Publicado el: Mar, Dic 1st, 2015

Gobierno nicaraguense paga por agredir a la oposición

Daniel-Ortega1
“Agrede y vencerás”, la consigna de Daniel Ortega
Los llamados miércoles de protestas, día semanal en el que los opositores y organismos de la sociedad civil exigen elecciones transparentes frente al Consejo Supremo Electoral (CSE), se han convertido en batallas campales con violencias provocados por grupos de choque que serían pagados por el Gobierno, según denuncias; derramando sangre en cada acción y haciendo peligroso el derecho a disentir e informar

Simpatizantes del PLI fueron golpeados a patadas, tubos metálicos y con palos de madera, sin que un gran número de agentes antidisturbios que resguardaban el edificio del Consejo Supremo Electoral (CSE) interviniera.

Una semana antes, fueron simpatizantes del PLI quienes agredieron a David Campos, coordinador FORFUNIC, en respuesta al parecer a anteriores agresiones.

A favor de elecciones transparentes

Estos dos grupos juveniles fueron parte de los fundadores de los miércoles de protestas a favor de elecciones transparentes en 2016 y contra lo que llaman la dictadura de Ortega.

Luego de divisiones internas y disidencia de los partidos políticos que querían manifestarse con símbolos partidarios, entre ellos se han agredido; mientras el Gobierno ríe en palco alto viendo la división opositora.

Campos y el joven Jairo Contreras, se habían sumado a los miércoles de protesta del PLI luego de declararse aliados de la Coalición Nacional por la Democracia, pero después se distanciaron acusando al PLI de tener dinosaurios políticos que les cerraron las puertas.

Pagados por el Gobierno sandinista

Eduardo Montealegre, Presidente del PLI, asegura que estos grupos de jóvenes son pagados por el Frente Sandinista de Liberación Nacional e infiltrados del Gobierno, específicamente para agredirlos y desvirtuar la lucha opositora por la democracia.

“Ustedes han visto que aquí hemos estado pacíficamente, no tenemos garrotes, no tenemos piedras. Obviamente [los agresores] son pandilleros pagados por el Frente Sandinista, es lamentable que esa sea la respuesta del orteguismo a la petición de elecciones libres. Nosotros seguiremos en nuestra protesta, queremos que haya transparencia, que se cuenten todos los votos y haya observación nacional e internacional”, reclamó Montealegre.

“Esto es producto del desorden que hay en este país, este país es un relajo, aquí nadie controla nada, hay un poder total y cada quien hace lo que quiere en las calles, aquí necesitamos regresar a la democracia. Estos pobres chavalos ni saben lo que andan haciendo ahí. Les dan guaro, [licor] les pagan y les dan un garrote para agredir, igual como hace el FSLN en las marchas. Tratan de desvirtuar la lucha de protestar por elecciones libres. Vamos a seguir protestando y lamentablemente se van a seguir dando esas cosas, desgraciadamente hay gente que se vende aquí”, lamentó Montealegre.

No resulta descabellado creer que el gobierno, el sandinismo de Ortega, esté detrás de estas agresiones de pandilleros o turbas hacia los opositores. Como todo hábil político, su estrategia de divide y vencerás, es acompañada de agresiones contra los adversarios en su afán de intimidarlos.

Ortega y su partido saben que de las protestas en las calles surgen revoluciones o verdaderos cambios. Así lo hicieron ellos contra la dictadura de Anastasio Somoza, la cual derrocaron por las armas en 1979. También lo hicieron para llegar de nuevo al Gobierno en 1997, “gobernando desde abajo” y haciendo huelgas contra gobiernos neoliberales entre 1990 y 1996; paralizando el país para favorecer sus demandas.

Así pues, en cualquier manifestación, ya sea política, demandas sindicales o de los campesinos que no quieren el proyecto del canal interoceánico; son refutadas mediante contra marchas de sus simpatizantes, obstaculizando su realización con uso policial o lanzando a las calles a sus grupos de matones que actúan con la aberrante complicidad policial.

Hace meses, el sandinismo infiltró a un pistolero que percutió su arma en media protesta frente al Consejo Supremo Electoral, a vista y paciencia de la policía que no hizo nada por capturarlo al momento.

La doble moral del Gobierno

Precisamente el papel de la Policía Nacional ha ido en detrimento. “Está en un proceso de desnaturalización”, dijo al diario La Prensa Roberto Orozco, consultor independiente en temas de Seguridad. “Aquí se está criminalizando la protesta pública”, añade.

Una vez más queda demostrado que lemas como el Amor y Paz, El amor es más fuerte que el odio y la Nicaragua Cristiana, socialista y solidaria; no son más que parte de la doble moral del Gobierno.

“Nosotros no nos metemos en eso. Actuamos solamente por órdenes superiores”, respondió a secas comisionado mayor Francisco Vanegas, jefe del Distrito V de la Policía de Managua, ante el cuestionamiento de periodistas del porqué la institución no evita el matonismo de los pandilleros y brinda seguridad a las personas.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) y la empresa privada condenaron las últimas agresiones de las turbas. La presidenta del CENIDH, Vilma Núñez, anunció que informará al relator especial de la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos la agresión perpetrada en contra de los periodistas.

“Creo que lo que vivimos en los miércoles de protesta es un hecho verdaderamente peligroso para el ejercicio periodístico, porque el ataque fue directamente contra nosotros. Nos agarraron a garrotazos, a mí me robaron el (teléfono) celular, pretendían robarme mi grabadora; pero como no me dejé, pues, recibí garrotazos”, denunció Emiliano Chamorro, periodista del diario La Prensa agredido, en el CENIDH.

“Yo pienso que si la policía no resguarda a los periodista que ejercemos un trabajo en la función de informar, estamos contra la espada y la pared en este país. El ataque era directamente contra nosotros. Estaba la policía y no hizo un intento de garantizarnos seguridad”, añadió Chamorro.

Diario Las Américas

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>