Published On: mié, Feb 7th, 2018

Guayana Esequiba: La oportunidad, por José D. Moros Manzo

Guayana Esequiba:  La oportunidad

Cuando los europeos llegaron a América, donde ponían el pie ese territorio ya era una conquista, y así sucedió con la zona que llaman Esequibo, donde los españoles arribaron en 1498, durante el tercer viaje de Cristóbal Colón (CC), cuando una avanzada se adentró por allá y descubrieron ese río al que llamaron Esequibo en honor a Juan de Esquivel,  lugarteniente de uno de los hermanos de CC. En su diario CC relacionó este nuevo descubrimiento y fue así como el Esequibo quedó anexado al imperio español (1550), a la Corona de Castilla, luego Corona de España.

Pasó un siglo pacífico, con colonos españoles estableciéndose en la zona, a orillas del río y haciendo buena liga con los nativos.

Mientras tanto, y desde que Colón descubrió a México en su cuarto viaje, comenzaron a salir de España cualquier cantidad de expediciones hacia estas tierras, alucinados por la aventura de conquistar territorios y descubrir riquezas, y ya para 1550 se habían desparramado en nombre de la Corona desde lo que hoy es México  hasta la parte sur de lo que hoy es Colombia, y por el este hasta el río Esequibo, primer territorio conquistado en tierra firme, días antes de que Colón pisara en Macuro.

Al final de ese siglo de descubrimientos y conquistas, la Corona de España decidió ordenar todo este vasto  territorio: lo delimitó, elaboró un mapa y lo llamó Nuevo Reino de Granada (1650), el cual duró 168 años, cuando pasó a ser el Virreinato de Nueva Granada (1718,) hasta que en 1819 Bolívar logró la Independencia y lo llamó la Gran Colombia, sin contar con la Capitanía General de Guatemala, una vasta zona ya conquistada que llegaba hasta la Provincia de Costa Rica y que la Corona de España se la anexó al Virreinato de Nueva España que ocupaba desde el sur de lo que hoy en día es EEUU hasta Costa Rica.

En 1830 hubo la separación de Venezuela de la Gran Colombia, y lo que era el territorio de la Capitanía General de Venezuela pasó a ser el territorio de la República de Venezuela, con Esequibo incluido. Inclusive Holanda y España ratificaron a ese rio como lindero cuando se definió la Capitanía General de Venezuela en 1777.

La tranquilidad reinó hasta 1838 cuando comenzaron las disputas con los ingleses por la cuestión del Esequibo. Resulta que los holandeses, descubridores, conquistadores y poseedores de las tierras al este del río, las perdieron a causa de invasiones e imposición de gobiernos de facto, colocados allí a la brava por Inglaterra, la gran potencia militar de la época, y hubo que cederles las colonias de Esequibo, Demerara y Berbice, tras un tratado en 1814. En 1831 los ingleses llamaron a esas tierras Guayana Británica.

A raíz de la Independencia de Venezuela, José Antonio Páez, su primer Presidente, comenzó por “ponerle el ojo” a los linderos, y los ingleses, vista esta reacción, decidieron demarcar sus territorios e impusieron, unilateralmente, al Río Cuyuní y al Venamo como su lindero occidental. Allí comenzaron los problemas, porque ya toda esa región hasta el Río Esequibo era tierra venezolana desde 1550 por el principio de Uti Possidetis Iure (como poseéis, de acuerdo al derecho, así poseeréis), una regla ya aceptada mundialmente. Eran territorios heredados del Reino de España, quien los descubrió, los conquistó, los colonizó y los pobló primero que nadie.

Páez protestó hasta su muerte esa imposición hegemónica y mandó delegados a Inglaterra durante sus tres gobiernos pero todo argumento fue desoído. Durante los gobiernos siguientes hubo la misma actitud de protesta, sin poderse lograr nada hasta que se sucedió el Laudo Arbitral de París (1899), un ardid de los ingleses para quitarse de encima el “fastidio” de los venezolanos; un Laudo que de arbitral no tuvo nada, pues los delegados que correspondían a Venezuela los nombró la misma Inglaterra, y eran estadounidenses, y por supuesto todo quedó como estaba.

Venezuela protestó el Laudo pero no lo denunció por temor a peores represalias de Inglaterra, el gran verdugo, pero esa protesta se mantuvo siempre vigente hasta que en 1948 se descubrió un documento donde se revelaba la negociación secreta que provocó la sentencia despojatoria, lo cual corroboró la certeza de que se trataba de una componenda. Se aclaró así el hecho curioso de que ese “tribunal” tenía tres meses para decidir y lo hizo en apenas seis días.

A raíz del descubrimiento de la farsa, Venezuela denunció el Laudo y reclamó su nulidad ante la Organización de las Naciones Unidas, organismo que admitió la contención venezolana y provocó el Acuerdo de Ginebra (1966), el cual invalidó el Laudo y en el que Guyana e Inglaterra reconocieron el reclamo de Venezuela, pero el territorio quedó bajo la administración guyanesa. Ese Acuerdo de Ginebra dice que se buscará una solución práctica y pacífica en el término de cuatro años, lo cual Venezuela trató de hacer directamente con Guyana, quien siempre se negó y siempre pidió terceras instancias, con lo que Venezuela nunca estuvo de acuerdo. Se vencieron los cuatro años y Venezuela solicitó congelar el reclamo por doce años, a través del Protocolo de Puerto España (1970), con la excusa de enfriar los ánimos y de mejorar las relaciones con Guyana. Los 12 años se vencieron en 1982 y Venezuela decidió no prorrogarlos y someterse al Acuerdo de Ginebra que estipula que de no lograrse el Acuerdo en el término de su duración, el caso pasaría a manos del Secretario General de las Naciones Unidas.

Pasaron más de 25 años y ninguna de las partes mostró mayor interés al asunto hasta que Guyana, con todo su derecho pero sin dejar de ser una acción temeraria, decidió darle permiso a una transnacional petrolera para hacer exploraciones en esa zona y dicha empresa declaró que estaban en presencia de grandes yacimientos. Esas declaraciones removieron la polvareda que había y el Presidente de Guyana salió, ahora sí, como un tigre a defender el territorio y a objetar el proceso de negociación, arremetiendo contra el gobierno de Venezuela.

Es así como el tema del Esequibo vuelve al tapete y vuelve a caer en la boca de la región y de todos los venezolanos.

¿Dejaremos pasar esta oportunidad?

Fuente: josedurabiomorosblogspot.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>