Publicado el: Mie, Mar 19th, 2014

Europa debe revisar sus relaciones politicas con Rusia

-El ‘nuevo’ Gran Juego

-Los países de Asia Central no pueden ver con entusiasmo cómo Rusia castiga a Ucrania

  • El Kremlin anuncia que Crimea ya forma parte de la Federación Rusa
  • EE UU impone las sanciones más duras desde el fin de la guerra fría
  • La UE sanciona a 21 dirigentes rusos y ucranios

En la segunda mitad del XIX Gran Bretaña y Rusia se encontraron en su expansión imperiales en lo que hoy se conoce como Af-Pak, (Afganistán-Pakistán), por donde se abría al noroeste la India británica. El forcejeo diplomático y ocasionalmente militar, pero siempre por poderes, se llamó el Gran Juego. Fue una pequeña Guerra Fría avant la lettre. La disputa por Ucrania y dentro de ella, Crimea, es hoy otro Gran Juego en el que los actores son más de dos, como corresponde a un mundo multipolar.

El primer núcleo del conflicto implica a Rusia y Occidente, la OTAN, que es apenas una cobertura para EE UU. Moscú se cobra Crimea como tuvo que soportar que su aliado ruso, Serbia, perdiera Kosovo en 1999. Y los poderes occidentales han empezado a imponer sanciones económicas y políticas a Moscú pero, en particular Alemania, estarán deseando acotar el problema, y solo una improbable guerra entre Ucrania y Rusia, desestabilizaría duraderamente las relaciones Washington-Moscú. Si la situación, en cambio, se consolida Rusia habrá perdido Ucrania, aunque con el premio de consolación de Crimea. Pero el Gran Juego apenas está comenzando.

China se abstuvo en la votación del Consejo de Seguridad que Rusia vetó, en la que se condenaba la secesión de la península balnearia. El líder chino Xi Jinping había hecho su primera visita internacional, en marzo de 2013, a Moscú; China firmaba un gigantesco contrato para el suministro a largo plazo de petróleo ruso; y se halla en estudio la construcción de un gasoducto entre ambos países. Pero de esa vinculación se deducen inquietudes contrapuestas. Analistas norteamericanos aventuran que la anexión de Crimea pueda interpretarse en Pekín como una carta blanca a sus movimientos ‘soberanistas’ en el Pacífico contra EE UU; que, de igual manera, aliente las reclamaciones sobre territorios chinos ocupados por Rusia durante aquel primer Gran Juego; y, al mismo tiempo, contradice las intenciones de Moscú de formar un gran pacto euroasiático, hoy centrado en la unión aduanera de Rusia, Belarus y Kirguizistán, que pretende transformarse en 2015 en una unión política que se extendiera a Armenia y Tajikistán. Las naciones centroasiáticas no pueden ver hoy con entusiasmo la desenvoltura con que Rusia castiga la desafección de Ucrania, y su nulo respeto por las fronteras internacionales. Y, como en una mesa de billar en la que cada movimiento tiene su reacción, esa futura Eurasia de dominación rusa, con su nutrida población musulmana, habría de inquietar a Pekín que alberga minorías islámicas en tierra uigur.

Para el presidente Obama todo ello equivale a un complejo fin de reinado en el que está haciendo de malabarista con cada vez más platos en el aire. A saber: conflicto palestino-israelí; negociación nuclear con Irán; retirada de Afganistán; guerra civil siria; y ahora Ucrania. Ese es el ‘nuevo Gran Juego’ donde los potenciales actores no cesan de multiplicarse. Y todo empezó en noviembre de 2013 en Kiev.

El País

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>