Publicado el: Dom, Jul 17th, 2016

LOS ADECOS DE HOY

Acción_Democrática
Fernando Facchin B.
Domingo 17.07.16

Los que nos formamos bajo la identidad de pensamiento socialdemócrata en las filas de la AJV y de AD, nos ganamos el derecho de llamarnos ADECOS y los que se integraron después tienen igual derecho. Hoy, por razones diversas, podríamos estar dispersos, pero nunca callados, sino expectantes, bajo una expectación cautelosa de la realidad del país y del partido mismo, hasta que ondee en el firmamento nacional la bandera blanca de la libertad, de la soberanía y de democracia. La historia de AD es bien conocida por todos, para bien o para mal, dentro del merecido reconocimiento o del reconcomio de la envida.

En Valencia los adecos nos conocemos todos y no hay razón para habladurías sin sentido y mentiras poco ilustrativas de la realidad nacional y partidista.

AD ha tenido una participación determinante en el devenir político nacional desde su nacimiento, el 13.09.41, ha sido un factor fundamental en los cambios y transformaciones que ha experimentado el país y hoy, cuando la democracia peligra, tiene la obligación de resurgir despertando su fuerza adormecida pero no inerte.

En los 40 años de democracia, AD supo lograr la integración de todos los sectores de la sociedad en torno a nuevos proyectos políticos innovadores, los cuales me llevaría mucho espacio determinar, además, están en la memoria del grueso del pueblo venezolano.

Los partidos representativos de las corrientes filosófico-políticas e ideológicas más importantes del mundo, renuevan sus principios fundamentales, tales como la tolerancia, el pluralismo ideológico, libertad de pensamiento, el respeto y la unidad, en momentos cuando los retos son muchos: seguridad, salud, educación, empleo, competitividad, solidaridad, seguridad alimentaria, unidad en torno a la defensa de la democracia, ética política y respeto ciudadano, por cuanto se requiere que los partidos sean la herramienta para la moderación y el diálogo constructivo y que ofrezcan perspectivas de futuro, para ello es necesario reforzar la cohesión y la dimensión partidista para definir prioridades en un esfuerzo compartido por todos.

En el fondo, se trata de reinventar la política mediante un modelo partidista moderno donde impere el respeto entre y hacia los militantes, para volver a la senda de la prosperidad con un pacto unitario que permita la competitividad y la cohesión política. Debemos cuidarnos de los grupos políticos oportunistas y electoreros, sin ideologías ni éticas, los cuales todos conocemos, de la “antipolítica” y de los resentidos. Esta nota no es una crítica, es un sentimiento. AD está viva y respondiéndole a Venezuela. Saludos.

------

------