Published On: vie, Sep 5th, 2014

La OTAN con una posición ambigua ante el EI

La Alianza discute medidas para frenar a los yihadistas en Irak y Siria
Obama y Cameron presionan para una intervención armada con respaldo de la OTAN

El régimen del terror que imponen los islamistas radicales en Oriente Próximo alarma a la OTAN tanto o más que Rusia, aunque la estrategia para frenarlos sea aún difusa. El avance del llamado Estado Islámico (EI), que ha instalado un califato represor en zonas de Irak y Siria, presidió el jueves buena parte de las reuniones bilaterales que mantuvieron los líderes de la organización atlántica, así como la cena oficial que celebraron cerca de Cardiff (Gales). La presión crece para que los países aliados intervengan en la zona, una idea que la Alianza Atlántica rechaza como organización. Los mandatarios de Estados Unidos, Barack Obama, y de Reino Unido, David Cameron, instaron a la Alianza a abandonar impulsos “aislacionistas”.

La OTAN mantiene una postura ambigua ante el avance yihadista en Oriente Próximo. Su secretario general, Anders Fogh Rasmussen, aplaude las iniciativas individuales para contrarrestar a ese régimen, pero elude comprometer una acción conjunta. “Celebro que los Estados hayan dado pasos individuales para ayudar a Irak. Celebro la acción militar estadounidense para frenar el avance del Estado Islámico. Celebro que otros países hayan contribuido de diversas formas. Creo que la comunidad internacional en su conjunto tiene la obligación de impedir que el Estado Islámico avance más, pero en lo que respecta a la OTAN, no hemos recibido ninguna petición para un compromiso”, justificó Rasmussen en el arranque de la cumbre.

Esa petición llegó a través de los medios de comunicación —y también estaba prevista para la cena de jefes de Estado y de Gobierno— personificada en Obama y Cameron. Ambos líderes publicaron un artículo en el diario británico The Times en el que llamaban a la colaboración aliada. Lo único que ha ofrecido hasta ahora la organización es cooperar con Irak sin intervenir en el conflicto. Rasmussen recordó que la OTAN ya mantuvo una misión de adiestramiento de las fuerzas iraquíes hasta 2011, que podría reanudarse. “Si el Gobierno iraquí lo solicitara, los aliados lo considerarían seriamente”, aseguró ante la prensa.

Esa ayuda resulta ahora escasa y casi inviable con las estructuras del Estado iraquí claramente desbordadas por el desafío suní del Estado Islámico. Obama aspira a mucho más cuando pide respaldo a los bombardeos que está efectuando en la zona. “Sabemos que si se une la comunidad internacional podemos seguir reduciendo la esfera de influencia del EI hasta que se convierta en un problema manejable. Se trata de estar seguros de que tenemos la estrategia correcta, pero también de que tenemos la voluntad internacional de hacerlo”, aseguró el presidente estadounidense antes de la cumbre.

A su llegada al encuentro, Cameron dijo estar sopesando unirse a la ronda de ataques aéreos de Estados Unidos en la zona. “Deberíamos hacer lo que podamos para ayudar a quienes quieren construir un Irak para todos los iraquíes”. El líder británico es el único que de momento ha considerado públicamente esa opción y ha preparado a su opinión pública con una serie de entrevistas a los principales medios británicos. Reino Unido y Estados Unidos son los países más directamente concernidos por el horror islamista después de que la organización haya decapitado a dos periodistas estadounidenses secuestrados en Siria y amague con hacer lo mismo con otro reportero británico cautivo en la zona.

Más tibiamente, también Francia ha abierto la puerta a una mayor intervención en este conflicto porque los radicales suníes representan “una amenaza para toda la región y más allá de ella”, según su presidente, François Hollande.

El País

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>