Publicado el: Lun, Mar 7th, 2016

Los argumentos de Uribe Vélez para defender a su hermano

IMAGEN-16529852-2

Casi una semana después de la captura del ganadero Santiago Uribe, su hermano, el expresidente y Senador, Álvaro Uribe Vélez, leyó una extensa declaración de 10 puntos en la que cuestionó la veracidad e intención de los testigos que declararon en el caso y mantuvo su arremetida contra el Fiscal General y el Presidente de la República.

Durante el transcurso de la semana, Uribe Vélez ya había denunciado a través de las redes sociales que le había llegado información sobre el supuesto “afán” y “desespero” de la Fiscalía por capturar a sus hijos Tomas y Jerónimo y al Director del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga. El viernes además anticipó el punto nueve del comunicado, que volvió a leer este domingo y en el que acusaba al presidente Juan Manuel Santos de cooptar y presionar a los poderes Legislativo y Judicial y de permitir el proselitismo armado de las Farc. (Además: ¿Qué hay detrás de la tempestad por la captura de Santiago Uribe?)

Este domingo, desde el municipio de Rionegro (Antioquia), en donde se encuentra detenido su hermano Santiago desde el viernes pasado, el expresidente Uribe defendió a su familiar y lo calificó como un “buen ciudadano, hijo, hermano, esposo, padre y amigo” que sobrevivió al intento de secuestro en el que murió su padre en 1983, perpetrado por las Farc.

Señaló que ya desde 2002, antes de su elección como Presidente se habían hecho falsos señalamientos sobre supuestos negocios de su hermano con la mafia cuando sus socios eran “dos familias de Medellín, ampliamente reconocidas por su rectitud”.

Uribe dijo que el asesino del conductor Camilo Barrientos, por el que es investigado su hermano, fue el policía Alexánder Amaya, quien “confesó haber asesinado a la novia. También mató a otro policía”.

Igualmente señala al policía de buscar beneficios como rebajas de pena a cambio de enredar a su hermano en hechos que no le constan y con “inferencias que extrae de una reunión en la que no participó”.

Los nexos de Meneses

Frente al mayor Juan Carlos Meneses, uno de los testigos clave de la Fiscalía al que los investigadores le dieron plena credibilidad, Uribe Vélez sostuvo que fue llamado a calificar servicios en su gobierno y que luego se enteró de que era sospechoso de nexos con narcotraficantes.

Señaló al oficial de ser protegido por las autoridades venezolanas y de ofrecerle al coronel Pedro Manuel Benavides dinero a cambio de “enlodar a los hermanos Uribe Vélez”.

Además, reconoció que siendo gobernador condecoró a Meneses en una ceremonia colectiva pero a renglón seguido dijo que no accedió a la supuesta propuesta del oficial de retractarse de su declaración contra Santiago si le retiraban la denuncia por falso testimonio, de la que dijo, “parece todavía no haber avanzado”.

Sobre el testimonio del campesino Eunicio Alfonso Pineda, que según el expediente fue torturado para evitar que declarara y se encuentra por razones de seguridad fuera del país, el expresidente señaló que es un enfermo mental.

Ese mismo argumento fue presentado por la defensa de Santiago Uribe durante la investigación y no fue tenido en cuenta por los fiscales del caso.

“A pesar de su estado mental, Medicina Legal diagnostica que no padece esquizofrenia sino un estrés postraumático, que nunca ha sido acreditado”, dijo el expresidente.

Agregó que el testigo es sostenido económicamente por el sacerdote Javier Giraldo, y por una ONG “declarados enemigos míos”.

Críticas a investigadores

El expresidente atacó al fiscal general, Eduardo Montealegre a quien calificó de “un político rabioso con capacidad de meter a la cárcel”, que sin investigación absuelve a los funcionarios del actual Gobierno.

“Ordenó directamente la captura de Santiago. Ofrece como garantía una invitación como observador a Human Rights Watch, que no es competente y cuyo director tuvo serios enfrentamientos con mi persona”, indicó Uribe Vélez.

Sus señalamientos se extendieron al vicefiscal Jorge F. Perdomo de quien dijo “hace méritos para sus aspiraciones de suceder al actual a través de perseguir a los integrantes de nuestro partido y de mi familia”. (Lea: Santiago Uribe está recluido en un batallón del Ejército en Antioquia)

También cuestionó al fiscal del caso de Santiago Uribe, Carlos Iván Mejía, por no hacer respetar su autonomía y dijo que el funcionario trabajó en la Corte Suprema con magistrados enemigos de su gobierno.

Igualmente descalificó al abogado representante de las víctimas, Daniel Prado, de quien dijo era el abogado del exalcalde Gustavo Petro e hizo parte del colectivo de abogados que “ha engañado al Estado con falsas víctimas y de clara orientación pro Farc”.

El exmandatario mencionó al exmagistrado Iván Velásquez, que fue uno de los investigadores clave de la parapolítica, y aunque él no ha sido testigo en el caso de Santiago Uribe, lo señala de haber “prevaricado” para encarcelarlo. (Lea: Las pruebas en el proceso de la Fiscalía contra Santiago Uribe)

Finalmente hizo referencia a versiones de medios sobre la supuesta interceptación del teléfono del abogado Jaime Granados, que representa a su hermano y calificó ese hecho como “una clara violación al derecho fundamental a la defensa”.

http://www.eltiempo.com/

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>