Published On: dom, Nov 11th, 2012
Sin categoría | By

Hasta que la herencia nos separe

Una herencia sin problemas no es una herencia. Es un milagro». La frase la dice alguien con conocimiento de causa. Un notario. Abogados de familia y psicólogos especializados coinciden en que el reparto de bienes ocupa el primer puesto de los enfrentamientos familiares. Porque, cuando se habla de legados, rara es la casa que no ha sido escenario de roces, cuando no de una auténtica batalla. Las disputas por herencias no entienden de clases sociales.
«Las herencias están en el podio de los conflictos a nivel familiar, social e incluso empresarial. Si no acaban en un juzgado, al menos lo hacen en un despacho de abogados», explica el periodista Jesús Salgado, autor de ‘Hasta que la herencia nos separe’ (La Esfera de los Libros), en el que reúne algunos de los conflictos más sonados entre los herederos de grandes fortunas de España.
«No es sólo un tema de dinero. Hay amor y desamor, pulsos entre hermanos por el liderazgo del clan, celos, traiciones, padres que desheredan a sus hijos por temor a que dilapiden el patrimonio familiar…», explica Salgado, que pone como ejemplo uno de los casos más recientes: el de los Ruiz Mateos.

Herencias ‘con sorpresa’
Por si no fuera suficientemente complicado el escenario de las herencias, en los últimos años han aparecido nuevos actores: las separaciones y los hijos extramatrimoniales. Porque, ¿cómo se calcula la pensión de viudedad cuando una persona ha estado casada en dos ocasiones? «De forma proporcional a los años que hayan vivido juntos», explica Salgado.
Portada del libro.
Es decir, aunque estén separados legalmente, la primera cónyuge tiene derecho a pensión. «Se puede dar la paradoja de que la primera esposa cobre mucha más pensión que la última por el hecho de haber durado más el primer matrimonio».
Otro caso no tan infrecuente como en principio pudiera parecer es el de los hijos extramatrimoniales. Familias que al fallecer el progenitor no sólo descubren que el padre llevaba una doble vida y tenía otra familia, sino que además tienen que repartir la herencia con esos hijos, que tienen exactamente los mismos derechos.
Cazaherencias’
«El Estado español ingresa anualmente una media de cinco millones de euros de personas fallecidas sin herederos», explica Salgado. Aquí es donde entran en juego los ‘cazaherencias’. Personas que rastrean legados sin propietario para comunicárselo a Hacienda y así quedarse con el 10%.
Una figura reconocida por la ley y que «se está profesionalizando». Sólo en 2009 el Estado ingresó 2,4 millones euros por este concepto y reconoció el derecho en 16 casos de ‘cazaherencias’, que recibieron 1,7 millones. «110.000 por delator», afirma el autor que, además, revela que Galicia «es un paraíso para los ‘delatores’, porque mucha gente emigró y no tienen herederos».
EL MUNDO

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>