Published On: Sab, Oct 5th, 2013

Gobierno de EE UU virtualmente paralizado

-El cierre impide las negociaciones del tratado de libre comercio UE y EE UU

-La falta de personal en el Departamento del Tesoro impide que se puedan controlar las violaciones de los embargos a Siria e Irán

-La parálisis obliga a Obama a cancelar toda la gira asiática

 

Son ya cuatro los días de cierre de la Administración y las consecuencias empiezan a sentirse en todos los ámbitos de la política estadounidense. Este viernes se ha suspendido la segunda ronda de negociaciones sobre el tratado de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea, que se iba a celebrar la semana que viene, ante la imposibilidad de los miembros de la delegación americana de desplazarse a Bruselas por la falta de fondos. La confirmación llegaba horas después de que la Casa Blanca ha advertido de que peligra el cumplimiento de las sanciones impuestas a Irán o Siria por la falta de personal en el Departamento del Tesoro para controlar las violaciones de los embargos impuestos por EE UU y la comunidad internacional. Es la última amenaza a la política exterior del país sobre la que ha alertado la Administración en las últimas horas, tras anunciar anoche la cancelación de la totalidad de la gira asiática que el presidente Barack Obama iba a emprender este fin de semana.

El representante del Comercio de EE UU, Mike Froman, ha garantizado a su homólogo europeo, Karel de Gucht, que su país mantendrá informada a la UE de nuevas posibles fechas para la reanudación de un diálogo esencial para la economía de ambos países ya que supondría incrementar en más de 100.000 millones de dólares  un comercio bilateral que ya roza los 650.000 millones de dólares anuales.

La suspensión de la gira asiática es un importante revés para la política exterior de la Administración Obama que persigue redirigir sus prioridades económica hacia el sureste asiático y asentarse en la región para contrarrestar la influencia de China

La Casa Blanca, por su parte, ha explicado este viernes que la Oficina de Control de Activos Extranjeros dependiente Departamento del Tesoro y encargada de supervisar el cumplimiento de los embargos impuestos a Irán y a Siria y de imponer las sanciones correspondientes, está prácticamente sin personal y “es incapaz de cumplir con sus tareas fundamentales debido al cierre de la Administración”, ha advertido su portavoz. Esta tarde, la asesora de Seguridad Nacional del presidente, Lisa Monaco, pondrá al día a Obama de los riesgos para la seguridad del país derivados de la parálisis administrativa.

El cierre ha obligado al presidente de EE UU a cancelar su visita a Indonesia y Brunei, previstas para el sábado y el domingo, días después de haber anunciado la suspensión de las escalas en Malasia y Filipinasde la que iba a ser una importante gira por Asia, diseñada para apuntalar la presencia y los intereses estadounidenses en la región. La Casa Blanca anunció el cambio de planes el jueves por la noche, en plena escalada de tensión en Washington ante la falta de acuerdo sobre el presupuesto para poner fin a la parálisis del Gobierno.

La ausencia del presidente de Washington en pleno cierre del Gobierno hubiera puesto a la Casa Blanca en una situación de desventaja política en el debate sobre el presupuesto

“La cancelación del viaje es otra consecuencia del cierre de la Administración a la que nos ha llevado la Cámara de Representantes”, se lamentó el portavoz de la presidencia en un comunicado. “Esta parálisis innecesaria está poniendo en riesgo nuestra capacidad de crear puestos de trabajo a través de la promoción de EE UU en el exterior y mina nuestro liderazgo y nuestros intereses en la región emergente más importante del mundo”.

La suspensión de la gira asiática es un importante revés para la política exterior de la Administración Obama que persigue redirigir sus prioridades económicas -pero también militares y estratégicas, hacia el sureste asiático, y asentarse en la región para contrarrestar la influencia de China. La ausencia del presidente de Washington en pleno cierre del Gobierno, con 800.000 funcionarios sin posibilidad de regresar a sus puestos de trabajo y con la amenaza de una suspensión de pagos cada vez más cerca, hubiera puesto, por el contrario, a la Casa Blanca en una situación de desventaja política en el debate sobre el presupuesto, ofreciendo, a los republicanos nueva munición para argumentar que Obama no está realmente interesado en los problemas internos del país.

Durante su visita a Indonesia, Obama debía acudir al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, siglas en inglés), que reunirá en Bali a los líderes de los 21 países que integran ese bloque, entre ellos el presidente chino, Xi Jinping y el ruso, Vladimir Putin. (Varios medios de comunicación habían avanzado en los últimos días la posibilidad de un encuentro entre los líderes estadounidense y ruso durante esa cumbre, justo cuando las relaciones de ambos países pasan por uno de sus peores momentos a raíz de la concesión de asilo alexinformático Edward Snowden). En Brunei, el presidente de EE UU tenía previsto participar en las cumbres de EEUU con la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) y con la del Este Asiático (EAS).

Este viernes, el Departamento de Trabajo no ha publicado la encuesta de población activa

La cancelación de la participación de EE UU en estas importantes cumbres económicas también puede poner en riesgo para cumplir con los plazos para poner en marcha el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, en inglés), previsto, en principio, para finales de este año. De concretarse esta iniciativa, se convertiría en la zona de libre comercio más grande del mundo. En Bali también está prevista otra reunión de los Estados que integran el TPP. La Casa Blanca ha anunciado que será el secretario de Estado, John Kerry, quien acuda a todas estas cumbres en lugar de Obama.

La Administración Obama ha tratado de dejar claro estos días que Asia sigue siendo la principal prioridad para EE UU, pese a que este verano los conflictos en Egipto, Siria o Yemen y el inicio de las negociaciones de paz entre Israel y Palestina, parecía haber polarizado, de nuevo, la atención de la Casa Blanca en Oriente Medio. Así lo indicó el secretario de Defensa, Chuck Hagel, a principio de semana durante una visita a Corea de Sur, en la que es su tercera visita a la región desde que asumió el cargo. “Por todo lo que esta ocurriendo dentro de EE UU y en el resto del mundo, es importante que pasemos algún tiempo por aquí”, señaló.

En línea con la sucesión de efectos perjudiciales derivados del cierre, este viernes, el Departamento de Trabajo no ha publicado la encuesta de población activa. En la Oficina de Estadística Laboral, la encargada de elaborar el informe, sólo tres de sus 2.400 empleados públicos están trabajando, un número que, según el Departamento. La información sobre el número de empleos añadidos mensualmente a la economía estadounidense es un indicador vital, no solo para la bolsa de EE UU sino para el resto de mercados del mundo.

El Departamento de Estado, uno de los menos afectados por el cierre al disponer de fondos de reserva, tras advertir de que una parálisis continuada podría demorar el envío de ayuda militar a sus aliados, el jueves alertaba del riesgo para la seguridad de las Embajadas que podía derivarse del cierre indefinido de la Administración. Su portavoz explicaba que aunque el servicio de la Diplomacia estadounidense ha creado 151 puestos de vigilancia nuevos para proteger a sus legaciones -autorizados tras el ataque en Bengasi- la suspensión de los programas de entrenamiento del Departamento de Seguridad Nacional por la falta de fondos hace imposible que puedan cumplir con su formación antes de ser enviados a sus destinos.

El País

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>