Published On: mar, Jun 18th, 2013

Globovision pasa a formar parte del aparato de propaganda del chavismo

  A través de “empresarios amigos” asumen el control de Globovisión

Cuando inauguró su programa de televisión en marzo de 1998, la periodista Nitu Pérez Osuna entrevistó al teniente coronel Hugo Chávez Frías, quien era en ese entonces el candidato con menos probabilidades de llegar a la presidencia de Venezuela, contando a su favor con sólo 4 por ciento de las preferencias del electorado.

No sentía afinidad con el personaje, quien años antes había lanzado una sangrienta insurrección golpista que había trastornado el escenario político del país. Pero la selección de Chávez tenía sentido. Al tenerlo a él en el primer “Yo Prometo” que salía al aire, se decía que era un programa reservado a la pluralidad, a la exposición de distintos puntos de vistas y a la inclusión de voces que cuestionaban el poder.

Irónicamente, esa misma filosofía condujo al cierre del programa 15 años más tarde, al resultar incómoda para los planes de hegemonía comunicacional emprendidos por los herederos políticos de Chávez, quienes a través de “empresarios amigos” acaban de asumir el control de Globovisión, dijo Pérez Osuna en una entrevista con El Nuevo Herald.

La línea editorial de Globovisión ha cambiado definitivamente. Ya no hay espacio para voces críticas en el canal”, comentó Pérez Osuna, una de las periodistas de reconocida trayectoria en Venezuela.

Representantes de Globovisión no estuvieron disponibles para conversar con El Nuevo Herald.

El cambio en la línea editorial del canal de noticias, considerado como la última pantalla independiente en Venezuela, ha sido gradual, extendiéndose a lo largo de varios días. Pero para muchos, el proceso no es más que “la crónica de una muerte anunciada”, ya que los nuevos compradores de Globovisión son empresarios que tienen grandes negocios con el chavismo.

Globovisión se encontraba en la mira del chavismo desde hacía mucho tiempo y había sido sometido a cuantiosas multas que, en al menos una ocasión, amenazó su supervivencia. Chávez, incluso, llegó a amenazar con cerrar el canal.

Fue su heredero, Nicolás Maduro, quien finalmente logró la tarea, aunque por otra vía.

“El régimen tiene un cambio de estrategia. Saben que las confiscaciones y los cierres de los medios de comunicación son mal vistos por la comunidad internacional, y por ello es que ahora salen a comprarlos, para silenciarlos”, dijo Pérez Osuna, quien se convirtió en la décima periodista en salir del canal.

“Lo hacen porque saben que el costo político del cierre de Radio Caracas Televisión [en mayo del 2007] fue muy alto. Han cambiado la forma, pero el fin es el mismo, silenciar a los medios independientes”, resumió.

El chavismo lleva años tratando de expandir su actual dominio informático dentro del país, esbozando planes para establecer una verdadera hegemonía comunicacional.

El chavismo controlaba el 72 por ciento de los medios de comunicación radioelécticos en el país petrolero antes de la compra de Globovisión, canal del que dependían millones de venezolanos para mantenerse informados, de acuerdo con un estudio atribuido Marcelino Bisbal, investigador y profesor de la Universidad Central de Venezuela.

Por Antonio María Delgado / El Nuevo Herald

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>