Todo lo que está pasando decreta, de hecho, la muerte de la Mesa de la Unidad Democrática”, dijo Juan José Rendón, estratega político. “Es la oportunidad de nacimiento de una estructura nueva, que incluya sindicatos, iglesias, gremios, que sea más abierta”.

En una entrevista transmitida por CNN En Español, Rendón explicó lo que, parafraseando el viejo adagio significa: ha muerto la Unidad, viva la Unidad. Aseguró que, desde su perspectiva, es hora de dividir el país no por partidos o candidatos, sino en “víctimas y victimarios”, puesto que la situación supera a los líderes políticos. “Todas las víctimas deberíamos estar reunidas defendiéndonos contra quienes nos están oprimiendo”.

Esta alianza planteada por Rendón debe incluir actores de todos los ámbitos, incluyendo también a aquellos que en algún momento apoyaron al Gobierno y ya no lo hacen y quienes están exiliados fuera del país. Aseguró que “la causa es Venezuela” y, para ello, se debe evolucionar la forma de trabajo. “Es una muerte para bien. Cumplió una función que llega hasta ahorita”.

De acuerdo a Rendón, el Gobierno nacional “se quitó la careta” de democracia durante el proceso de activación del referendo revocatorio. “No me importa tu votación de diciembre, no me importa que te pedí el 1% y recogiste el 8% (de las firmas). Te lo pongo (el revocatorio) de una manera que es prácticamente imposible”.

También dijo que el Consejo Nacional Electoral (CNE) está violando la ley al decretar que el 20% de las firmas deben ser recogidas por circunscripción. “No puedes cambiar la ley a tu antojo”, dijo, haciendo referencia a que, durante el proceso de 2004, el 20% fue a nivel nacional.

Además comentó que de hacerse el revocatorio en 2017 -como calculó el CNE- “no cambia nada” porque de ser así sale el Presidente pero queda el vicepresidente, y calificó la elección del pasado 6 de diciembre como “la primera vuelta del revocatorio”.

Los ciudadanos no votaron por un candidato en específico en esas elecciones sino en contra del Gobierno, dijo Rendón. “El mandato es: señores, queremos el cambio de régimen. Los nombramos a ustedes para que hagan lo que tienen que hacer, dentro de la ley, para que el régimen cambie”.

Sobre el desempeño de la Asamblea Nacional de mayoría opositora dijo que su foco debió ser el nombramiento de nuevos rectores del CNE y el respeto a los reglamentos para el referendo. “Yo no creo que la Ley del Autismo resuelva nada de la crisis de Venezuela. Suena pragmático, suena feo, pero es la verdad”.

Calificó de inevitable la pelea entre Gobierno y Asamblea diciendo que “el régimen no reconoce a la AN y la AN tiene que darle la batalla al régimen”, y puntualizó que, aunque cree que la AN no está trabajando como lo tiene que hacer, él seguirá en la lucha de la oposición y, en caso de ser consultado, ofrecerá sus servicios.

Descartó una posible amnistía y liberación de los presos políticos diciendo que “mientras el régimen sostenga la totalidad del poder y sienta que no hay manera de que lo deje, ahí no va a pasar nada”, pero que es trabajo de la AN y los líderes promoverla. “No siempre uno promueve cosas que sabe que va a ganar. Hay cosas de principios que tienes que defender”.

Fuente: Efecto Cocuyo/CNN