Published On: dom, Ago 12th, 2018

La crisis entre Trump y Erdogan por la compra de misiles a Rusia y no a EEUU, amenaza estabilidad de la OTAN

La crisis entre Trump y Erdogan agrava las tensiones en el seno de la OTAN

La amenaza de «buscar nuevos aliados» de Estambul a Washington viene en plena batalla por los aranceles y los derechos humanos.

Turquía se ha presentado siempre como miembro fundador de la OTAN y el socio con el segundo ejército más numeroso, solo por detrás de Estados Unidos. Su posición geoestratégica fue esencial durante la Guerra Fría, teniendo en cuenta que era el único socio occidental con frontera con la Unión Soviética. Sus amenazas de ruptura no han sorprendido a nadie en el recién inaugurado cuartel general de la OTAN, teniendo en cuenta que aún no se ha cerrado el problema planteado por la voluntad de Recep Tayip Erdogan de comprar misiles antiaéreos a Rusia, en lugar de contar con tecnología homologada por la Alianza, para disgusto de toda la cúpula militar de la organización.

Como resultado, Washington amenazó con excluir a Turquía de los círculos de información clasificada en materia de tecnología de armamento. También produjo gran conmoción en Bruselas la purga que ordenó Erdogán contra la inmensa mayoría del equipo militar destinado en la organización, tanto en el Cuartel General de Bruselas como en el Mando Supremo de Mons. Cientos de estos militares han acabado pidiendo asilo político en distintos países europeos, para eludir la prisión bajo la acusación de haber apoyado el intento de golpe de 2016.

Ello justifica la discreción con la que se llevan a cabo las gestiones para evitar que el empeoramiento de la crisis diplomática entre Estados Unidos y Turquía afecte a la Alianza en su conjunto. La decisión más importante en estos momentos está siendo mantener en aquel país una bateria de misiles Patriot como símbolo del compromiso con su defensa y muestra de normalidad. España y Holanda se turnan en esta misión que se lleva a cabo en las proximidades de la frontera con Siria e Irak.

Algunos analistas entienden que desde la llegada de Erdogan al poder, este ha estado actuando deliberadamente para acabar con el tradicional equilibrio del país entre Oriente y Occidente, entre Europa y Asia, lo que le ha llevado a la necesidad de decantarse hacia un campo. Y todo parece indicar que en estos momentos está más cerca de Irán, de Rusia o incluso de China que de Europa y Estados Unidos. Y, en todo caso, más cerca de ser un país islámico militante que el Estado laico que fue.

Por lo que respecta a sus aspiraciones de entrar en la Unión Europea, estas se han desvanecido completamente. La Comisión ya dejó dicho que en esta legislatura no había nuevas ampliaciones y aunque ello no excluía que se mantuviesen las negociaciones, en el caso de Turquía no se ha avanzado ni un milímetro.

En el campo político, la idea de que Turquía no puede ser miembro de la UE se ha abierto paso con claridad y la principal formación del Parlamento Europeo, el Partido Popular, ya ha formulado abiertamente este concepto en su programa. La ausencia de reformas democráticas en el país y el avance hacia un sistema totalitario han hecho descarrilar el proceso.

Fuente: ABC

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>