Publicado el: Mar, Ago 19th, 2014

Israel y Hamas mantienen la tregua

-Israel y las milicias palestinas prevén ampliar la tregua para seguir negociando
-Las dos partes transmiten que el conflicto entra en una fase política y no volverán los ataques

Esta medianoche (las 23.00 horas en la España peninsular) finaliza la tregua de cinco días que se dieron Israel y las milicias palestinas para llegar a un acuerdo político que lleve la calma a Gaza. A esta hora, según indican fuentes de ambas delegaciones, no hay visos de pactar un documento de consenso, pero sí hay “altas posibilidades” de ampliar este alto el fuego por un tiempo aún no definido, “posiblemente unos días”. Una prórroga que sería “suficiente” para aclarar los puntos que aún están enredados y para fijar un calendario futuro de aplicación de los compromisos que agrade a las dos partes. “Todos hablan ya en pasado de la contienda”, abunda una fuente egipcia en declaraciones a Radio Israel. “Hay voluntad general de consenso”, añaden.

Ziad Nakhleh, el máximo responsable de la Yihad Islámica en el equipo negociador palestino, ha sido el más claro al afirmar: “No vamos a volver a la guerra”. Afirma que la contienda “ha quedado atrás”, incluso si no hay un acuerdo. Su pretensión es no volver de inmediato al lanzamiento de cohetes contra Israel. Hamás no se ha pronunciado hoy. Un alto funcionario de Gaza ha informado a este diario de que su posición no ha variado: insisten en exigir el levantamiento completo del cerco sobre la Franja, impuesto por Israel desde 2007. Sin embargo, concede que un “calendario razonable, creíble y con garantías” puede convencerles y aparcar su reclamación de que, además de total, el fin del bloqueo sea inmediato.

La prensa israelí sostiene que sólo el máximo representante del ala política de Hamás, Khaled Meshaal, es por ahora reticente a ceder en estos plazos. Para convencerlo, el presidente palestino Mahmud Abbas viaja a Qatar, donde se entrevistará con Meshall aún antes de que se dé por finalizada la tregua. La propuesta egipcia, rebajada constantemente para dar respuesta a las peticiones de las dos partes, plantea dejar para dentro de un mes uno de los puntos esenciales para la anulación de esa presión sobre la Franja: la puesta en funcionamiento de un aeropuerto y un puerto internacionales. Hamás sostiene que, ahora o en un mes, su exigencia no es discutible.

Israel aún se queja de que no se ha abordado “con seriedad ni con unos plazos serios” la desmilitarización de las facciones armadas palestinas. Sin embargo, su Gobierno muestra cierta “disposición” a conceder que este desarme se lleve a cabo en los próximos meses, y no directamente ahora, siempre que sea el Gobierno palestino el que se haga cargo de Gaza y de los pasos fronterizos que ahora se plantea reabrir. Los representantes israelíes estarán listos para ceder únicamente si desaparecen los rastros del control de Hamás.

Boerge Brende, el ministro de Exteriores noruego, ha vinculado hoy al fin del cerco la llegada de ayuda para la reconstrucción de Gaza. Su Ejecutivo, junto a la ONU y la administración palestina, está impulsando una cumbre de donantes en septiembre en Sharm el Sheij (Egipto), pero dice que no pueden entregar el dinero “sin condiciones” ya que, teme, puede invertirse y luego perderse con un nuevo fuego cruzado.

El diario Haaretz, además, ha desvelado que trabajadores de Human Rights Watch y Amnistía Internacional han visto cómo Israel les vetaba el paso a Gaza con escusas burocráticas. Trataban de investigar supuestos crímenes de guerra.

Esta mañana Israel ha informado igualmente de que ha demolido las casas de los dos palestinos de Hebrón a los que, desde junio, señala como supuestos secuestradores y asesinos de los tres jóvenes estudiantes judíos desaparecidos en suelo ocupado cisjordano. Israel insiste en que Amir Abu Eisha y Husam al-Qawasmi actuaron por orden de Hamás, una acusación que acabó en una escalada de violencia en la frontera con la Franja y, finalmente, con la Operación Margen Protector, que dura ya 40 días. Hamás niega esa vinculación. Ambas casas ya fueron dañadas parcialmente hace dos meses. No hay pistas aún del paradero de ambos hombres.

En Rishon Lezion, al sur de Tel Aviv, la Policía ha tenido que desplegar 200 agentes para proteger a una pareja, un joven musulmán y su novia judía recién convertida al islam, porque grupos de ultraderecha trataron de boicotear su boda. La asociación Lahava, contraria a uniones entre personas de distinta religión, quiso impedir la ceremonia. Frente a ellos, un grupo de vecinos se solidarizó con la pareja, como también lo ha hecho el presidente de Israel, Reuven Rivlin, quien se ha mostrado “preocupado e indignado” por este hecho racista. Desde que comenzó el ataque a Gaza, se han multiplicado en Israel las agresiones entre árabes y judíos y los asaltos a parejas mixtas, reconoce la Policía.

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>