Publicado el: Mar, Abr 23rd, 2013

Las Cajas de Pandora

  Súbitamente todo cambió. En efecto después de 9 horas de discusiones durante el jueves 18 de abril, los 5 rectores del CNE decidieron autorizar la auditoria paralegal sugerida por el Rector Vicente Díaz

He decidido poner por escrito algunas ideas en relación con los acontecimientos que estamos viviendo en Venezuela a raíz de los resultados electorales del pasado domingo 14 de abril, los cuales estarán sujetos a la auditoria del restante  46% de las cajas contentivas de los votos y de los otros elementos relacionados con el acto electoral (cuadernos de votación, actas de escrutinio y huellas dactilares).  Le aclaro a aquellos que les llegue este texto y que presumen de escritores y articulistas, que yo no lo soy, así que les pido su indulgencia cuando lo lean.

Como todo en la vida, se debe partir de una premisa fundamental como lo es que la oposición y su vocero Henrique Capriles dicen tener los votos necesarios para haber ganado las elecciones del pasado domingo. Esto esta en sintonía con lo dicho por el Presidente del Ecuador en el sentido que Capriles no asumirá la presidencia de Venezuela por la fuerza. Por otro lado, el enfoque que hay que darle a lo que esta aconteciendo en Venezuela es netamente de carácter político y no jurídico.

Durante estos aciagos días donde el País se ha visto convulsionado con muertes, represión, frustración y furia (arrechera Capriles dixit), fuimos sometidos a incesantes pronunciamientos de altos acólitos (y acólitas para estar en sintonía con el lenguaje oficial) del chavismo en referencia a que no habría auditoria mas allá de la prevista en la Ley (54% de las mesas electorales). Así lo expresaron el Tte. Cabello y otros voceros del PSUV  y, en forma descollante, la sección femenina de ese conglomerado fascista como lo son la Presidenta del TSJ, la Fiscal (a) General de la Republica y la Defensora del Pueblo.

Todo apuntaba pues, a que la esperanza de por lo menos del 50% de los votantes que su voluntad electoral seria respetada seria nuevamente frustrada por el hecho que debíamos aceptar la imposición oficial,  “… ya que las armas las tienen ellos”. Incluso, siguiendo sin dudas directrices foráneas, se sabe que “los enchufados” tenían preparado la remoción de Capriles como Gobernador de Miranda y su inmediato arresto por delitos relacionados con el terrorismo, incluyendo en esa redada neo nazi a Leopoldo López y de otros dirigentes de la MUD. Como si ello no fuese suficiente para arrinconar a la oposición en su justa exigencia, se agredió (William Dávila) a los Diputados opositores nacionales y regionales, quitándoles  inclusive su derecho de expresión parlamentaria y expulsándolos de las Directivas de las Comisiones Legislativas que integraban. Además, se inventaron actos vandálicos a los CDI (los cuales según PROVEA resultaron falsos), así como agresiones al personal medico cubano y la sede del PSUV en Barcelona.  Para los que gustan de la historia, estos hechos constituyen una reminiscencia de lo que hicieron los Nazis en el Reichstag con los diputados de oposición en 1933 y la orgia de violencia de la Kristallnacht en 1938 en Alemania.

Pero súbitamente todo cambió. En efecto después de 9 horas de discusiones durante el jueves 18 de abril, los 5 rectores del CNE decidieron autorizar la auditoria paralegal sugerida por el Rector Vicente Díaz y solicitada por Capriles, cambiando así de raíz la dinámica que estaban tomando los acontecimientos. Así lo anuncio la Sra. Lucena, señalando que tal decisión iba encaminada a satisfacer las expectativas no solo de los votantes del “candidato” Capriles, sino también la de los votantes del “Presidente” Maduro. Capriles de inmediato informo al País de su aceptación a lo aprobado por el CNE señalando que  “… en esas 12000 cajas esta el problema y  sabemos donde ir a revisar…”. Esto calmó los ánimos nacionales y foráneos y permitió la celebración de un pobre espectáculo de toma de posesión (con la irrupción de un espontaneo (?) en el pódium) y un deslucido y penumbroso desfile militar. Pero el entusiasmo de la oposición fue prontamente puesto en perspectiva con la declaración de la Sra. Lucena antes de entrar a la fiesta de Maduro, cuando apuntó  que la oposición no debe tener muchas expectativas sobre el resultado de la auditoria, la cual por demás seria solo “electrónica”. Para rematar, El Nuevo País del sábado 20 de abril, tituló en su página principal que Cuba había controlado las elecciones mediante una red secreta.

Lo anterior me lleva a decir que si  viviéramos en un País normal donde las instituciones funcionan,  los desafueros con los que nos hemos enfrentado los ciudadanos en estas ultimas semanas, no hubiesen sido tolerados por una sociedad medianamente seria. Pero ello no es así, pues por un lado existe una mitad de la sociedad compuesta por delincuentes, mercenarios, pedigüeños y oportunistas y por otra mitad que no puede, no quiere, o no sabe como defender sus derechos.

La aceptación inesperada de extender la auditoria a las restantes mesa no auditadas, abre un sin numero de probables eventos cuyas consecuencias políticas son impredecibles. Ahora bien, la pregunta de rigor es ¿que llevo al gobierno a aceptar lo que pudiera ser, en palabras del Presidente Pérez, un “autosuicidio” que pudiera dar al traste no solo con Maduro sino con el Chavismo como hoy lo conocemos? Las posibles repuestas van desde presiones externas e internas (militares incluidos) hasta la necesidad de ganar tiempo mientras el Chavismo se reorganiza y recupera de la tremenda derrota política sufrida el domingo pasado, cuando la Tarjeta de la Unidad saco mas votos que la Tarjeta del PSUV.

No tengo la menor duda que independiente de cual haya sido la razón o razones que llevaron a la Sra. Lucena a anunciar la auditoria “del 46% de las Cajas”, esta no se llevará a cabo en la forma solicitada por Capriles, ni en términos adecuados de contenido o de tiempo, y el ambiente tendera a enardecerse hasta el punto que necesariamente hará explosión con consecuencias desastrosas.

Si bien es cierto que las órdenes antillanas es no soltar el poder bajo ninguna circunstancia, llegando inclusive a una suspensión de garantías y militarización absoluta del País, las realidades socio-económicas de Venezuela no le dan a Maduro y  a su débil gobierno mucho margen de maniobra y por ello asumirán la vieja táctica fidelista de huir hacia adelante, independiente del costo político que ello implique y la tragedia a que conlleve.

Ante este escenario que cambia constantemente, me atrevo a decir que los próximos días serán de alta conflictividad en Venezuela ante la negativa del gobierno de efectuar la auditoria en la forma esperada, motivado no necesariamente a su convencimiento que perdió el domingo 14 de abril las elecciones, sino a la imposibilidad de asumir (bajo expresa prohibición de Cuba) siquiera la mas remota posibilidad que Capriles gano las elecciones y las consecuencias de toda índole a que esto conllevaría. Ante esta realidad de abusos y atropellos continuados hacia la oposición, cualquier cosa puede suceder, como por ejemplo que se pongan en vigencia los planes de remover a Capriles como gobernador y su arresto inmediato; atentados contra la vida de figuras públicas (sin excluir a nadie); expropiaciones de empresas y bienes privados; cierre de universidades y otros eventos de similar trascendencia. Igualmente, no debemos pasar por alto que si bien es cierto que Capriles tiene en este momento un voto de confianza de sus seguidores que merecidamente se ganó, ello no significa que tiene un cheque en blanco para controlar a sus millones de seguidores, que se verán forzados a reaccionar violentamente ante lo que seguramente serán provocaciones del gobierno, cada vez mas violentas, que no pueden quedar sin respuesta por parte de la ciudadanía.

En relación al estamento militar, este no jugara un papel protagónico e inicial en la crisis que se nos viene encima, pero si serán los que decidan el resultado al final del día, una vez que se decante donde esta la fuerza y la mayoría del pueblo. Recuerden que estos señores le tienen pánico (como lo reconoció un General chavista al mando de una importante guarnición del oriente del País) a tres palabritas, que en su conjunto o individualmente, los pone a temblar: CORTE- PENAL- INTERNACIONAL.

En resumen, al aceptar  el gobierno “abrir” las 12000 cajas para ser auditadas, abrió también la proverbial Caja de Pandora y ello permitirá que muchos males se escapen de esas cajas y salgan a la luz pública nacional e internacional, lo que ocasionara el descalabro y destrucción del actual estado de cosas. No olvidemos que la Caja que abrió Pandora (hija de Zeus) contenía todos los males que aquejan a la humanidad, pero también contenía extrañamente una virtud: La esperanza. ”

Con informacion que circula en internet. Autor no identificado

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>