Publicado el: Dom, May 15th, 2016

“Estado de Excepción”: Terrorismo de Estado

guardia nacional2
FERNANDO FACCHIN B.

“Difícil es templar en el poder a los que por
ambición simularon ser probos.” Salustio

El “Estado de Excepción” recién dictado, es principio básico del terrorismo de estado, lo impone la barbarie política y se ejecuta, sin escrúpulos, mediante la implementación del terror en la sociedad con vulgar ostentación de un supuesto poderío militar, convirtiendo a la Fuerza Armada en siervos obsecuentes, sin honor y sin divisa, forjadores de dominación para la defensa del régimen, en las que se destacan la violencia verbal y física, la represión para acallar el descontento e intimidar a una sociedad inerme, terrorismo de estado vilmente avalado por su padrino, “muñeco de ventrílocuo”, deshonra de un “Ejercito Forjador de Libertades” de tal manera que no pretenden convencer al contrario sino eliminarlo, el terrorismo anula, en forma absoluta, los derechos básicos de los ciudadanos mediante “Estados de Excepción”.

Lo dicho no es un síntoma de fortaleza, sino por el contrario, es un síntoma de gran debilidad, miedo que ahoga al régimen, que no puede sostener el poder sin esos medios de terrorismo y delincuencia política. El régimen no es más que una dominación terrorista que se apoya en la barbarie contra la sociedad, es un sistema en descomposición, en crisis permanente y, para impedir su definitivo hundimiento, adopta el terrorismo de estado en clara violación constitucional, en definitiva, las fuerzas armadas no defienden al ciudadano ni a la patria de los abusos del estado sino al estado de los “abusos” de los ciudadanos, impidiendo la utilización de las vías constitucionales, pacíficas y democráticas, manteniendo un estado de aprensión permanente y violación impune de los derechos y libertades fundamentales con el uso indiscriminado de sus fuerzas represivas al mando de innobles militares.

El régimen es una farsa que no ofrece garantía alguna sobre el respeto hacia la voluntad popular expresada en el voto. Creen que la capacidad de aguante de la sociedad es infinita. La “ceguera” ante la crítica situación del país se explica en su espíritu totalitario, razón por la cual el poder está en franca decadencia.

Desde las altas esferas del poder se comete impunemente tamaño desafuero delictivo, como lo es el terrorismo de estado disfrazado en un “Estado de Excepción”, el decreto en comento, con el despliegue televisivo de su anuncio, ante un “anémico” y mal llamado “Poder Moral” y un amoral y cómplice ofensor del pueblo, nos hace recordar al Libertador que cuando instauró el primer poder moral dijo: “Constituyamos este areópago (…) para que purifique lo que se haya corrompido en la República; que acuse la ingratitud, el egoísmo, la frialdad del amor a la patria, el ocio, la negligencia de los ciudadanos; que juzgue de los principios de corrupción; de los ejemplos perniciosos; debiendo corregir las costumbres con penas morales, como las leyes castigan los delitos con penas aflictivas, y no solamente lo que choca contra ellas, sino lo que las burla; no solamente lo que las ataca, sino lo que las debilita; no solamente lo que viola la Constitución, sino lo que viola el respeto público…” La sociedad no perderá el rumbo en la búsqueda del sentido en medio del caos y el horror producto de la barbarie oficialista.

El poder político amoral siempre ha sabido matar y la represión es el brazo ejecutor de ese poder maligno, producto del acrecentamiento del hampa política. “Un tipo de hampa que está llenando al país de palabras huecas, estúpidas, irresponsables, criminales, en el intento de acabar la crepitación de la tragedia, y, mientras, cada vez hay más sangre venezolana en las mandíbulas de las bestias” Milagros Socorro. El Nacional. 18-01.09.

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>