Published On: jue, Mar 22nd, 2018

Estudio realizado muestra por qué a muchos colombianos los tiene sin cuidado quién sea el próximo presidente del país


“Al colombiano le asquea la política” y otras frases emergentes sobre el proceso electoral
Un estudio realizado por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) muestra por qué a muchos colombianos los tiene sin cuidado quién sea el próximo presidente del país.

El Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) reveló este miércoles los resultados de un nuevo estudio de opinión pública (demoscópico cualitativo), cuyo objetivo fue tantear el clima en torno a las elecciones presidenciales en el país. El documento, realizado por los investigadores Alejandro Fierro y Óscar Navarro, a través de sesiones de debate de técnica mixta, combinando grupos de discusión con grupos focales, arroja varias conclusiones a pocas semanas de que se surtan los comicios a la Casa de Nariño. (Ver ficha técnica al final de la nota)

Una de las primeras es que, a pocos meses para las elecciones, el debate no desembocaba en el asunto electoral ni la discusión surgía de manera espontánea. A tal punto que los moderadores tuvieron que introducir el tema. “La primera conclusión, por tanto, es que el hecho electoral no está presente en el debate sobre la situación política y socioeconómica del país. No se puede hablar de un clima electoral”, señala el estudio.

En ese sentido, hubo resultados que se pueden vincular con un estudio de la misma organización, publicado en febrero, en el que dos de cada tres colombianos encuestados no tenía conocimiento sobre la fecha de realización de las elecciones. Sin embargo, se hace la aclaración que ambos se realizaron en la fecha anterior a las elecciones legislativas del domingo 11 de marzo, “por tanto, no se contemplan los previsibles incrementos del interés público que todo proceso electoral conlleva, así como la mayor exposición mediática de los candidatos”.

Asimismo, en el país predomina un “escepticismo generalizado” sobre la utilidad de las elecciones y el discurso que se impuso en todos los estratos fue aquel que no contempla ninguna posibilidad de cambio, sea cual sea el próximo presidente. En pocas palabras, el poco interés que representan las elecciones desemboca en la apatía de los ciudadanos. “Este convencimiento de la futilidad de las elecciones se fundamenta con razonamientos históricos, tanto del pasado reciente como del más lejano. La historia de Colombia demuestra que aparentemente pareciera imposible un cambio. Las opciones alternativas, o son cooptadas por el sistema, volviéndose igual que el resto, o son eliminadas, ya sea política y/o civilmente o incluso físicamente mediante el asesinato”, se escribe en el documento.

Según los investigadores, puede haber una espiral del silencio en cuanto el descrédito de lo político hace que cualquier opinión que sea diferente se oculte por temor a la sanción crítica o la ridiculización. Las frases emergentes sobre la política y lo electoral en este ejercicio fueron “Al colombiano la política le asquea”, “Me desconecté de la política porque me estresaba”, “Nunca voto por ninguno de ello”, “Uno no sale a votar porque ya uno sabe”, “Yo voto en blanco”, “La gente está resignada”, “Uno no vota por la falta de conocimiento”.

Lea también: Cartas abiertas para el juego presidencial
Sobre la situación económica, es común la palabra “crisis”. En este tema, las frases emergentes fueron “A todo les suben menos a los sueldos”, “El año pasado no era tan complicado”, “Ya no se puede”, “Queremos una vida digna”, “Difícil ofrecer empleos”, “Si la situación actual sigue, tendremos una crisis” y “La crisis ya existe”. Entre los argumentos que exponían quienes participaron en el ejercicio, y que eran la causa de la situación económica actual, estuvieron la corrupción de los políticos y los empresarios, el secuestro del sistema por parte de las élites y la ineficiencia. En este punto surgieron frases como “Todos roban”, “Los políticos están vendiendo todo”, “En este país, ser corrupto paga” y “Dicen una cosa y después hacen otra”.

En general, dice el estudio, los colombianos señalaron que todas estas situaciones son producto de la “colombianidad”, “una serie de valores –o más bien de antivalores- que conducen a esta situación: picaresca, corrupción, ineficiencia, falta de capacitación, flojera, indisciplina, irrespeto…”. Sobre esa responsabilidad colectiva surgieron frases como • “Hay una sociedad de antivalores”, “La patria boba”, “Nos da miedo leer”, “Es un país que no entiende que pensar diferente está bien”, “Vinimos de una historia donde no nos enseñaron a ser críticos”, “Mucha gente en Colombia no ama a Colombia”, “Te enseñan de pequeño a preguntar cuánto vas a recibir y no cuánto vas a dar”.

Venezuela, en el debate

Uno de los temas que surgió de manera espontánea en los debates fue Venezuela, cuya situación es considerada como negativa en todos los estratos sociales. “Para las clases altas y medias, Venezuela es el ejemplo de a dónde conducen los populismos de izquierda y una señal de advertencia para Colombia. Es ahora mismo el argumento más difundido desde el bando del “voto del miedo” frente al “voto del cambio”. (…) Las clases populares no conceptualizan políticamente este miedo, pero sí que expresan el temor de que Colombia siga el camino de Venezuela”, señala el informe.

Venezuela, por ejemplo, está por encima de debates como el proceso de paz. Entre las frases emergentes que surgieron en el tema de Venezuela están “Ahora, con los venezolanos es peor”, “Veo en cinco años una nueva Venezuela aquí”, “Le economía se va a poner peor con los venezolanos”, “Las personas que vienen de Venezuela están empeorando la situación”, “Los venezolanos tienen mejor hoja de vida y aceptan que se les pague menos. Por eso les contratan a ellos y no a nosotros”, “La izquierda venezolana y cubana viven como reyes”, “Los venezolanos se tienen que ir”, “Durante el paro cívico en Buenaventura pasaban por televisión a Venezuela”.

Ficha técnica

Trabajo de campo: del 12 de febrero al 6 de marzo de 2018.

Lugares: Bogotá, Medellín, Cali y Buenaventura.

Método de trabajo: sesiones de debate con técnicas mixtas de grupo de discusión y grupos focales.

Número de sesiones: 36

Intervinientes: 210 personas; 110 hombres y 100 mujeres; 102 intervinientes de entre 18 a 25 años de edad; 108 intervinientes de 26 a 41 años de edad.

Coordinadores del estudio: Alejandro Fierro y Óscar Navarro, investigadores del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica.

Fuente:elespectador.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>