Publicado el: Dom, Jun 14th, 2015

Hillary Clinton y Jeb Bush parten con ventaja en sus primarias

Clinton y Bush, ante el reto de entusiasmar a los estadounidenses
Ambos candidatos tienen la ventaja inicial de estar bien conectados, gozar de experiencia política y sobre todo, de un considerable equipamiento material. Sobre los dos pesa también la maldición de sus predecesores, de la que tendrán que deshacerse sin irritarlos. En el caso de Clinton, además, se suma la edad: llegaría a las elecciones con 69 años. Sólo Ronald Reagan era tan veterano cuando hace 35 años se presentó como candidato

Su intervención fue modesta para los estándares estadounidenses. No hubo orador previo, apenas espectáculo, y el confeti y los fuegos artificiales brillaron por su ausencia. Hillary Clinton realizó su primer gran mitin de campaña, y lo hizo con mucha alegría, mucho apoyo, pero poco entusiasmo o glamour.

“Lucharé por ustedes”

“Denme la oportunidad y lucharé por ustedes”, instó la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos ante unos 5.000 simpatizantes en Nueva York. Estos fueron cuidadosamente elegidos, y quienes llevaban pancartas “no adecuadas” acabaron expulsados de inmediato. La mayoría de los que pudieron quedarse vieron a Clinton de espaldas, pues este plano era más atractivo para las decenas de cámaras.

Clinton acusó a los republicanos de beneficiar sólo a los ricos. “Se preguntarán cuándo les tocará a sus familias. Yo les digo: ‘¡ahora!'” La democracia no es sólo para los millonarios, añadió. “¡Estados Unidos sólo tendrá éxito cuando todos lo tengan!” Además, prometió convertir el país “en una superpotencia de las energías renovables”. “¡No soy la candidata de unos pocos estadounidenses, soy la candidata de todos los estadounidenses!”, apostilló.

Defensora de la clase media y las minorías

El actual es el segundo intento de Clinton por llegar a la Casa Blanca, después de que hace ocho años perdiera la candidatura frente al joven depositario de las esperanzas de muchos: Barack Obama. Ahora, se presenta como defensora de la clase media y las minorías, lo que no es mala táctica en un país en el que las minorías juntas son mayoría y se articulan cada vez más políticamente.

Pero, ¿será capaz de convencer a los latinos que cobran el salario mínimo en el Bronx o a los filipinos pluriempleados de Los Ángeles o a los negros de Alabama de que realmente conoce sus problemas y quiere y puede solucionarlos?

Su principal rival: Jeb Bush

Lo cierto es que tampoco su principal rival entre los republicanos tiene más experiencia para empatizar con las preocupaciones de los estadounidenses de a pie. Jeb Bush no sabe lo que es pasar necesidades y, además, tiene un problema considerable que ondea sobre su campaña: cuando el lunes presente su candidatura, tendrá que distanciarse de su hermano, pero sin desacreditarlo.

En los últimos días, el republicano ha estado viajando por Europa con el fin de demostrar su experiencia en la diplomacia internacional, algo que en realidad no es uno de los fuertes del exgobernador de Florida, teniendo en cuenta que enfrente está una exsecretaria de Estado.

Sin embargo, este político de 62 años logró sorprender: mientras que George W. Bush tenía problemas con las denominaciones geográficas y daba le impresión de que no le interesaba mucho lo que pasaba fuera de Texas, su hermano menor impresionó por sus conocimientos sobre Europa y sus problemas. Claramente, Jeb Bush da la impresión de parecerse más a su padre que a su hermano. Y es que George Bush, que el viernes cumplirá 91 años, no tuvo suerte como presidente, pero sus capacidades diplomáticas fueron muy valoradas.

Ambos están bien conectados

Así, ambos candidatos tienen la ventaja inicial de estar bien conectados, gozar de experiencia política y sobre todo, de un considerable equipamiento material. Sobre los dos pesa también la maldición de sus predecesores, de la que tendrán que deshacerse sin irritarlos. En el caso de Clinton, además, se suma la edad: llegaría a las elecciones con 69 años. Sólo Ronald Reagan era tan veterano cuando hace 35 años se presentó como candidato, y tuvo que hacer frente a muchas burlas y mofas.

Clinton, por ahora, lo intenta llevar con humor. “Puede que no sea la candidata más joven, pero seré la presidenta más joven en la historia de Estados Unidos”, dijo a sus entusiastas. “Y no van a ver cómo me salen canas en la Casa Blanca”, añadió. “Llevo años tiñéndome el pelo”.

Diario Las Américas

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>