Indetenible el fraude con las tarjetas de crédito

-Miami azotada por el fraude

-Para las víctimas de este tipo de delito puede conducir a un robo de identidad

-La tecnología facilita el fraude

El Diario Las Américas de Miami, reseña el  alarmante fraude que se está produciendo con la falsificación de tarjetas de crédito. “Cuando terminó de comer, Julio* pagó con una tarjeta de crédito que no solía utilizar muy a menudo. El mesero del restaurante, en lugar de ir a la estación que se encontraba al lado de la mesa del cliente para hacer la transacción, se fue a otro sitio, más lejos, y además se demoró. “A mí eso me dio una mala sensación”,recuerda Julio, pero decidió no darle importancia.

Días después, recibió una alerta del banco, sabía, casi en tiempo real, que alguien estaba usando su tarjeta, en una exclusiva tienda de camisetas estilo polo en el centro comercial de Aventura, al norte de Miami. Llamó de inmediato al almacén para reportar que un comprador estaba cometiendo fraude. Ahí le confirmaron que una persona había utilizado su tarjeta.

Julio decidió llamar a la policía de Aventura para que de pronto atraparan al ladrón, pero “me dijeron que ellos no podían actuar hasta cuando yo no hiciera un reporte, pero yo estaba muy lejos de allá y, además, cuando llegara, ya el sospechoso se habría ido”.

En la tienda le habían dado la descripción del supuesto comprador, y Julio tuvo la sospecha de dónde venía todo.

Un nuevo golpe
Pero ahí no terminó el apetito comprador del delincuente. Cuando Julio revisó sus cuentas, vio que en Miami Beach habían hecho compras por 1.200 dólares con su tarjeta en una tienda de ropa que no conocía.

A diferencia de Aventura, la policía de Miami Beach actuó de inmediato y un detective se puso a investigar el caso.

Después de hacer los trámites de rigor en la estación, Julio decidió ir al restaurante donde había estado el día en que sintió que algo raro había pasado en el momento del pago de la comida.“Le conté esto al administrador de turno, dejé mis datos y crucé la calle, donde quedaba la tienda en la que habían utilizado de manera fraudulenta mi tarjeta”.

Pueden rastrear
En ese sitio Julio se enteró de que ya otros delincuentes habían hecho fraude con otras tarjetas. La buena noticia es que pudieron rastrear la compra que hicieron con su tarjeta (“dos pares de zapatos horribles”, dice), la hora y con esa información localizaron, en el video de seguridad de la tienda, la imagen del ansioso consumidor con dinero ajeno: en la grabación se vio a un hombre, muy tranquilo, que recorre el almacén durante 10 minutos, se lleva los dos“horribles” pares de zapatos, el vendedor no pide ninguna identificación y se va, sin problema.

“Me enseñaron el recibo y el tipo firmó con otro nombre, uno muy común. Ahora es fácil comprar una tarjeta de un banco cualquiera -vienen de la China- con el nombre que quieras, debes tener un documento de identidad que coincida, evitas poner tu nombre completo, y ahí, con una maquinita que se compra por internet por 50 dólares, grabas la banda magnética”, recordó el afectado.

La suerte, a pesar de todo, estaba de lado de Julio, porque a los pocos días alguien regresó a la tienda a devolver uno de los “horribles”pares de zapatos adquiridos de manera fraudulenta. El administrador y los vendedores estaban ya en alerta roja. Por eso, la policía apareció y arrestaron a la persona, que no era la misma que en un principio había comprado los zapatos.“Yo creo que, al no ser la misma, significa que era una red de clonadores de tarjetas”, señala Julio.

El robo no es epidemia
Aunque los bancos cuentan con una tecnología muy sofisticada para evitar el fraude y además reembolsan las transacciones hechas de manera fraudulenta, es un dolor de cabeza para las víctimas de este tipo de delito, pues puede conducir a un robo de identidad más profundo.

Sin embargo, este delito sólo golpea al 3% del total de la población de Estados Unidos, y de ese porcentaje, una cuarta parte sufre el fraude de tarjetas de crédito o un robo de identidad catastrófico. La historia de Julio tuvo un final feliz, pero en ocasiones recuperar el crédito, puede ser una ardua tarea que tome meses e incluso años.

 

SERGIO OTÁLORA

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>