Published On: vie, Ene 25th, 2013

¿Esta acabada la democracia en Venezuela?

  Por: Fernando Facchin
El esquema básico constitucional del estado de derecho ha sido demolido para imponer un gobierno  amoral y represivo, está hoy patente el sentimiento de desprotección que se nos presenta ante la imprevisión política de la bicefalia palaciega y de los directivos partidistas.

La sociedad quiere una dirección política efectiva, con coraje, que demuestre voluntad cierta y no retórica de luchar por rescatar la democrática de la crisis sistémica a la cual la han llevado, permitiendo pasivamente, en cierto modo, el uso de la violencia política y el vergonzoso sometimiento de nuestra soberanía a una dictadura caribeña. Para mí, la responsabilidad es de los políticos de oficio, pareciera que les gusta vivir de la incertidumbre y sacarle provecho a ella, sin tener interés en la problemática social del país.

En razón a lo expuesto, considero que se requiere una tercera fuerza, la única que hace falta, una fuerza social integrada que se avoque a la disidencia a la cual nos obliga el artículo 350 CRBV.  Esa fuerza social consiente consigo misma para tomar las banderas de la libertad, la dignidad y soberanía contra los fenómenos de alienación gubernamental; el experimento oficialista se ha destacado por   el control de la sociedad, la proliferación superflua de la burocracia, las formas cotidianas de enajenación, las amenazas, la violencia y las insuficiencias institucionales.

Venezuela, en los 40 años de la vilipendiada cuarta,  vivió  el período de estabilidad política, económica y social  más largo y efectivo de todos los periodos políticos desde su nacimiento, ese histórico período cumplió 55 años y hoy, su éxito ha sido secuestrado ilegítimamente por quienes han dado muerte al mismo.

Durante los últimos años se ha percibido una creciente desilusión sobre la dirección partidista y su desvinculación  con la democracia pluralista y participativa dentro de los partidos, donde no tiene cabida los ciudadanos con ideas y pensamiento propio, los liderazgos naturales en los diferentes espacios geográficos; sólo se repiten y apoyan nombres de personas incondicionales, remarcaje de  candidatos sumisos, sin medir sus niveles de mediocridad para ser diputados o concejales, como ha sucedido en la última elección legislativa, lo que trae como consecuencia una progresiva desconfianza hacia las directivas partidistas que han perdido su condición de dirigentes, lo que conlleva una distorsión del análisis sociopolítico del “país real”. En el futuro inmediato  la sociedad civil  se unirá contra los cenáculos y los “consensos secretos”, cuyo resultado fue la pérdida de las gobernaciones. La sociedad  quiere compartir el ideal de la democracia pluralista, sin violencia ni arrodillamiento,   no más MUD al servicio de grupúsculos excluyentes para eventos electorales, ya no hay margen para quienes se creen dueños de la política y ahogan los derechos ciudadanos, ocupémonos del “país real” y no del “país partidista”, avoquemosnos directa y efectivamente en un estudio más profundo que analice y resuelva sobre las metas políticas a fijarse en lo inmediato y no solamente en los eventos electorales, hace falta una ética de la responsabilidad frente a nuestros descendientes y frente el país real y ésta no puede ser la tarea de muchos agentes aislados que persiguen sólo su ventaja individual.  La democracia no está acabada. Pensémosla de nuevo.
ffacchinb@gmail.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>