Publicado el: Jue, Abr 14th, 2016

Kirchner usa su declaración judicial como regreso triunfal a la política

Screenshot - 13-04-2016 , 08_59_45 p_m

Le dio la vuelta por completo. Lo que parecía su día más difícil, la declaración como imputada ante un juez, se convirtió en el regreso triunfal de Cristina Fernández de Kirchner a la primera línea de la política argentina. Fue una gran demostración de fuerza del kirchnerismo y un desafío sin precedentes a la justicia. Miles de personas insultaban al juez Claudio Bonadio a las puertas del juzgado mientras dentro él tomaba declaración a la expresidenta por un presunto fraude al Estado en una operación de compraventa de dólares. Y ella, en cuanto terminó de declarar, organizó a las puertas del juzgado un apoteósico mitin de regreso en el que se dibujó como una perseguida política y se lanzó con enorme dureza contra la justicia, contra los medios, y contra el Gobierno de Mauricio Macri mientras sus fieles, enardecidos, cantaban “vamos a volver”. Fernández de Kirchner se coloca así como un referente claro de la oposición, tal vez su líder en la sombra. Formalmente no tiene ningún cargo, ni siquiera es parlamentaria. Pero nadie lo diría viendo su mitin.

A 100 días de dejar el poder, la expresidenta abandonó su refugio patagónico paradeclarar ante un juez federal como sospechosa en una causa por fraude contra el Estado. Pero no lo hizo sola. Miles de personas la acompañaron hasta los tribunales federales en el barrio de Retiro, de espaldas al Río de la Plata, y transformaron su declaración en un acto de enorme contenido político. La última aparición de la expresidenta fue el 9 de diciembre, minutos antes de dejar el poder. “A las doce me convierto en calabaza”, le dijo a los miles que la despedían en Plaza de Mayo. Y desapareció. Se refugió en El Calafate y se quedó en silencio. Pero el regreso ha sido tan triunfal como la despedida y ha demostrado una vez su enorme capacidad de movilización.

Fernández de Kirchner fue la gran derrotada en las elecciones de noviembre de 2015, no solo en el país sino sobre todo en la provincia de Buenos Aires, donde pensaban refugiarse sus fieles. Pero ahora, con esta inesperada oportunidad brindada por la imputación del juez Bonadío, ella recupera protagonismo. El peronismo vive una cruenta guerra interna por la sucesión de Fernández de Kirchner y ella demuestra que no se va, que conserva un gran arrastre y que quiere estar en primera línea de fuego contra Macri.

Y lo hizo a la puerta de los juzgados, mientras los kirchneristas luchaban para colgar una bandera peronista justo encima de la ventana del despacho de Bonadío. Lo lograron durante un tiempo hasta que la policía la retiró entre insultos de los manifestantes, que cantaban “Bonadío, la concha de tu madre, Cristina es del pueblo, y no la toca nadie”. Desde las ventanas del enorme edificio de corte casi soviético, trabajadores del juzgado kirchneristas alentaban a las masas que clamaban contra los jueces. Un escenario de enorme tensión política difícil de imaginar en otro país.

El relato mítico, tan querido en el peronismo, era la base del discurso. A las puertas de los juzgados, Fernández de Kirchner se dibujó como una perseguida política y entroncó con otras persecuciones, la que vivió el radical Hipólito Yrigoyen -que fue derrocado por un golpe militar en 1930- y Juan Domingo Perón, derrocado y exiliado en 1955. Este caso, en el que ella con toda probabilidad quedará procesada, sería para Fernández de Kirchner una continuación de esas conspiraciones. Y por eso ella se colocó como una heroína contra la justicia heredera directa de Evita Perón. Hasta el tiempo ayudaba a la mítica. Llovía sin parar sobre el mitin, los peronistas se empaparon, pero justo cuando ella acababa de hablar aclaró. “Ven, el sol siempre sale, incluso cuando está más oscuro”, aprovechó ella de nuevo jugando con la idea de que el peronismo volverá al poder. Miles de personas, en su mayoría jóvenes, algunos con su hijos a cuestas, la miraban extasiados, algunos incluso lloraban.

El panorama judicial de Fernández de Kirchner y parte de su equipo es complejo, no solo por esta causa sino por otras de presunta corrupción y blanqueo que son aún más problemáticas, pero demostró que puede contar con miles que la van a apoyar pase lo que pase y siempre pensarán que si va a los juzgados es porque la persiguen políticamente y no porque haya materia real.

“Quiero que estén todos tranquilos, muy tranquilos. Me pueden citar 20 veces más, me pueden meter presa pero no lograrán callarme, impedirme decir lo que pienso, estar como siempre junto a ustedes. Tengo los fueros del pueblo”, dijo Fernández, antes de recordar la persecución que padeció el peronismo tras el golpe militar de 1955, cuando incluso pronunciar el nombre de Perón en la calle podía ser castigado con la cárcel. “Estoy segura que si pudiesen prohibir la letra K del abecedario, lo harían”, disparó la expresidenta.

Pero no solo quería atacar a los jueces. Su objetivo real era Macri, el verdadero poder, el que le ganó las elecciones aunque ella no se presentara. Es el rival real a batir. Y Fernández de Kirchner trató de poner en marcha la maquinaria peronista para tumbarlo como antes hicieron con Ricardo Alfonsín o con Fernando de la Rúa. Incluso animó a los suyos a presionar a los sindicatos para que hagan huelgas -“Hablen con esos que nos hacían huelgas porque no quería pagar el impuesto de las ganancias y ahora echan a gente como perros de las fábricas y no hacen nada”- y sobre todo a unir a todos los argentinos contra Macri.

“Hay que armar un gran frente ciudadano y preguntarle a todos, también a los que votaron a Macri ¿estamos mejor o peor que el 10 de diciembre? Él ganó diciendo que no iba a haber ajuste. Yo respeto la voluntad popular que le votó, pero él debe respetarla y hacer lo que prometió. Les dijo que cada día iba a ser más felices. Pregúntenles si son más felices, si llenan el chango [carrito] de la compra con el mismo esfuerzo que antes”. “Nunca he visto tantas calamidades producidas en 120 días”, clamó.

Con la tribuna a su disposición y los tribunales convertidos en escenario de un acto político, Kirchner criticó al presidente por las dos cuentas a su nombre descubiertas en Bahamas por los Panamá Papers. “Buscando la ruta del dinero K encontraron el dinero M”, clamó. “¿Se imaginan si hubiesen encontrado cuentas offshore a nombre mío, a nombre de mis hermanas, mi madre, mi padre? Esto demuestra claramente que los argumentos [en su contra] tienen un solo objeto: ir por los derechos adquiridos durante los 12 años de mi Gobierno”.”Hay que saltar, el que no salte tiene cuenta en Panamá”, cantaba la gente.

Kirchner se presentó ante el juez Bonadio, al que alguna vez tildó de “extorsionador y pistolero”, y le entregó un escrito en su defensa. El juez acusa a la ex mandataria de haber ordenado al Banco Central (BCRA), en las últimas semanas de mandato, que vendiera dólares en el mercado de futuros por un precio muy bajo, generando así “un grave perjuicio” a las arcas públicas. Tras la devaluación del peso, el dólar pasó de 10 a 15 pesos en 24 horas y la brecha a cubrir por esa operación podría superar los 4.500 millones de dólares. En la misma causa fueron imputados también el exministro de Economía, Áxel Kicillof, y el expresidente del Banco Central, Alejandro Vanoli. Kicillof declaró el martes y dijo que una medida de Gobierno puede ser criticada pero nunca judicializada.

El texto que Kirchner entregó al juez apenas hizo mención a los cargos por los que está imputada, pero estuvo cargado de definiciones políticas. La causa “revela la intención del Gobierno con la colaboración imprescindible del Poder Judicial de ´plantar´, a quien suscribe, una causa penal que me prive de la libertad. Como ya lo he dicho públicamente y reitero una vez más: no les tengo miedo. Afrontaré este proceso y cualquier otro que quieran fabricarme”, escribió Kirchner a Bonadio.

FInalmente, al contrario de lo que se podía pensar, la primera imputación judicial de Fernández de Kirchner se convirtió en un regreso soñado y un regalo inesperado que inquieta a algunos miembros del Gobierno de Macri, que vive un momento delicado no solo por los papeles de Panamá sino sobre todo por el tarifazo, muy criticado en todos los sectores. Tras un largo silencio, Kirchner se posiciona como “víctima” y pone en evidencia que su poder de movilización popular sigue intacto. Este día es clave también para la batalla dentro del peronismo. Muchos la daban por muerta y querían iniciar la reconstrucción sin ella y sin los suyos. Acaba de demostrar que no va a ser tan sencillo.

Macri ha seguido en silencio la declaración de su predecesora, fiel a su bandera de respetar la independencia del Poder Judicial. La misma actitud ha tenido con las causas de corrupción que, como una catarata, han caído sobre ex funcionarios y empresarios ligados al kirchnerismo. La más rutilante ha derivado en la detención del constructor Lázaro Báez,  un hombre muy cercano a los Kirchner enriquecido mediante la concesión de obras públicas y acusado de lavado de dinero. Un fiscal ha pedido que en esa causa se investigue también a Cristina Kirchner. Es probable que la expresidenta tenga que volver a estos juzgados, pero ahora ya sabe que puede usar eso en su favor.

http://internacional.elpais.com/

------

------

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. casinew dice:

    Franquicia hermanoscastro “socialista-comunista”:
    “Kirchner usa su declaración judicial como regreso triunfal a la política”

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>