Published On: lun, Nov 3rd, 2014

La Cosa Nostra

En pocas palabras

La Cosa Nostra

Ramón Peña

Esta semana, el Presidente de la República Italiana, el señor Giorgio Napolitano, compareció ante el Tribunal Penal de Palermo. Cual ciudadano común, su única prerrogativa fue el traslado del tribunal al Palacio de Il Quirinale, sede de la presidencia de la república. La razón del singular hecho se remonta a comienzos de los años 90, cuando Napolitano era Presidente de la Cámara de Diputados. Un número de capos de la mafia siciliana había sido condenado a largos años de prisión bajo duras condiciones de encierro. Como revancha, La Cosa Nostra emprendió asesinatos y terribles actos de terrorismo. Desde entonces se sospechó que, ante la creciente amenaza, las autoridades habrían acordado alguna forma de pacto con los delincuentes, ofreciéndoles reducir sus penas y mejorar sus condiciones de prisión si cesaban los atentados. Cualesquiera que fuesen las razones para un acuerdo semejante, la vindicta pública juzgaba improcedente cualquier tipo de negociación entre el estado italiano y una banda de mafiosos, en caso de que fuese cierto. Una comunicación hallada recientemente, de un consejero de Napolitano, ya fallecido, sugería que el Presidente pudiese haber tenido relación con aquella supuesta negociación Estado-Mafia. De allí, la razón de la comparecencia del jefe del Estado ante la justicia.
La opinión pública italiana ha calificado esta audiencia como un acto de vera democrazia. Lamentablemente, a la vista de los venezolanos es inevitable apreciarlo como un triste contraste con nuestra desmantelada institucionalidad. En una Venezuela de mediana civilidad, la Fiscalía tendría que haber actuado de oficio ante la connivencia manifiesta entre jefes de Estado –el actual y el anterior- con esa Camorra criolla conocida eufemísticamente como los Colectivos, bandas que disparan a mansalva y cometen actos vandálicos con autoridad parapolicial y grotesca impunidad. Por supuesto, una acción de la vindicta publica inconcebible en la barbarie totalitaria que nos rige.

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>