Publicado el: Sab, Jul 30th, 2016

Guerra civil en Siria: la batalla por Alepo atrapa 250.000 civiles en zona rebelde

Siria guerra civil

La batalla por Alepo atrapa a 250.000 civiles en zona rebelde

Las organizaciones humanitarias piden que se garantice la seguridad de la población mientras el presidente Bachar el Asad se acerca al objetivo de controlar toda la ciudad.

El futuro de la guerra de Siria se decide desde hace semanas en el campo de batalla de Alepo, una ciudad dividida, bastión de los grupos rebeldes apoyados por Estados Unidos, contrarios al régimen del presidente sirio Bachar el Asad, a los que las tropas gubernamentales han logrado cercar al este de la ciudad.

El asedio mantiene atrapados a unos 250.000 civiles para los que Cruz Roja pide protección y para los que los corredores humanitarios puestos en marcha por Rusia y el Gobierno sirio se han convertido en un arma de doble filo. Según denuncian diferentes organizaciones humanitarias locales, grupos rebeldes tratan de evitar que los civiles abandonen el este de la ciudad, cada vez más desabastecido y donde la ayuda internacional apenas llega. Francia ha asegurado este viernes que los corredores anunciados por Moscú no son una respuesta “creíble” a la crisis de Alepo y la ONU ha pedido que Rusia le deje hacerse cargo de esas zonas seguras.

Desde Cruz Roja Internacional se insiste en que la marcha de civiles debe ser voluntaria y se debe garantizar tanto la seguridad de los que se quedan, como el acceso a los trabajadores humanitarios que, hasta ahora, siguen sin poder entrar en algunos barrios de la ciudad. La jefa de delegación de la organización en Siria, Marianne Gasser, no se cansa de denunciar que los bombardeos indiscriminados en Alepo están causando un gran número de víctimas civiles, difícil de cuantificar y que los que sobreviven, lo hacen en “circunstancias desesperadas” porque barrios enteros están cercados sin acceso a comida o servicios esenciales para la población.

Pero la batalla por controlar Alepo sigue su curso y paradójicamente, pese a haber comenzado la definida por Rusia como “operación humanitaria de gran envergadura”, todo hace pensar que los bombardeos no van a parar. A los tres corredores humanitarios abiertos para la población civil hay que sumar un cuarto para los rebeldes que entreguen las armas y a los que el gobierno de Asad ofrece una amnistía a la que se pueden acoger durante los próximos tres meses, según el decreto publicado oficialmente este jueves recogido por la agencia oficial de noticias Sana.

Estados Unidos ha advertido este viernes a Rusia sobre la forma en la que se lleve a cabo la anunciada operación. “Existe el riesgo, si se trata de un ardid, de que haya una ruptura completa; no sólo en materia de cooperación”, aseguró el Secretario de Estado de EE UU, John Kerry que se mostró “profundamente preocupado” por la definición utilizada por Moscú.

El Asad reforzado

La desconfianza también reina en Alepo, una ciudad que, desde que quedara dividida en 2012, se ha convertido en todo un símbolo del devenir de la contienda siria y cuyo control es vital para afianzar posiciones en un tablero en el que —para desesperación de la coalición internacional— el Ejército de Bachar el Asad gana terreno cada día, con la ayuda de Rusia.

Uno y otro lado han utilizado la lucha contra el terrorismo como bandera para intervenir militarmente por todo el país. Algo que se ha traducido en ataques de la tropas gubernamentales a los grupos rebeldes apoyados por EE UU y de estos a los militares sirios. En medio, una población civil que vive aterrada desde hace cinco años por un conflicto que ha causado unos 280.000 muertos y millones de desplazados y refugiados.

El Asad también sale reforzado del acuerdo de cooperación entre EE UU y Rusia contra el Frente Al Nusra, la principal rama de los terroristas de Al Qaeda en Siria. Atrás parecen haber quedado las críticas de Brett McGurk, enviado especial de Obama en la coalición internacional, que denunció a finales de junio ante el Senado estadounidense que las tropas de El Asad usaban al Frente Al Nusra como excusa para bombardear barrios residenciales de Alepo, cuando su verdadero bastión está en la provincia de Idlib.

No al emirato de al-Qaeda

Detonante o no, el caso el caso es que los acontecimientos de las últimas semanas han llevado a Jabhat al Nusra a escindirse de al-Qaeda y para diferenciarse, además de cambiar su nombre —ahora se llaman Jabhat Fateh al-Sham (Frente de Conquista del Levante)— han cambiado su estandarte —su bandera ya no será negra, como la del ISIS o la de al-Qaeda, sino blanca—.

El grupo liderado por Mohamed al-Golani trata así de poner oficialmente distancia con los dos grupos terroristas que son objetivo oficial de las potencias occidentales en Siria y atraer a la órbita de la nueva formación a agrupaciones rebeldes, hasta ahora reticentes por los lazos con la organización creada por Osama Bin-Laden.

La oposición del Frente al-Nusra a los planes de al-Qaeda de crear un Emirato en Siria similar al Estado Islámico proclamado por el ISIS, también podría haber catalizado la escisión del rebautizado Frente de Conquista del Levante, que siempre se ha resistido a que en el territorio conquistado por ellos a las tropas de al-Asad, al-Qaeda impusiera la misma estrategia a largo plazo que en Mali o en Yemen para terminar declarado el emirato.

El movimiento de al-Golani cuenta con la bendición de Ayman al-Zawahiri, el actual líder de al-Qaeda, por lo que además parece una operación de maquillaje destinada a posicionarse mejor de cara unas futuras negociaciones entre las diferentes partes enfrentadas. Pero si quitarse la etiqueta de terroristas es lo que pretenden, no lo van a tener fácil. El departamento de Estado de Estados Unidos insiste en que son un grupo terrorista. “No vemos ningún motivo para creer que sus objetivos o acciones sean diferentes y siguen siendo considerados una organización terrorista extranjera”, dijo su portavoz John Kirby.

Fuente: El País

------

------