Publicado el: Dom, May 7th, 2017

La paz nacional depende de restituir el hilo constitucional y de la libertad de Leopoldo López


Dr: Rafael Tobías Blanco Vilariño*

La vida es una aventura peligrosa, cuando los conflictos que durante nuestra existencia se nos presenten no las enfocamos con un sentido común, que nos permitan tomar las diferentes medidas pertinentes para su correcta y definitiva superación; este ha sido siempre el objetivo de estas pacificas marchas Venezolanas, donde se trata de restablecer el Hilo Constitucional y el obtener la paz entre grupos confrontados por diferencias ideológicas y la libertad de los presos políticos.

Mas no, mediante el uso de las Armas de Guerra como si se tratase de una conquista de nuevos territorios; esto último, no es lo que ambos grupos de venezolanos en confrontación desean; obviamente, excluyendo a los Colectivos infiltrados como fuerza Para-militar encubiertos por el decreto Nº 008610 emanado del Ministro de la Defensa el año 2015, el cual permite el uso de las armas de guerra contra la población civil; decreto que hasta hoy no ha sido denegado; a lo que hoy se le han sumado las consecuencias de una resolución irresponsable del TSJ, al declarar a maduro como Dictador Plenipotenciario, lo cual es equivalente a inducir una Guerra Civil no declarada, donde ya tenemos 39 jóvenes mártires universitarios en nuestras pacíficas manifestaciones, por el solo hecho de solicitar la restauración de hilo Constitucional, la destitución de esos Jueces, el reconocimiento de nuestra Democrática Asamblea Nacional, el denegar el Decreto Militar Nº008610 y liberar los presos políticos.

Por tales motivos, el país civilizado que ama la paz nacional como modus vivendi de convivencia pacífica comunitaria y sin distingo de afinidad política, no está dispuesto a aceptar ciegamente e indolentemente los actos de crueldad cometidos durante las marchas pacíficas, por los infiltrados encapuchados y por los crueles Colectivos motorizados creados por el Comandante Chávez, condicionantes directos de la perdida de vida de jóvenes universitarios, aunado a los crueles maltratos físicos al que son sometidos como presos políticos.

Por tan sentidos y dolorosos acontecimientos familiares, al que debemos sumar la desaparición física de Leopoldo López, en el sentido de no dejarlo ver por su madre, por su esposa, hijos y los 14 millones de venezolanos que le apoyamos, lo cual evidencia una medida inhumana propia de la antigua Cortina de Hierro y evidentemente una violación absoluta de los Derechos éticos y morales acordes con nuestra Constitución Nacional vigente, con los Derechos Humanos, con el Protocolo de Estambul y con los Derechos a la Libertad de Expresión.

En consecuencia, todo el pueblo venezolano desea ver libre a este descendiente del Libertados Simón Bolívar sano y salvo. De no ser así, ellos se deben atener a las consecuencias Nacionales e Internacionales.

Entendemos también, que estas funestas consecuencias de una írrita proclamación emanada del TSJ, el que, si no las detenemos a tiempo, serán mucho mas graves para nuestra futura confraternidad nacional, debido al odio y el deseo de venganza que de dichos actos derivaran tanto en lo cívico como en lo militar y por ende de la pacifica Reconstrucción Nacional.
Entendemos, el que existen seres, que solamente desean el conflicto y no la cooperación, el poder y no la Paz, el divisionismo y no la unión. En este sentido, deben ambos grupos actuar como hombres de buena voluntad, donde el epicentro sea la Paz social y laboral, como fuente definitiva para lograr el beneficio nacional.

De no ser pronto y así lograble nuestra unión fraterna, la cual nos fue proféticamente anunciada en la última Proclama de nuestro General en jefe y Libertador Simón Bolívar, se ha de cumplir lo que proféticamente él nos anunció: “Estaremos arando en el mar y convirtiendo al país en un cuero seco, en donde al pisar una punta se levanta la otra”.

Comprendamos que la existencia de nuestra Paz social, no puede depender de un grupo de individuos anárquicos como lo son los Colectivos, de un TSJ incompetente y mucho menos de un poder ejecutivo írrito, dictatorial y sometido a un solo y único pensamiento filosófico, que trata de transformarnos en un pueblo involutivo, sumiso y mono-pensante.

La paz social en los países evolucionistas, siempre se ha debido, a la proporcionalidad de los diferentes pensamientos creativos, que se reviertan para beneficio de la patria y sin derramamiento de sangre fraterna.

No al Totalitarismo, No a la “Asamblea Constituyente Comunal.” ¡ VOILÁ ¡

*Médico microbiólogo Clínico.
Universidad de Carabobo- Valencia- Venezuela.

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>