Published On: Lun, Dic 3rd, 2012

Lincoln, la libertad y los dos países de EEUU

“Hace ochenta y siete años, nuestros padres crearon en este continente una nueva nación, concebida en libertad y dedicada a la propuesta de que todos los hombres son creados iguales. Ahora estamos enzarzados en una gran guerra civil, probando si esa nación, o cualquier nación concebida y dedicada de ese modo, puede perdurar mucho tiempo.”

Ésas son las palabras iniciales del discurso de Gettysburg de Abraham Lincoln y hoy en día parecen perturbadoramente premonitorias, pues una vez más, este país se encuentra dividido más y más, cavilando en el futuro de esta gran unión y de las ideas mismas de libertad e igualdad para todos.

Se está abriendo la brecha entre liberales y conservadores, entre ricos y no tan ricos, entre privilegios intergeneracionales y el poder de los nuevos inmigrantes, entre patriarcado e igualdad de los sexos, entre quienes quieren ampliar las libertades y quienes quieren restringirlas. Y esa brecha, que tiene contornos geográficos – los estados costeros, densamente poblados contra los menos poblados estados de las montañas Rocosas, del delta del Mississippi y de las grandes llanuras – amenaza el concepto mismo de los Estados Unidos y está empujando al extremismo a los conservadores, que quedaron temblando después de las elecciones de este mes.

Algunos incluso han actuado para formalizar nuestras divisiones. El periódico The Daily Caller informó la semana pasada que “más de 675,000 firmas digitales habían aparecido en 69 solicitudes de secesión que cubren los 50 estados”, según el análisis que hizo de las solicitudes registrado en el sistema de solicitudes en línea de la Casa Blanca.

De acuerdo con The Daily Caller, “las peticiones de residentes de Alabama, Florida, Georgia, Luisiana, Carolina del Norte, Tennessee y Texas acumularon por lo menos 25,000 firmas, cifra que el gobierno dice que recompensará con una revisión de su personal de las propuestas en línea”. En las elecciones de noviembre, el presidente Barack Obama perdió en todos esos estados, excepto Florida.

El ex aspirante a la candidatura republicana Ron Paul se fue a su sitio Web para encomiar las peticiones de aquellos que se inclinan por abandonar la unión, señalando que “la secesión es un principio profundamente estadounidense”. Y continúa: “Si la posibilidad de secesión estuviera completamente fuera de las discusiones, no habría nada que detuviera al gobierno federal para seguir invadiendo nuestras libertades y no habría ningún recurso para quienes están enfermos y hartos de eso.”

La Web ha estado muy alborotada con la incongruencia de que el partido de Lincoln se haya convertido en el partido de los secesionistas.

Pero aun haciendo a un lado la secesión, es aun más claro que los estados republicanos se están volviendo más estridentes en lo ideológico y creando un casi país regional dentro del país más grande. Se están apresurando para promulgar leyes restrictivas en todas las materias, desde el voto hasta cuestiones de la salud de la mujer.

Como dijo Monica Davey el viernes en The New York Times, a partir de enero, “habrá un partido que ocupe la oficina del gobernador y la mayoría en las cámaras legislativas de al menos 37 estados; la proporción más grande en 60 años y un salto significativo con respecto de hace apenas dos años”.

La Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales (NCSL) lo puso de este modo: “Gracias a una aparente victoria en Arkansas, los republicanos ganaron el control del viejo sur, trastocando los otrora sólidamente demócratas once estados de la Confederación”. Arkansas será el único de esos estados con un gobernador demócrata.

Como señaló Davey, el control de un solo partido plantea “la perspectiva de que en los próximos años florezcan programas partidistas audaces, en ambos extremos del espectro político”. Pero parece que no debe de entenderse que esos “dos extremos del espectro político” son iguales. Los demócratas quizá quieran ampliar las libertades personales pero los republicanos han pasado los últimos años trabajando febrilmente para restringirlas.

Según el reporte de enero del Instituto Guttmacher, “prácticamente en cualquier sentido, las cuestiones relacionadas con la salud reproductiva y los derechos a nivel estatal recibieron una atención sin precedentes en 2011. Tomando a los 50 estados en su conjunto, los legisladores introdujeron más de 1,100 cláusulas relacionadas con la salud reproductiva y los derechos, un aumento considerable respecto de las 950 introducidas en 2010. Para el final del año, 135 de esas cláusulas habían sido promulgadas en 36 estados, un aumento respecto de las 89 promulgadas en 2010 y las 77 de 2009”. Casi todas las cláusulas de 2011 fueron promulgadas en estados con legislaturas controladas por los republicanos.

Según el Centro Brennan de Justicia de la Escuela de Derecho de la Universidad de Nueva York, desde principios de 2011 se introdujeron por lo menos 180 proyectos de ley para restringir el voto en 41 estados. La mayoría de los estados que aprobaron leyes para restringir el derecho de voto tienen legislaturas controladas por los republicanos.Un reporte de la NCSL del año pasado encontró que “los 50 estados y Puerto Rico introdujeron el número sin precedentes de 1,538 proyectos de ley y resoluciones relativas a los inmigrantes y refugiados en el primer trimestre de 2011. Esta cifra rebasa por 358 a la del primer trimestre de 2010”. Esa tendencia se frenó en 2012 debido en parte a las refutaciones legales. Muchos de los estados que para marzo del año pasado habían promulgado leyes contra los inmigrantes o adoptado resoluciones similares también tienen legislaturas controladas por los republicanos.

Estamos avanzando hacia dos países con dos conceptos de libertad contrastantes y cada vez más codificados. ¿Puede sobrevivir mucho tiempo una nación así?

El euro tocó un máximo de seis semanas y las bolsas subían el lunes luego de que señales de crecimiento acelerado en China avivaron el apetito por el riesgo de los inversores, aunque las ganancias eran limitadas por las preocupaciones sobre las negociaciones de presupuesto estadounidense.

La actividad en el sector manufacturero de China se aceleró en noviembre por primera vez en 13 meses, según las encuestas más recientes de los gerentes de compras (PMI), sumándose a la evidencia de que la economía está reviviendo tras siete trimestres de crecimiento ralentizado.

“Estamos en un entorno donde los riesgos en la gran imagen aún están allí, y el abismo fiscal de Estados Unidos, la zona euro y China – en dos de ellos (China y la zona euro) podría decirse que las cosas han ido mejorando,” dijo Philip Poole, jefe global de estrategia de inversión macro de HSBC Global Asset Management.

Las bolsas mundiales subían un 0,1 por ciento a 332,80 puntos ayudadas por una pequeña ganancia en el índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón.

En Europa, el índice FTSE Eurofirst 300 de las principales acciones europeas subía un 0,2 por ciento en las primeras operaciones a 1.121,87 puntos.

El euro tocó un máximo de seis semanas frente al dólar a 1,3048 unidades por los datos chinos optimistas, antes de cotizar en torno a 1,3030 dólares antes de una reunión de ministros de Finanzas de la zona euro donde se evaluará el plan más reciente para ayudar a Grecia.

El dólar caía un 0,1 por ciento contra el yen a 82,27 unidades, pero no muy lejos de un máximo de siete meses y medio de 82,84 yenes que tocó el 22 de noviembre.

Los precios del petróleo eran apoyados por los firmes datos chinos y las tensiones en Oriente Medio.

El petróleo estadounidense subía un 0,15 por ciento, a 89,04 dólares el barril, y el crudo Brent de Londres sumaba un 0,3 por ciento, a 111,55 dólares el barril, mientras que los futuros del cobre en la Bolsa de Metales de Londres se fortalecían un 0,2 por ciento, a 8.010 dólares la tonelada.

La incertidumbre apoyaba el atractivo del oro como refugio seguro, con el oro al contado trepando un 0,25 por ciento, a 1.719 dólares la onza.

The New York Times

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>