Publicado el: Lun, Sep 4th, 2017

Investigan si los terroristas de Barcelona eran un ‘comando itinerante’ del Estado Islámico


En el mejor de los casos, la célula de yihadistas que llevó a cabo los atentados de Barcelona y Cambrils será lo que parece: un grupo de hombres jóvenes, radicalizados por el imam de Ripoll, Abdelbaki es Satty, que no hubieran dudado en perecer para conseguir su objetivo de destruir la Sagrada Familia acabando con la vida de decenas de personas. Esa es la explicación de sí mismos que dieron ante el juez de la Audiencia Nacional los terroristas supervivientes.Sin embargo, a medida que los expertos antiterroristas van descubriendo detalles de los movimientos de los yihadistas en los últimos meses y de su forma de comportarse van planteando hipótesis de escenarios sin precedentes, preocupantes y que, en el peor de los casos, aumentarían la dimensión operativa y destructiva de la célula de Barcelona y de quienes en Europa pudieron estar en contacto con ella.
En realidad, siempre según la peor de las hipótesis, los terroristas podrían haber intentado configurarse como una especie de comando itinerante del Daesh en contacto con uno o varios abaaouds europeos. El de abaaoud es el sobrenombre con el que algunos expertos designan a yihadistas de Estado Islámico (IS, por sus siglas en inglés) que presentan características similares a las que tenía Abdelhamid Abaaoud, de 27 años, un captador de terroristas para Europa y el considerado cerebro de los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París, uno de cuyos objetivos fue la sala Bataclán.Para empezar, algunos de los expertos en yihadismo de las fuerzas de seguridad no creen que la orden de atentar contra Barcelona le fuese remitida al imam de Ripoll directamente desde la guarida del Daesh en Siria. El Daesh, que antes campaba por sus respetos en Raqqa y tenía allí una base segura y fija -esto hacía también más fáciles las investigaciones- desde la que preparar los atentados y diseñar la propaganda, se encuentra en retirada, relativamente concentrado en algunos de los pueblos sirios fronterizos con Irak. Como sus mismos dirigentes han difundido, el Daesh está intentando contrarrestar esa falta de infraestructura, por decirlo de algún modo, con el asentamiento de varios abaaouds en Europa que se encargarían de impulsar células que puedan establecerse en el continente. Así, y esa es una de las novedades, ya no hace falta que vengan desde Siria (como sí hizo Abdelhamid Abaaoud), estarían en Europa y reclutarían a los terroristas e incluso los prepararían en Europa.Se investiga si uno o varios de estos abbaouds están detrás de la configuración o desarrollo de la célula de los atentados de Barcelona, y se reunieron con algunos de sus miembros que, por otra parte, no estaban necesariamente dirigidos por el imam, tal como han querido hacer ver los terroristas supervivientes.Algunos expertos en yihadismo están convencidos de que Es Satty no era necesariamente el único jefe de la célula. Puede que fuera de sus miembros el más veterano y el que más formación doctrinal tenía. Puede incluso que sus enseñanzas radicalizaran al grupo de terroristas jóvenes, pero algunos expertos consideran que no era el único líder y que tampoco tenía los conocimientos para concebir la infraestructura y las medidas de seguridad -ambas bastante elaboradas si se compara con células precedentes- que el grupo observaba.El comportamiento de los jóvenes hace pensar a algunos de los expertos que Younes Abouyaaquob, el autor del atropello de La Rambla, y Mohamed Hichamy, una de las tres personas que alquiló dos de las tres furgonetas utilizadas por los terroristas -el tercero fue Driss Oukabir-, podrían haber compartido el liderazgo con Es Satty. Un liderazgo que estaría, en la peor de las hipótesis, a las órdenes de otro cerebro principal asentado en alguna de las ciudades europeas que algunos de los miembros del grupo visitaron. Eso explicaría algunos detalles que no casan con el liderazgo del imam de Ripoll. Como que los componentes de la célula decidieran seguir con los atentados y cambiar de objetivo y método, a pesar de que su presunto emir, Abdelbaki es Satty, había muerto en la explosión de Alcanar. O explicaría por qué Younes Abouyaaqoub y Omar Hichamy realizaron también viajes a París, Bélgica, Suiza o Austria, en ocasiones sin la compañía de Es Satty.Los investigadores están intentando averiguar qué fueron a hacer los terroristas a esos lugares y sospechan que fue allí donde alguno de los abaaouds -probablemente en el viaje de pocas horas a París- les podría haber dado la orden de atentar y ese mismo u otro les habría explicado cuál era la estrategia de seguridad que debían seguir. Por eso tenían tres casas donde desarrollar sus actividades: una para vivir, otra para preparar explosivos y otra para realizar otras actividades. E indagan sobre si fue en alguno de esos países donde -«uno o dos cocineros», según los términos empleados- les ilustraron sobre cómo fabricar explosivos.

A algunos de los investigadores les llama la atención lo ambiciosos que fueron los miembros del grupo con la fabricación de explosivos. Elaboraron más de 100 kilos de TATP, el llamado madre de Satán, pero tenían acetona y material para fabricar otro tanto del compuesto preferido por el Daesh para atentar. Hipótesis barajadasPuede que estuvieran decididos a colocar en la Sagrada Familia -un referente para el Daesh- cuatro, seis u ocho veces más material que el utilizado para atentar contra el aeropuerto y el metro de Bruselas, pero también está entre las hipótesis barajadas que sus objetivos estuvieran repartidos y que su destino, el del material, no fuera necesariamente España. Expertos en la lucha antiterrorista constatan también que los miembros de la célula de Barcelona no tenían intención de suicidarse, al menos no todos, y esto también resultaría indicativo.Así pues, es posible que un grupo de jóvenes haya sido radicalizado por el imam de Ripoll, haya sido capaz de adoptar medidas de seguridad nada simples -que han logrado dar esquinazo a todas las policías del país-, y haya sido capaz de fabricar durante semanas una buena cantidad de un explosivo cuya elaboración es tan delatora olfativamente que, si no se tiene pericia, puede convertirse en una buena alarma.Pero también están siendo investigadas otras hipótesis, que señalarían la existencia de una organización del Daesh dentro de Europa, de alcance preocupante, y uno de cuyos tentáculos lo constituían los integrantes de la célula de Barcelona.
Los indicios
Un liderazgo compartido. Los expertos en yihadismo de las fuerzas de seguridad dudan de que el imam fuese el único jefe y señalan que Younes Abouyaaqoub, el terrorista de La Rambla, y Mohamed Hichamy compartían el liderazgo.

Viajes a Francia, Bélgica, Suiza y Austria. Se sospecha que los viajes que varios del grupo hicieron a Francia, Bélgica, Suiza y Austria, a veces sin la compañía del imam, eran para recibir instrucciones de cerebros distribuidos por toda Europa.

Un nuevo método del IS. La enorme cantidad de explosivos hallada en Alcanar indicaría que sus objetivos no estaban sólo en España y ponen de manifiesto un nuevo procedimiento del IS en Europa.

Fuente:

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>