Asimismo, añade que las investigaciones “relacionadas con la excavación, hallazgo, clasificación y determinación de causas de muertes” continuarán en las próximas horas.

“Cabe destacar que se llevan a cabo experticias odontológicas, de antropología y genética, y se reciben las denuncias por parte de familiares sobre desapariciones durante el proceso de desalojo de la PGV“, dice.

La PGV fue desalojada el pasado 28 de octubre según un plan de pacificación que impulsa el Estado venezolano y al iniciarse ese proceso, se empezaron a hallar restos humanos en la cárcel. Según indicaron entonces otros presos de la institución, en el sitio habría varias fosas comunes.

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) denunció el jueves el hacinamiento de los centros de reclusión de Venezuela, tanto cárceles como calabozos estatales y municipales, que albergan aproximadamente a 85.000 personas, y que ha degenerado en el incremento de la violencia.

Los datos de la ONG aseguran que los centros penitenciarios bajo el control del Ejecutivo venezolano tienen una capacidad de 35.562 y la población reclusa es de 54.738.

La información del OVP, sin embargo, no coincide con los datos oficiales del Ministerio de Servicios Penitenciarios que aseguró que en Venezuela existe una población de 54.116 reclusos, y una capacidad de ocupación penitenciaria de 82.736, además de sostener que se ha reducido la tasa de mortalidad en las cárceles.

Fuente: Efecto Cocuyo/EFE