Published On: Dom, Dic 16th, 2012

La fragata argentina ‘Libertad’ será liberada

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, tiene razones de peso para festejar las Navidades. En menos de 24 horas ha recibido dos noticias magníficas para su Gobierno. El viernes por la tarde, en Buenos Aires, el juez de primera instancia Horacio Alfonso fallaba en contra de la demanda interpuesta por el Grupo Clarín en 2009 sobre la supuesta inconstitucionalidad de la Ley de Medios. A pesar de que Clarín apelará la sentencia ante un tribunal de segunda instancia, el Gobierno se ha visto así cargado de fundamentos en su batalla contra el principal grupo mediático del país. A la mañana siguiente, el Tribunal del Mar, con sede en Hamburgo, ordenaba al Gobierno de Ghana que libere a la fragata Libertad, buque escuela de la Armada argentina, antes del 22 de diciembre. El barco se encuentra confiscado desde el pasado 2 de octubre, día en que un tribunal de Ghana aceptó la orden de embargo promovida en un tribunal de Nueva York por el fondo de inversión NML Capital.

Los fondos llamados buitres por el Gobierno argentino llevaban años persiguiendo por todo el mundo cualquier tipo de bienes materiales del Estado argentino. El millonario estadounidense Paul Singer, presidente de NML, reclamaba en este caso una deuda de 300 millones impagada desde 2002. Su ejército de abogados no descansó hasta que el 2 de octubre cazaron su mayor pieza. Y pidieron una fianza de 20 millones en caso de que el buque escuela pretendiera seguir su camino. Cristina Fernández se negó a desembolsar un solo céntimo y su Gobierno recurrió el 14 de noviembre al Tribunal del Mar. El principal argumento de su defensa era que la Libertad es un buque de guerra y como tal es inembargable, según la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Por su parte, el Gobierno de Ghana se basaba en la sacrosanta división de poderes para no interferir en la sentencia de un tribunal ghanés.

El caso provocó las renuncias de dos altos cargos de la Armada argentina y de la directora de Inteligencia Estratégica Militar, Lourdes Puente López Llovet, por no haber previsto que Ghana era un país susceptible de atender los reclamos de un tribunal de Nueva York. Mientras en Buenos Aires se iban repartiendo la culpa entre los ministerios de Exteriores y el de Defensa, se dispuso que en el barco solo se quedasen 44 marinos y 281 regresaron a Argentina. La foto de los marinos en el aeropuerto de Buenos Aires transportando su equipaje en carritos, como cualquier pasajero, fue calificada por los lectores de la prensa más crítica con el Gobierno como la imagen más humillante del Ejército desde la guerra de las Malvinas.

Mientras tanto, en el puerto de Tema, en Ghana, se produjo una situación muy tensa cuando las autoridades portuarias intentaron desplazar el barco hacia otro lugar que no dificultara el acceso de barcos comerciales. Los tripulantes argentinos llegaron a blandir sus armas para impedir el remolque de la fragata. Las autoridades portuarias les cortaron durante varios días el suministro de agua y electricidad hasta que el Gobierno argentino negoció para que se restituyeran los servicios.

La fragata Libertad había partido el 2 de junio desde Buenos Aires, recaló en Brasil, Portugal, España y Marruecos, entre otros destinos, y atracó en Ghana el primero de octubre. A la mañana siguiente fue embargada con sus 325 marinos adentro.

El Pais

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>