Published On: vie, Feb 8th, 2013

La OEA es un organismo secuestrado

 Las declaraciones del embajador Guillermo Cochez, representante de Panamá ante la OEA, acerca de la situación existente en Venezuela provocaron la reacción airada del gobierno chavista. También que el gobierno de Martinelli asegurara que las había hecho de manera inconsulta y en consecuencia, decidieran expulsarlo del cargo, tras el discurso pronunciado el 16 de enero en una sesión plenaria del organismo.

Sin embargo, por los hechos que antecedieron, “lo que ocurrió era algo que se veía venir”, según declaró Cochez a Diario Las Américas, durante una visita a su sala de redacción.

“Ya la cancillería de Panamá me había advertido que en Venezuela estaban molestos por declaraciones que yo había hecho en mi país sobre los hechos del 10 de enero. No obstante, desde que supe que se organizaba un Consejo Permanente de la OEA el 16, comencé a preparar mi discurso, tomando en cuenta la constitución y leyendo artículos de algunos analistas”.

“Ese mismo día, alrededor de las once de la mañana recibí una llamada de la cancillería en la que me advertían que yo no podría hablar, que me enviarían una nota. Mi reacción tras escuchar esa noticia fue dar las gracias, pedir hablar con el presidente y colgar el teléfono porque ya había decidido lo que iba a hacer”.

Las expresiones del embajador Cochez que incomodaron al gobierno de Venezuela y provocaron la reacción de su país se centraron el considerar que la OEA estaba siendo cómplice involuntaria de lo ocurrido en Venezuela el 10 de enero, cuando ignorando la constitución, y sin tener en cuenta ninguna ley vigente en ese país, en ausencia del presidente electo Hugo Chávez, otras personas sin potestad se habían posesionado del gobierno.

“Desafortunadamente, fueron muy pocos los que recibieron lo que hice con buenos ojos. Canadá que pidió una comisión investigadora para verificar lo que había ocurrido en Venezuela y Paraguay que mencionó lo sucedido cuando la destitución de Lugo y dijo que si ellos aceptaron arreglar el problema, ahora correspondía a Venezuela hacerlo igual”.

“Estados Unidos con su actitud sólo demostró que los extremos se unen -comentó. Se limitaron a decir que ellos respetarían el orden constitucional en Venezuela. A mi juicio significó una posición pusilánime”.

Cochez narró que la noche antes, la representante de Colombia le había entregado a él en representación de su país, la bandera de la Cumbre de las Américas que se va a celebrar en Panamá en el 2015.

“En ese acto supe que a Chaderton, el representante de Venezuela, se le había escuchado decir “ese se cae pronto”, por eso infiero que ya antes del 16 de enero se había hecho un trabajo previo a lo que después resultó, pero eso me tenía sin cuidado”.

El embajador aseguró que desde su llegada a la OEA hace tres años sus cuestionamientos a lo que está ocurriendo en Venezuela han sido constantes. Mencionó que fue él quien presentó al organismo el caso de la jueza Afiuni, además quien pidió una comisión investigadora cuando Colombia denunció a Venezuela sobre las bases militares de las guerrillas.

También dijo que ha cuestionado las violaciones a la libertad de expresión en Ecuador. Recordó su participación en el apoyo a la reincorporación de Honduras tras la crisis en ese país y nombró su ayuda para solucionar el conflicto en Paraguay.

La actitud que muchos gobiernos de la región, miembros de la OEA demuestran hacia la situación que se vive en Venezuela, Cochez la atribuye a que en ese país “se gobierna a través del chantaje y las prebendas” y sobre eso mencionó casos como Argentina “donde se comprobó que para las elecciones de Cristina Fernández, Venezuela dio dinero”.

Denunció que países como Brasil “que debían tener un liderazgo, lo único que les interesa es la cantidad de negocios que han abierto en Venezuela. Recordó que Chile “le acaba de entregar el poder de la CELAC a Raúl Castro, diciéndole que ahora es el custodio de la democracia” y también que Colombia, “durante el gobierno de Santos había dicho que en Hugo Chávez tenía a su mejor amigo”.

Guillermo Cochez aseguró que cuando él llegó a la OEA hace tres años, “había otros gobiernos en el área, la Colombia de Álvaro Uribe y el Perú de Alan García, que tenían un compromiso con la democracia”.

“Ahora la actitud que prevalece es el silencio -dijo- y con eso lo que están avalando es ignorar la democracia, a cambio de intereses creados. Por eso vaticino que veo días muy aciagos para esta institución. Por no buscarnos problemas, estamos echando el ojo a un lado y estamos permitiendo que los extremos se unan. Estados Unidos en la OEA se manifiesta complaciente con estos grupos, incluso cuando ellos mismos son atacados. Estados Unidos está siendo testigo de la aniquilación de la OEA que está cayendo en manos de sus adversarios ideológicos” –aseguró.

Respecto a la decisión de su gobierno de destituirlo, Guillermo Cochez dijo: “imagino, aunque todavía no he hablado con el presidente Martinelli, que hubo amenazas de que iban a romper relaciones. No me consta, pero no le encuentro sentido a lo que ocurrió. Tampoco creo que en estos momentos Venezuela se pueda dar ningún lujo y sin embargo, el comunicado de cancillería de mi país donde me desautorizan, lo repartió a los demás países la misión de Venezuela en la OEA. Ni siquiera en mi oficina lo recibimos, aunque parezca increíble”.

Cochez reconoce que su decisión le costó el trabajo como diplomático, pero considera que “tiene un sentido histórico, porque puse en el tapete el problema de Venezuela”.

Evaluando el escenario actual de ese país Cochez dijo “las reacciones que he visto en Venezuela en los últimos días de Maduro y Cabello, las bravuconadas que están haciendo reflejan la gran tensión interna que hay en ese gobierno. Esto unido a la crisis económica que empeora cada vez, podría colocar al país en una situación impredecible que a todos nos puede afectar”.

Diario de las Americas

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>