Publicado el: Sab, Abr 2nd, 2016

Lideres mundiales tratan de evitar que ISIS pueda obtener material nuclear

Isis
Las potencias se movilizan para evitar que el ISIS obtenga material nuclear
Obama avisa en la cumbre, sin la asistencia de Rusia, del peligro de que “locos” usen una bomba

Los líderes de medio centenar de países, reunidos este viernes en Washington, buscaron cómo evitar que grupos como el Estado Islámico (ISIS o ISIL, en sus siglas inglesas) se hagan con el combustible nuclear que les sirva para lograr un bomba de efectos devastadores. La Cumbre para la Seguridad Nuclear, auspiciada por el presidente Barack Obama, se celebró bajo la sombra de los atentados de la semana pasada en Bruselas. Los líderes parten de una constatación: toneladas de material atómico se encuentran en instalaciones poco seguras y son susceptibles de caer en manos de los terroristas.

El presidente estadounidense, Barack Obama, asiste a la IV Cumbre de Seguridad Nuclear en Washington.
El presidente estadounidense, Barack Obama, asiste a la IV Cumbre de Seguridad Nuclear en Washington. Oliver Contreras EFE
“Sabemos que Al Qaeda ha buscado materiales nucleares”, dijo Obama en la sesión inaugural. “El ISIL ya ha usado armas químicas, incluido gas mostaza, en Siria y en Irak. No hay ninguna duda de que si estos locos obtienen una bomba nuclear o material nuclear, con toda certeza lo usarían para matar tantas personas como fuera posible”. Su homólogo ruso, Vladímir Putin, no asistió.

Pese a los avances los últimos años para eliminar o proteger mejor este material, el objetivo de un mundo sin armas nucleares, fijado por Obama al inicio de su mandato, queda muy lejos.

La de Washington es la cuarta reunión de líderes dedicada específicamente a la seguridad nuclear. No hay más previstas en el futuro, lo que crea incertidumbre sobre la continuidad del proceso.

En Washington no se trataba de impulsar el desarme entre las grandes potencias, sino de asegurarse de que el combustible nuclear —toneladas de material nuclear y radioactivo, no sólo en instalaciones militares sino civiles como hospitales o centros de investigación— acabe en posesión de actores no estatales.

No fue una cumbre de grandes anuncios, sino una reunión para hacer balance de los progresos de los últimos años y presentar nuevos compromisos de países participantes. Obama destacó que Argentina, Suiza y Uzbekistán han eliminado con éxito todo el uranio enriquecido.

Con la conclusión del proceso en Argentina, América Latina y el Caribe pueden considerarse una región libre de uranio enriquecido, según la Casa Blanca. China y EE UU cooperan en la seguridad nuclear. Y Japón se prepara para retirar más de media tonelada de uranio enriquecido y plutonio, el mayor proyecto de este tipo en la historia. EE UU publicará el inventario de sus reservas de uranio enriquecido.

“Queda más trabajo por hacer para evitar que actores no estatales obtengan materiales nucleares y radioactivos que podrían ser usados con propósitos maliciosos”, se lee en el comunicado final.

Escenario de la cumbre en Washington.
Escenario de la cumbre en Washington. Alex Brandon AP
El proceso parte del discurso que pronunció el demócrata Obama en Praga (República Checa) en abril de 2009. Allí, retomando una idea del republicano Ronald Reagan, Obama expuso su sueño de un mundo sin armas nucleares. El presidente de EE UU lo planteaba en parte en términos de responsabilidad moral del único país que ha lanzado bombas sobre civiles, en Hiroshima y Nagasaki (Japón) en agosto de 1945. En Praga también detalló los pasos para que, mientras esto no se cumpla, se reduzca el riesgo nuclear, que mantuvo el vilo al mundo en varios momentos de la Guerra Fría entre EE UU y la Unión Soviética.

Con el fin de la Guerra Fría, en 1989, la probabilidad de un choque nuclear entre potencias se redujo. Pero apareció otro peligro: que, con enormes cantidades de plutonio y uranio fuera del control de los estados, grupos o personas con capacidad técnica fabricasen y construyesen bombas para usarlas en atentados terroristas. El arsenal nuclear ha perdido la función disuasoria: no es previsible que ni Al Qaeda ni el ISIS, como EE UU y la URSS durante la Guerra Fría, dejen de lanzar una bomba porque sus rivales puedan usarla en respuesta.

Desde el discurso de Praga, y la primera cumbre nuclear en Washington, en 2010, los avances han sido tangibles. Se han eliminado o retirado más de tres toneladas de uranio enriquecido o plutonio. Trece países más Taiwán se han declarado libres de uranio enriquecido. Se ha mejorado la seguridad en instalaciones que albergan combustible nuclear y se ha instalado equipamiento para detectar radiaciones en 328 cruces de frontera, aeropuertos y puertos marítimos, con el fin de combatir el tráfico ilegal de estos materiales.

Además, EE UU y Rusia, los viejos rivales de la Guerra Fría, han acordado una reducción de las armas nucleares a los niveles de los años 50.

Otro logro: el acuerdo de los países del Consejo de Seguridad de la ONU con Irán, en julio de 2015, para impedir el acceso de este país a la bomba.

Tras seis años de cumbres, sin embargo, el balance es matizado. El boicot de Rusia en la cumbre de este viernes refleja las dificultades en la coordinación. Ambos países poseen juntos el 90% de las armas nucleares que hay en el mundo.

Y los compromisos se han relajado. EE UU ha reducido su presupuesto para la seguridad nuclear y ha aumentado el destinado a modernizar el arsenal atómico, mientras que Rusia se ha embarcado en la construcción de nuevas armas para sustituir los sistemas antiguos. En su discurso en la cumbre, Obama recordó que en centenares de instalaciones militares y civiles por todo el mundo hay unas 2.000 toneladas de nuclear material y no todo está bien protegido. Según datos de Center for Public Integrity, una organización en Washington, las reservas actuales podrían servir para fabricar 20.000 bombas de uranio y casi 80.000 de plutonio.

“La cantidad mínima de plutonio, del tamaño de una manzana, podría matar y herir a centenares de miles de personas inocentes”, dijo el presidente de EE UU.

La Administración Obama no tiene constancia de ninguna trama terrorista para adquirir material nuclear, dijo en una rueda de prensa, en vísperas de la cumbre, Laura Holgate, responsable de armas de destrucción masiva en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Uno de los objetivos de la cumbre era reforzar la coordinación de los servicios de espionaje con los socios europeos ante la amenaza del ISIS. El descubrimiento de grabaciones en vídeo, realizados por miembros del ISIS, de un científico nuclear belga, ha disparado la alarma.

elpais.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>