Published On: mar, Dic 18th, 2018

López Obrador: El desengaño, por Victor H. Becerra


Los mexicanos presenciamos todos los días (a veces con burla, otras con furia contenida o impotencia) las decisiones erróneas y las declaraciones desafortunadas de los nuevos funcionarios

Con apenas 15 días en el puesto (15 días que ciertamente se sienten como meses), el de López Obrador es un gobierno de muchas expectativas y en contraste, no solo de pocos logros (lo que sería natural por el escaso tiempo de ejercicio), sino al contrario: de muchos, muchos estropicios y desencantos.

Los mexicanos presenciamos todos los días (a veces con burla, otras con furia contenida o impotencia) las decisiones erróneas y las declaraciones desafortunadas de los nuevos funcionarios, y también vivimos la decepción porque las cosas no salen según lo prometido o lo esperado por las altas expectativas de la gente. Cómo estarán las cosas que ahora, en ese cuadro, hasta el ex presidente Peña Nieto les parece a muchos un ejemplo de estadista y de gobernante prudente.

Frente a ello, el gobierno de López Obrador parece únicamente empecinado en destruir los logros de los gobiernos anteriores, tales como el Aeropuerto de Texcoco, el Seguro Popular, la Reforma Educativa, la Reforma Petrolera, la autonomía y el profesionalismo de muchas instituciones que se fueron ganando en la larga transición democrática del país; al respecto, incluso se habla de la posibilidad de un golpe de Estado judicial en ciernes, el primero en la ya larga historia institucional de México.

La actual disputa entre López Obrador y la Suprema Corte de Justicia, por la ley que reduce sueldos en todo el aparato estatal mexicano, para que nadie gane más que el presidente de la República, así como los masivos despidos de la actual burocracia, por haber servido a los regímenes “neoliberales”, por parte de los nuevos funcionarios designados por López Obrador, en realidad solo buscan la mayor cantidad de renuncias y puestos de poder, para allí acomodar a los adictos al nuevo mandamás y su corte: López Obrador quiere lealtad completa y una burocracia voluntariamente ciega que solo le rinda cuentas a él.

A cambio, el costo será una nueva burocracia inexperta, centralizada, temerosa, con una empinada curva de aprendizaje, que por ello, impedirá que muchas políticas del nuevo gobierno salgan bien u obstaculizarán su implementación. Se vienen días aún más aciagos en el nunca eficaz ni eficiente (ni honesto) Estado mexicano.

A ello sumemos las pérdidas económicas ya resultantes de la gestión del nuevo gobierno. Solo la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, por ejemplo, costará al menos 13,500 millones de dólares, sin considerar los costos de los litigios por la cancelación injustificada, el pago de las líneas de crédito que utiliza el proyecto, la reparación del terreno actual y, al final, los costos por adecuar las alternativas aeroportuarias en que se ha empecinado el nuevo gobierno. Al final, resultará que era más barato concluir Texcoco que entrar al berenjenal en el que se

Fuente:Panampost.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>