Published On: dom, Sep 29th, 2013

Los Chávez se aferran a sus privilegios

-La Familia Real bolivariana se niega a abandonar su trono

-La descabellada propuesta de clonación humana del comandante eterno

-María Gabriela hizo público su romance con el conocido actor de telenovela Coco Sosa a través de las mismas redes sociales

 

“Sería positivo para el mundo traer nuevamente a la vida a un líder de las características de Hugo Chávez”. La descabellada propuesta de clonación humana del comandante eterno parte de Alan Rojas, portavoz del pintoresco Movimiento Raeliano, que cierra el círculo del disparate pidiendo “que una de las hijas del fallecido mandatario preste su vientre para la gestación del clon”.

Ni siquiera el surrealismo mágico de la Venezuela del siglo XXI admite semejantes locuras. Nadie las habrá tomado en serio en La Casona, pese al culto del mito que reina en la residencia presidencial todavía hoy, más de seis meses después de la muerte del líder revolucionario, ocupada por sus hijos. La Familia Real bolivariana se niega a abandonar su trono, pese a que las circunstancias políticas han cambiado.

La primera en darse cuenta, en su propia piel digital, de que corren nuevos tiempos fue María Gabriela Chávez, la hija favorita del comandante. Una bronca en las redes sociales le dió el primer aviso: su vida alegre entre el “beautiful people” venezolano no agrada a todos sus seguidores. “Soy chavista, amo a mi comandante, amo el proceso. Pero les voy a hacer una pregunta: ¿ustedes no trabajan? Puro joder y perder el tiempo, tanto que hay que hacer por este país. Los hijos del comandante no salieron a él”, le espetó directamente en Instagram una simpatizante oficialista.

La respuesta de María Gabriela, considerada una copia del carácter de su padre, todavía escuece en sectores de la revolución: “Tú por lo visto no tienes nada productivo que hacer, sólo chismear y engordar como una cerda”.

La hija mediana de Chávez aparece ocasionalmente en los medios por sus declaraciones de amor a su padre (“Extraño tanto tu mirada, extraño tanto nuestras risas”, tuiteado el miércoles pasado) o por sus escarceos entre famosos. María Gabriela hizo público su romance con el conocido actor de telenovela Coco Sosa a través de las mismas redes sociales. El desencuentro posterior fue narrado por los programas de cotilleos, que no se callaron detalles tan escabrosos como los regalos (una camioneta y una tablet), cuya devolución exigió la principal oradora en el funeral de estado de su padre.

Una azarosa vida pública que nada tiene que ver con la de Rosa Virginia, nueva jefa de la Misión Milagro, el programa social creado por su padre y Fidel Castro para brindar atención oftalmológica a los pobres. Una fundación que cuenta con un presupuesto de 90 millones de bolívares y que depende de su marido, el vicepresidente Jorge Arreaza.

Si la monarquía de los Chávez tiene hoy un rey político, ése es Arreaza. Maduro volvió a recordar el pasado miércoles que fue el comandante golpista quién le conminó a nombrarle como su segundo. Arreaza vivió junto a Hugo Chávez su enfermedad y agonía, tanto en Cuba como en Venezuela. Muchos le consideran como el gran salvaguarda actual de la “familia real”.

De los otros hijos, poco se sabe. La jovencita Rosinés, que se hizo famosa por cazar los autógrafos de toda figura que pasaba por Venezuela, ha desaparecido del escenario público, al igual que Huguito, siempre huidizo. Un escenario al que no se ha subido a la última hija del mandatario, fruto de una relación extramarital.

De los que sí se conoce, y mucho, es de la otra parte de la familia. Sobre todo de Argenis Chávez, hermano del fallecido y exviceministro apartado de forma fulminante de la corporación eléctrica en el nuevo Gobierno de Maduro, una gestión muy criticada por los apagones que asolan Venezuela y por los desembolsos millonarios. Durante días, el mentidero político de Caracas se convirtió en un avispero, ¿qué pasaría con el hermano de Chávez? La respuesta de Maduro fue inmediata: Argenis fue designado director ejecutivo de la Magistratura, un puesto clave en el mundo judicial para alguien que ni siquiera es abogado.

Adán, el mayor de los hermanos, continúa al frente de la Gobernación de Barinas y mantiene dos guerras políticas con la misma intensidad: la de siempre contra la oposición y la pugna interna dentro de las filas revolucionarias contra Abundio Sánchez, alcalde de la capital estatal. La fractura es total y las consecuencias ya se intuyen: la Mesa de la Unidad Democrática es favorita para alzarse con la alcaldía en las elecciones municipales de diciembre, todo un vuelco político.

Algo que no ocurrirá en Sabaneta, el pueblo natal del clan. Allí seguirá gobernando otro de los hermanos, Aníbal.

Narciso continúa su activismo político en Barinitas y en el Convenio Médico con Cuba, mientras esquiva las denuncias de corrupción que sobrevuelan a la “familia real”. En su caso particular, le acusaron de apropiarse de un lote de tierras que habían sido recuperadas por el Estado.

Sobre Adelis Chávez, el hermano pequeño, pende la fama de ser el cerebro económico del clan. Vicepresidente ejecutivo de un banco desde la sombra y negociante nato, emplea hoy muchos de sus esfuerzos en llevar al Zamora FC, uno de los equipos de fútbol más fuertes del panorama nacional. Pero no le basta con ello: Adelis estaría detrás de la bronca pública entre el seleccionador de la Vinotinto, César Farías, y el jefe de la bancada chavista en la Asamblea, Pedro Carreño. El objetivo de los dos barineses sería hacerse con los mandos políticos del equipo nacional.

¿Y los padres del clan? Hugo de los Reyes y “Doña Elena”, como la llaman en Barinas, mantienen un perfil muy bajo, tras convertirse en un símbolo para la revolución durante los funerales de su hijo. Casi nada se sabe de ellos. En la única aparición pública, con motivo del que hubiera sido el 59no. cumpleaños de Hugo en julio, el que también fuera gobernador recordó al “niño que se formó en la lucha, en la mayor pobreza”. Los tiempos también cambiaron en Barinas.

Diario Las Americas

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>