Publicado el: Mar, Dic 17th, 2013

La MUD venezolana cambia o desaparece

La oposición venezolana vuelve al ojo del huracán

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) está ante la alternativa de renovarse o morir, aunque para los más radicales ya está muerta

¿Haraquiri o catarsis? La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se ha vuelto a situar a sí misma en el ojo del huracán tras las elecciones municipales del 8-D, más agrias que dulces para sus partidos, dirigentes y seguidores. En su seno afloran de nuevo distintas visiones, bastantes dudas y algunos egos, que tal vez no tengan cabida bajo el mismo techo.

Renovarse o morir, aunque para los más radicales la MUD ya está muerta. No lo piensa así su secretario ejecutivo, Ramón Guillermo Aveledo, quien en un país donde la palabra dimisión se borró del diccionario político, ha puesto su cargo a disposición de los partidos.

“Se busca mayor pluralidad, conexión con la gente y subsanar los errores”, resumió para retomar un proceso que se inició tras la derrota de octubre del 2012, pero que se frenó en seco con la muerte de Chávez y las nuevas presidenciales.

La MUD nació como un pequeño milagro político, una alianza electoral contra el chavismo conformada por una veintena de partidos desde la derecha más conservadora hasta la izquierda de Bandera Roja: centristas, socialdemócratas, socialcristianos, exchavistas. En las parlamentarias de 2010 vio recompensado el esfuerzo, quedando a sólo dos puntos del chavismo. Su segundo éxito fueron las primarias internas, casi tres millones de votantes, todo un récord. Pero las derrotas de octubre y en las elecciones regionales provocaron las primeras grietas.

El magnífico resultado del 14-A consolidó la acción unitaria, cuyo futuro está ahora marcado por la prevista regeneración, pero con varios de sus dirigentes con hojas de ruta muy distintas. La entrevista que Henrique Capriles concedió a El Universal el domingo aireó lo que todo el mundo ya sabía: su ruptura con Leopoldo López, quien le acompañó en las primarias y fue su jefe de campaña en las primeras presidenciales.

“Parece que para unos la Unidad es buena cuando la lideran y si no están en primera fila es mala”, contraatacó el gobernador tras las críticas de López, quien había abierto el fuego con tres disparos políticos: “No supimos defender la victoria del 14-A en la calle”. El plebiscito fue desacertado y también su apoyo a la Asamblea Constituyente, algo en lo que coincide con María Corina Machado.

En donde sí hay cierta unanimidad es en la necesidad de abrirse a otros sectores de la sociedad y en que no se puede extraviar la agenda unitaria.

Un futuro político que se enreda como un laberinto y al que, además, el chavismo aporta sus habituales emboscadas. Liderados por Maduro, sus dirigentes se han lanzado a pedir la cabeza de Capriles, por activa y pasiva mientras preparan la reunión de mañana entre el propio presidente y los 75 alcaldes opositores.

El mandatario ha impuesto tres condiciones previas: acatamiento de la Constitución, reconocimiento del presidente y reconocimiento del Plan de la Patria, la hoja de ruta socialista. Los alcaldes saben que quienes no cumplan estas condiciones serán perseguidos y su labor dinamitada.

“El diálogo, más que una opción, es una necesidad”, afirmó ayer Carlos Ocariz en su toma de posesión de Sucre. Al acto asistió Capriles, quien también dio su opinión: “Me inclino porque la unidad se convierta en el gran acompañante de los venezolanos en sus problemas diarios”.

Diario Las Americas

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>