podemos es producto del movimiento ciudadano, de una sociedad laica y antimilitarista, hijo de gente de izquierdas que protagonizó la transición, un comunista de juventud, licenciado en derecho y ciencias políticas, con doctorado y maestrías en humanidades y comunicación social, y profesor universitario. Es un líder altermundista ducho en las pugnas dialécticas de academia y de la televisión que podría ser actor principal de la ocupación de Wall Street o capitán de una carga en alta mar de Greenpeace contra balleneros nipones. Algo muy parecido son sus principales aliados.
El caudillo venezolano pasó por la felonía de las dos sangrientas intentonas golpistas. Sobreseída su causa para apaciguar a la familia militar, se alió con grupúsculos de la extrema izquierda extraparlamentaria y rescoldos de la guerrilla castrista que hubo en su país en la década de 1960. Se convirtió en una suerte de vicario de Fidel Castro. Finalmente, en 1998, su proyecto coincidió con una sociedad civil que había pasado por 18 años de crisis y desencanto. En un caldo de cultivo tan acre Chávez se corporizó como nuevo salvador de la patria que ofrecía sepultar “la vieja y podrida Cuarta República”, concebida 40 años antes, para fundar un nuevo país sobre las bases de otra constitución.
Hay que reconocer que los jóvenes líderes de Podemos muestran pretensiones adanistas, al querer refundar la nación española partiendo, como Chávez, de una constituyente, a la que plantean llegar por la vía de un referendo.

Se asemejan al Chávez de 1998 en la ambigüedad del mensaje, el pragmatismo aparente, el dominio de la propaganda, la capitalización del desencanto y en la boca llena de pueblo.

Incluso Iglesias ha imitado algunas expresiones de Chávez como cuando juró como eurodiputado atribuyéndole caducidad a la Carta Magna española o en el momento en que usó la mítica expresión «por ahora» para decir que aún no habían podido derrotar en las urnas a las fuerzas tradicionales, pero eso llegaría.

No se puede descartar que los actuales dirigentes de Podemos se hubieran aproximado al comandante de la boina roja como la misma motivaciones y expectativa que llevó a Jean-Paul Sartre a los brazos de Fidel Castro o Régis Debray a los del Che Guevara. Otra cosa fue si acabaron nutriéndose en la generosa ubre petrolera de Hugo Chávez.

FUENTE: EL ESTIMULO

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>