Publicado el: Sab, Mar 21st, 2015

Libertad de expresión

FERNANDO FACCHIN B.

A propósito del caso “El Carabobeño”; todo gobierno totalitario necesita que se piense y se diga un solo pensamiento sobre política, sociedad y economía; sólo admite una única visión para el país y sus ciudadanos y así procura, por todos los medios, apropiarse de la prensa, de allí la negativa a la distribución de papel periódico a los diarios no sumisos.

La nefasta Ley Habilitante recién aprobada por el vergonzosamente sumiso parlamento, se ocupará de acabar con la libertad de expresión, pero sucede que el país no soporta la proliferación de adefesios jurídicos mal llamados leyes, dictados para complacer los caprichos presidenciales, leyes dictadas unas y modificadas otras, sin consenso, sin discusión, sin fundamento filosófico, sólo para satisfacer requerimientos inmediatos o para justificar hechos delictivos cumplidos o, peor aún, para mayor represión de la sociedad lo que nos lleva por el barranco de la censura y la opresión. La sociedad civil ejerce un rol de servicio público ineludible, porque la libertad de expresión, en todas sus modalidades, no es sólo un tema o una función del periodismo, es un derecho de toda la sociedad y ésta tiene la obligación de defender sus principios básicos frente a la vulneración sistemática de sus derechos fundamentales.

Ese cuerpo “legal” que se nos pretende imponer dentro de la intolerancia política es tremendamente preocupante para la lucha por la democracia y el estado de derecho que libra la sociedad disidente, se criminalizará la opinión, se satanizará el arte, se enervaran los derechos constitucionales a la participación política, el porqué del terrorismo legislativo lo encontramos en la pérdida de legitimidad del presidente para gobernar, su ejercicio está deslegitimado por cuanto el pueblo en ejercicio de su soberanía así lo ha decidido en razón de la reiterada oposición, el odio social, el desprecio a los derechos individuales, la exaltación de la violencia, rechazo a toda posibilidad de convivencia con la oposición y aniquilamiento de la disidencia, creencia de poseer la verdad absoluta y dictarla en cada ocasión, adoctrinamiento de la niñez y juventud “sobre ideas nocivas y filosofías gastadas”, por ello nos tratan de llevar al barranco de la censura periodística.

El oficialismo hace uso de la censura, oculta o descarada, en nuestro país, hasta ahora, se nos presenta una censura oculta por no tener sustrato legal, se arenga a la violencia contra los medios en forma desconsiderada y abusiva y se le niega papel a los diarios o no se otorgan las concesiones audiovisuales. Por otra parte, la noticia falsa ha sido utilizada por todas las perversas mentes fascistas como medio de persuasión, en algunos casos, y en otros, como medio de provocación, así actúa el gobierno; mientras más grosera es la falsedad y la descalificación mayor es su efecto, destructivo. La mentira descalificatoria y la voz de mando ante los medios, el predominio de la imagen frente a la explicación, de lo sensiblemente brutal a lo irracional, la exaltación de las zonas más oscuras del inconsciente colectivo y la invasión mediática a los hogares, es terrorismo mediático. El gobierno es un prisionero de sus propios mitos y mentiras, por ello es una larga pesadilla. Carabobo democrática está al lado de “El Carabobeño”. “No temo a la represión del gobierno sino al silencio de los ciudadanos.”

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>